Por Justine.Arena

El Monte Alegre de la Chapada Diamantina

Y el día llegó! Después de dos años trabajando en nuestro propio proyecto en Arraial D’Ajuda, llegó el momento de visitar otros y colaborar con ellos. Y no podría haber tenido más suerte. Poder estrenar nuestras colaboraciones con otros proyectos con Miroca Resende y su extraordinario equipo humano de Monte Alegre en la deslumbrante región de la Chapa Diamantina, entre cascadas y montañas cubiertas de verde, en el interior del estado de Bahia, Brasil. Monte Alegre, un nombre perfecto el que Miroca escogió para su proyecto.

Fue increíble comprobar lo que la comunidad ha llevado a cabo en tan sólo un año: una casa de adobe, dos casas de “pau a pique” o bojareque, tuberías de agua de más de 4 kilómetros, baños secos, una huerta con decenas de productos orgánicos, rehabilitación de 4000 pies de café y su transición hacia la agroecología orgánica, cocina exterior con horno y fogones, gallinero y una casa, que en el momento de escribir estas líneas está siendo terminada (el tejado está siendo colocado y se está haciendo el suelo de barro), de hiperadobe de más de 4 metros de altura y 120 m2 de superficie.

Todo en un año. Y SIN ENERGÍA! Felicidades. Sinceramente el nombre de la comunidad viene que ni pintado, hace falta mucha alegría para llevar a cabo una obra así.

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

El equipo de trabajo está francamente comprometido, pero es la energía y la vibración de Miroca lo que hace que todo fluya en armonía. Ya pasé por el estrés que supone construir una casa “fuera del canon” los muchos quebraderos de cabeza que conlleva. No es fácil transmitir esa energía positiva que transporta un mensaje de “que todo va hacia adelante y todos somos partícipes” a todos los miembros del equipo, cada uno con su idiosincrasia. Aprendí mucho de Miroca durante esos días en la Chapada Diamantina.

Mi contribución durante los días que permanecimos juntos en esta primera ocasión fue comenzar la construcción de un suelo de barro, aprovechando la experiencia que ya tenía previamente realizada en mi propia casa con éxito (ver artículo). Aprovechando la circunstancia, impartimos un curso para mostrar al equipo de Monte Alegre cómo se hace un suelo de barro paso a paso, desde la etapa inicial y la selección del barro para la masa hasta los acabados finales.

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Además de todo esto, fue una alegría personal descubrir la cantidad de proyectos relacionados con la permacultura que se están desarrollando en esta parte de la Chapada Diamantina. Nuevos y no tan nuevos sueños y planes que están aconteciendo aquí, entre cascadas de luzz y cristales. Proyectos como el de Ari y Anita, que después de participar en el Curso de Técnicas de Construcción con Barro con nosotros en Arraial D’Ajuda continuaron su camino y la búsqueda de su propio proyecto encontrando una tierra espectacular a pocos kilómetros del lugar donde Monte Alegre desarrolla sus actividades. Café y cachça orgánicos están siendo cultivados por los nativos de Mundo Novo, el villorrio más cercano.

En resumen, vientos frescos de cambio soplan en la Bahia y me siento muy feliz de formar parte de este movimiento. Muchas Gracias Miroca, Monte Alegre, Mundo Novo. Muchas Gracias Chapada.

Agosot 2012

P.D. Jonatan Sola volvió a la Chapada Diamantina para llevar a término nuevas ideas, diseños y construcciones junto con Miroca Resende y la gente de Monte Alegre, incluida la construcción de un “techo verde”. Pero este capítulo lo contaremos en próximos reportajes. Larutanatural no pierde ojo a los movimiento de Joanatan

2 thoughts on “El Monte Alegre de la Chapada Diamantina”

Leave a Reply

Your email address will not be published.