El adobe: 10.000 años dando cobijo al ser humano

Muralla de Nínive

Muralla de Nínive. Photo by Fredarch

La ciudad documentada más antigua conocida, Çatalhöyük, en Anatolia, datada en el séptimo milenio a.C. presentaba sus construcciones típicas en adobe. Prácticamente todos los pueblos prehistóricos y las grandes civilizaciones asentadas en el sur de la región euroasiática utilizaban esta técnica de construcción como solución a sus necesidades de vivienda. Obviamente, en los tiempos que corren, estas soluciones se han desarrollado hasta el punto de convertirse en una técnica de construcción absolutamente regulada (el Código de Nuevo México destaca entre todas las regulaciones), integrada en un amplio sistema divulgativo de carácter global y que está empezando a alcanzar altas cotas de popularidad desde hace algunos años gracias al trabajo de difusión de colectivos, asociaciones e individuos ligados tanto a la permacultura como a la bioconstrucción y otros movimientos relacionados con la red de desarrollo sostenible. Aún teniendo en cuenta las notables diferencias que se derivan del paso diez mil años, el material (arcilla y arena básicamente) y la técnica de construcción siguen siendo en esencia los mismos.

Manhattan Desierto

Shibam (Yemen), el “Manhattan del Desierto”,

Podemos encontrar ejemplos de edificaciones y planeamientos de ciudades enteras basadas en el adobe en multitud de civilizaciones recorriendo la historia, desde la antigüedad. Son cientos los ejemplos de construcciones que aún se mantienen en pie, desafiando las construcciones de cemento y barro cocido predominantes en la actualidad, pero desgranamos aquí sólo algunos de los ejemplos más imponentes como son por ejemplo las famosas Murallas del Nínive (hacia el 3400 a.C.), una de las obras capitales de la arquitectura asiria.

Ya desde el 671 a.C. la maravillosa ciudad de Shibam (actual Yemen) con su majestuoso “Manhattan del Desierto”), lleva acometiendo estoicamente los ataques provocados por la inevitable erosión.

Ya en Latinoamérica y en una etapa posterior (aproximadamente entre los siglos I y II d.C.), encontramos la inevitable Pirámide del Sol y La Luna, en la ciudad de Trujillo, Perú.

 

Aún teniendo en cuenta las notables diferencias que se derivan del paso diez mil años, el material (arcilla y arena básicamente) y la técnica de construcción siguen siendo en esencia los mismos.

Piramide del Sol por la Rebelion de los tornillos

Piramide del Sol por la Rebelion de los tornillos

No podemos olvidarnos, ya en el siglo XII, de la aportación que los árabes hicieron en la Península Ibérica con la introducción del adobe y la taipa como técnicas y modelos de construcción y decoración. Podemos encontrar un espléndido ejemplo en las murallas exteriores de la mítica Alhambra de Granada, España.

Una técnica regulada

En definitiva, una técnica basada fundamentalmente en la estabilidad de sus muros y unas reglas específicas en las que coinciden prácticamente todos los códigos y regulaciones vigentes al respecto y que pueden resumirse en las siguientes:

  • Selección de un “suelo” adecuado (material que se utilizará para hacer la mezcla con la que fabricaremos los adobes)

  • Dimensiones de la construcción adecuadas y, en consecuencia, selección de un adobe proporcional a las mismas

  • Estabilización de la mezcla (con paja, cemento, restos orgánicos de animales…), si procediese

  • Proceso de mezclado, moldeado, secado y almacenaje correcto (dependerá de las condiciones climáticas del lugar y de la composición de la mezcla)

  • Adecuada cimentación, utilizando materiales impermeables.

  • Muros proporcionados (ancho de la pared, alturas, ventanas y puertas) y amarrados entre sí

  • Tejados amplios y ligeros (generalmente a una o dos aguas), protegiendo las paredes de la lluvia

  • Revoque y enlucido de protección (también de barro).

  • Encalado

 

Parte de la Muralla Este de la Alhamabra de Granada, construida usando la técnica del “tapial” o tierra prensada Por J. Merelo

Parte de la Muralla Este de la Alhamabra de Granada, construida usando la técnica del “tapial” o tierra prensada
Por J. Merelo

Siguiendo estos preceptos, ha resurgido el uso del adobe y sus derivados como soluciones que se encajan perfectamente dentro del marco económico de muchas poblaciones donde sus habitantes no pueden costearse el precio de una vivienda con materiales prefabricados o “al uso”. La acción de muchas organizaciones, proyectos, instituciones y personas que desarrollan una profusa actividad dentro del mundo de la bio-construcción ha posibilitado que muchas de estas estructuras se hayan convertidos en creativos ejemplos de cómo utilizar los materiales que el entorno natural nos ofrece para construir viviendas seguras, funcionales, naturales, con un coste mínimo y con una serie de ventajas intrínsecas al material, la tierra, que no pueden encontrarse en las construcciones de cemento y barro cocido o materiales derivados del petróleo. Algunos ejemplos son el Proyecto Cidep, en Córdoba (Argentina), la asociación Construterra en Madrid (España) o el Proyecto Casa de Barro, en Arraial D’Ajuda, Bahia, Brasil, pero son cientos los proyectos en marcha en la actualidad, la mayoría de ellos con excelentes resultados.

una técnica basada fundamentalmente en la estabilidad de sus muros y unas reglas específicas en las que coinciden prácticamente todos los códigos y regulaciones vigentes al respecto

Para terminar, no podemos olvidar las soluciones que el barro ofrece a la hora de decorar, amueblar y dar cualquier acabado a nuestra casa, pero de este tema hablaremos más en profundidad en otros artículos. Simplemente queremos dejaros una muestra de lo que se puede hacer con barro, desde muebles a relieves, pasando por el propio suelo de la vivienda.

Hugo Cano (larutanatural) Y "Pelé" construyendo en Casa de Barro, Arraial D'Ajuda, 2011

Hugo Cano (Larutanatural) y “Pelé” construyendo en Casa de Barro, Arraial D’Ajuda, Brasil. Foto by J. Sola. 2011

Así que ya sabéis, el adobe es una magnífica opción tanto por sus propiedades (ver artículo relacionado) como por su bajo coste. Piensa en ello a la hora de acometer la construcción de tu casa. Es definitivamente una buena alternativa que debes investigar y desde Larutanatural nos ponemos a tu disposición para asesorarte en cualquier duda que tengas.

One thought on “El adobe: 10.000 años dando cobijo al ser humano”

  1. Como agradecer la generosidad de ustedes, sus ideas aqui proporcionadas, mejoran inmensamente la calidad de vida, de aquellas personas, que aparentemente, no tienen nada, estan rodeados de grandes bendiciones. Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.