Archivo de la etiqueta: autosuficiencia

La Colmena por Santi Molina

Iniciación a la Apicultura – Permacultura Creativa – Arnedo, La Rioja

Fecha: 26 Octubre 2014
Lugar: Arnedillo, La Rioja.
Horario: 10h a 19h, comida incluida
Precio: 80€/persona
email: permaculturacreativa@gmail.com

Álvaro Garrido es un apicultor con más de 50 años de experiencia, gerente de Campomiel, empresa desde la que lleva más de tres décadas ofreciendo miel ecológica de calidad, producida en un entorno en equilibrio donde las abejas tienen diferentes tipos de flores y por tanto pólenes para hacer su miel.

Si quieres iniciarte en el maravillosos mundo de la apicultura, profundizar la relación entre el hombre y las abejas, entender la relación de éstas con la naturaleza y conocer los procesos de producción de la miel tienes una muy buena oportunidad para familiarizarte con todos estos conceptos tan útiles de la mano del propio Álvaro Garrido y Permacultura Creativa en un curso que tendrá lugar este Domingo 26 de Octubre de 2014 en Arnedillo, La Rioja.

El curso tiene una duración de un día (de 10 a 19 horas) y habrá clase teórica y práctica, repasando productos, procesos y observando in situ los enjambres. Al final de la jornada se ofrecerá incluso una cata de productos manufacturados en el lugar.

Permacultura Creativa es la iniciativa de varios jóvenes riojanos que están llevando a cabo un proyecto integral en esta comunidad, llevando a cabo un intenso plan de actividades enfocadas a generar conocimiento y autosuficiencia. Una de ellas es este curso sobre apicultura.

El precio es de 80 euros e incluye la comida. Si queréis más información o reservar plaza podéis hacerlo a través de su página web http://permaculturacreativa.com/ donde encontraréis un formulario de inscripción. Así mismo podéis enviar un mail a permaculturacreativa@gmail.com

Cartel informativo con los eventos Otoño 2014 Permacultura Creativa

Juan Antón Mora

Juan Antón Mora III

En el cortometraje dirigido por el recientemente fallecido artista canadiense Frédéric Back “The man who planted trees / L’homme qui plantait des arbres (1987) un pastor anónimo decide reforestar un esquilmado valle situado en los Alpes, en la región de Provenza. A lo largo de 40 años y tras un proceso de observación del comportamiento de la naturaleza, el pastor Bouffier continúa plantando árboles, hasta convertir la zona, ya en su senectud, en un exuberante bosque.

De la misma manera Juan Antón Mora (11 de Noviembre de 1935) lleva más de 15 años demostrándonos que la autonomía alimentaria es posible a través de su bosque de alimentos situado entre los naranjales de Alzira (Valencia). Más de 80 especies diferentes de árboles, arbustos y plantas pelean y luchan por hacerse un hueco y florecer, siempre con una única premisa: que den un fruto comestible. Porque para Juan “donde hay un bosque de alimentos no hay hambre” y el hambre es “el principal problema del mundo”. Por eso cultiva todo tipo de especies, locales o no, de temporada o no, invasivas, trepadoras, oriundas de diferentes zonas climáticas del planeta. Porque lo importantes es que fructifiquen y den comida, así que para Juan Antón se trata de probar hasta encontrar el equilibrio y si funciona, si un grupo de árboles parece llevarse bien y prosperar, pues adelante. Para Juan la vida es acción, es hacer, es crear y experimentar.

Plataneras en el bosque de alimentos de Juan Antón Foto: José Luis Moreno

Plataneras en el bosque de alimentos de Juan Antón
Foto: José Luis Moreno

Él y todo lo que hace son el ejemplo de que puede hacerse si se quiere hacer, como cuando después de una visita a Honduras donde fue a ayudar a crear otro bosque comestible, conoció a un muchacho que trabajaba limpiando coches. Éste le contó que lo que a Juan le costaba su paquete de tabaco diario suponía prácticamente su jornada de trabajo y Juan no lo dudó, dejó el tabaco y comenzó a ahorrar diariamente el precio de la cajetilla y media que se fumaba. Con el dinero que consiguió ahorrar durante años compró dos hectáreas de tierra en el Congo y a través de una ONG consiguió iniciar un proyecto para crear un bosque de alimentos y una vivienda. El proyecto no salió como él esperaba y algunas personas con no muy buenas intenciones se aprovecharon de su buena voluntad (Juan lo explica en sus charlas conectándolo con otros conceptos sociales y de modelos de convivencia), pero él no ceja en su empeño y a día de hoy está desarrollando un nuevo proyecto todavía más ambicioso y supervisado por él mismo en Senegal, donde viajará en las próximas fechas.

…para Juan “donde hay un bosque de alimentos no hay hambre” y el hambre es “el principal problema del mundo”

Nada más entrar en el bosque de alimentos de Alzira, uno se acuerda del gran permacultor y biólogo japonés Masanobu Fukuoka y su “revolución de una brizna de paja“. Al igual que Fukuoka, Juan Antón deja que la naturaleza se mezcle “a su aire” y limita la intervención humana al mínimo para simplemente condicionar el resultado final de cara a la optimización y el aprovechamiento máximo del espacio. Para él existen dos tipos de agricultura, “la de la dependencia” que nos constriñe a la utilización de productos químicos externos para poder obtener una producción decente y la de la propia naturaleza, que crea sus propios alimentos y se sostiene sin la necesidad de intervención exterior, creando ecosistemas equilibrados. En su bosque uno puede encontrar desde plátanos hasta papayas, pasando por todo tipo de frutas, hortalizas y verduras de temporada y los inevitables naranjos, típicos en la región.

Naranjos cultivados sin agroquímos. en el suelo, el mulch formado por ramas y hojas secas

Naranjos cultivados sin agroquímicos. en el suelo, el mulch formado por ramas y hojas secas

De hecho Juan Antón explica muy bien cómo el problema del monocultivo de naranjos ha hecho daño a toda la región, un campo desprovisto de sus propios recursos para regenerarse después de décadas de agroquímicos y en el que constantemente deben combatir las plagas con todo tipo de plaguicidas. ¿Son estas plagas recurrentes en el huerto de Juan? No. Aplicando los métodos que Alwin Seifert, un paisajista alemán adscrito al régimen nazi y que hizo grandes aportaciones al mundo de la ecología, desgrana en su libro “Agricultura Sin Venenos”y basándose en sus observaciones se percató de que los propios árboles se ocupan de extinguir las plagas perniciosas y de que la propia naturaleza se encarga de que sobrevivan los árboles más fuertes y mejor adaptados, los que tienen una savia más amarga que no atrae al pulgón, por ejemplo.

Juan utiliza las propias hojas de los árboles como alimento

Juan utiliza las propias hojas de los árboles como alimento

Al igual que Fukuoka, Juan Antón deja que la naturaleza se mezcle “a su aire” y limita la intervención humana al mínimo para simplemente condicionar el resultado final de cara a la optimización y el aprovechamiento máximo del espacio

Juan lleva años invitando a todo aquél que quiera comprobar todo esto con sus propios ojos todo lo que aquí se describe. Rara es la semana en la que no recibe a algún visitante interesado por el ruido que está generando su apuesta decidida por los bosques de alimentos como camino hacia la autonomía alimentaria. Si estás cerca de Alzira o de paso él está encantado de recibir visitas y colaborar con quien esté dispuesto a sumar y a prender y, pos supuesto, a enseñarle. Una vez dentro de su casa al visitante también le sorprenderá la variedad de especies que se aglutinan en el invernadero o las diferentes disposiciones que en forma de huertos colgantes, maceteros de toda índole o enredaderas se asoman por paredes y tejados. Pepinos, guindillas, tomates cherry tienen hueco al lado de alguna de las variedades del popular kalanchoe.

Juan es en definitiva un permacultor de los pies a la cabeza y un hombre sabio y bueno que intenta ayudar a los demás a través de su experiencia, su conocimiento y su bosque de alimentos, extendiendo la idea por toda España y parte del extranjero.

Una vez dentro de su casa al visitante también le sorprenderá la variedad de especies que se aglutinan en el invernadero o las diferentes disposiciones que en forma de huertos colgantes, maceteros de toda índole o enredaderas se asoman por paredes y tejados

Hombre de acción y viajero incansable son decenas los proyectos con los que colabora o ha colaborado y cientos las charlas y coloquios que ha ofrecido o moderado.
En ese sentido, Larutanatural se enorgullece especialmente de contar con él como uno de sus colaboradores y de poder llevar su conocimiento junto con nuestros compañeros de Pumido ao Natural al valle de Esmelle, en Ferrol (Galicia) en una charla coloquio que tendrá lugar el 9 de Octubre de 2014 y de la que pronto ofreceremos una artículo/vídeo resumen.

Cartel del próximo Evento, organizado por Larutanatural, donde participará Juan Antón

Cartel del próximo Evento, organizado por Larutanatural, donde participará Juan Antón

10 Consejos para una vida más sostenible

1. Aumenta tu CONSCIENCIA ENERGÉTICA

Conciencia Energética

Conciencia Energética

Recuerda que prácticamente TODO lo que haces, ves o tienes produce o consume energía (aunque normalmente las dos cosas al mismo tiempo). La ecuación a partir de aquí la puedes deducir tú mism@: almacena toda la energía que puedas de la que generas + transforma todo esfuerzo posible en energía + reduce el consumo= inmenso ahorro económico y energético.

¿Cómo?
Implementa baterías solares o alimentadas por fuentes de energía no contaminantes en todo tu hogar, hace décadas que han demostrado su eficacia: lámparas, cargadores, cocinas y pequeños electrodomésticos pueden producir por sí mismos la energía que consumen. Si vives en una zona donde el sol no se deja ver muy a menudo puedes buscar opciones como hacer biodiesel de tu basura orgánica. Si tienes una pequeña parcela o jardín, las posibilidades son infinitas: molinos de viento, pequeñas fuentes (que pueden alimentar la iluminación exterior del jardín), biodigestores, placas fotovoltaicas…

Almacena el calor y gestiona las corrientes de aire para una buena climatización. Busca por donde “se escapa o entra el frío o el calor” en tu casa. Sella rendija en ventanas y muros. Si tienes calefacción central aparta los muebles de los radiadores

Desenchufa todo lo que no estés usando: el cargador, la maquinilla de afeitar, los altavoces, la televisión…hasta el exprimidor eléctrico. Aunque no estén funcionando, si están conectados a la red están consumiendo pequeñas cantidades de electricidad. No hace falta que os recuerde que “un grano, no hace granero pero…”

2. Adopta un NUEVO CONCEPTO de RECICLAJE

Reciclaje

Reciclaje

Una planta de reciclaje es en realidad un monstruo consumidor de energía. Calcula la cantidad de litros de gasolina necesarios para mover los miles de camiones que semanalmente transportan los productos separados para reciclar a las respectivas plantas. Allí la voluminosa maquinaria necesaria para transformar los desperdicios en nuevos productos reciclados, utiliza toneladas anuales de petróleo y derivados para su mantenimiento.

El mejor reciclaje es el que no se tiene que hacer. Es decir, NO COMPRES productos envasados o facturados en plástico. Lleva a la compra tu bolsa y tus propios contenedores, evita los productos embotellados en plástico y prioriza las cooperativas y las compras “a granel” o “por litro”. Ahorrarás dinero y envases.

Con todo lo que no tengas más remedio que comprar intenta crear algo nuevo. Aquí te damos algunos ejemplos:

3. Colabora para crear ESPACIOS VERDES PRODUCTIVOS

Espacios Verdes Productivos

Espacios Verdes Productivos

Está al alcance de tu mano. Si vives en una ciudad, busca asociaciones que se encuentren dentro de la red de huertos ecológicos compartidos y únete a ellos para empezar a comer comida saludable y ser menos dependiente. Si tienes una terraza, parcela o espacio a tu disposición, conviértelo en un jardín, bosque comestible o huerto vertical.

Comprometerte involucrándote con el ecosistema de tu entorno es importante. Conócelo y respétalo. Si existe alguna iniciativa cerca de la zona donde vives para preservar o dar a conocer el ecosistema, acércate y ayuda.

Reforesta con sentido. Intenta no introducir especies invasivas que vayan a modificar sustancialmente el equilibrio del entorno.

4. Siempre que puedas, LOCAL.

Apuesta por lo Local

Apuesta por lo Local

Ser y vivir de una manera sostenible tiene que ver con colaborar a que el sistema en torno a ti también lo sea. Las grandes superficies tienen de todo y a mejores precios, te lo llevan a casa y te regalan parte de lo que gastas en puntos canjeables por más productos. Pero no hacen más rico al ciudadano, no aportan riqueza a los barrios donde se instalan y generan una corriente imparable donde los más desfavorecidos se ven siempre indefensos. Contaminan con sus miles de envases y traen los productos desde miles de kilómetros de distancia, depauperizando los lugares de donde los extraen, donde también erosionan los ecosistemas locales con sus megaplantaciones basadas en el monocultivo.

Los pequeños comercios locales, las cooperativas e inclusos los particulares son siempre la opción más deseable a la hora de hacer la compra. Nuestro dinero va directamente al ciudadano sin pasar por intermediarios y burócratas. Estas personas devuelven parte de ese dinero al sistema con sus impuestos, de manera que todos ganamos. Tú estarás indudablemente más seguro de la procedencia de los productos que consumes y la economía local de tu barrio, pueblo o ciudad se verá recompensada.

5. Siempre APRENDE

Aprende

Aprende

Busca tu soberanía aprendiendo. Acude a cursos, talleres, academias, charlas. Lee libros y estudios. Consulta tus dudas con aquéllos que pueden ayudarte.

Es muy importante que no te quedes con el primer artículo, la primera versión que encuentres. Investiga y busca por tus propios medios. Recuerda que las fuentes primarias, aquéllas que han vivido los acontecimientos, son siempre las más valiosas.

Saca tus propias conclusiones y sé crítico, contigo mismo y con la información que recibes.

6. Crea SISTEMAS DE ALMACENAMIENTO de agua, alimentos, materiales.

Sistemas de Almacenamiento

Sistemas de Almacenamiento

De nuevo el espacio en el que habitas delimitará tus acciones en este sentido. Pero siempre puedes crear pequeños tanques o cubos de almacenamiento de agua para regar tus plantas, lavar la ropa, el suelo, herramientas, etc. Si lavamos con jabones orgánicos y usamos sólo productos sin químicos, podremos reutilizar nuestras aguas grises para muchos usos diferentes. También es útil aprender a conservar los alimentos, algunas técnicas como el ahumado, el deshidratado o las conservas en salmuera pueden permitirnos guardar alimentos por varios años. Si vives en el campo y tienes un pequeño terreno es importante siempre guardar leña en diferentes estados, aprender a mantener el grano y las cosechas en buen estado por varios meses.

7. Apuesta por GENERAR TU PROPIA ENERGÍA.

Genera tu propia energía

Genera tu propia energía

A pesar de las últimas legislaciones al respecto, todavía se puede generar energía a través de placas solares. Si vivimos en un piso en la ciudad una pequeña placa solar puede abastecer casi toda la energía utilizada por una familia durante las horas de luz y si no se genera energía excedente, una vez hecha la inversión inicial, no se tiene porqué pagar nada más a la administración.

Para nuestros pequeños objetos electrónicos podemos utilizar sistemas alimentados por mi baterías solares o recargables.

Si vivimos en el campo y tenemos animales o baño seco, podemos utilizar parte de nuestros deshechos y de los animales para alimentar un pequeño biodigestor.

Soluciones como una estufa alimentada por biomasa (mass rocket stove, estufas alimentadas por huesos de aceituna o similares) ahorran una cantidad inmensa de masa, madera o carbón, para generar calor.

8. NO COMPRES PLÁSTICO, CARTÓN O PAPEL.

No Plastico, ni Cartón ni papel

No Plastico, ni Cartón ni papel

Reciclar está bien, pero como hemos indicado se necesita una cantidad descomunal de energía para mantener una planta de reciclaje. Recuerda que además no todo es reciclable 100%. Evita los embalajes, los famosos “packs”.

También las botellas de plástico. Utiliza tus propios tuppers, frascos, cajones o cualquier objeto reutilizable, preferiblemente de vidrio, cristal o metal. Cuanto menos haya que reciclar, menos contaminación, polución y gasto energético.

9. Practica el TURISMO RESPONSABLE Y SOSTENIBLE.

Turismo Sostenible

Turismo Sostenible

La Naturaleza no es un parque de atracciones para nuestro disfrute. Nada de lo que lleves debe quedarse allí, salvo residuos orgánicos en pequeña cantidad. No alteres el ecosistema, no molestes a los animales. Recuerda que si acudes a un paraje natural y salvaje no debes modificarlo para sentirte tú más cómodo, sino que debes adaptarte  a la situación.

Busca actividades que te ayuden a conocer mejor el entorno, el medio ambiente. Empezando por los lugares cercanos a tu lugar de residencia. Participa en acciones responsables como reforestación con árboles comestibles o autóctonos, protección de aves e insectos y sus casas.

10. DIFUNDE INFORMACIÓN CONSCIENTE, VERAZ Y CONTRASTADA.

Comparte Información

Comparte Información

A través de las redes sociales, de otros canales de difusión pero, sobre todo, en tu entorno local, a tus más allegados. Y experimenta con la información que difundes.

Quizá llevando a cabo estos diez consejos no consigas cambiar el mundo, pero estamos seguros de que cambiarás un poco tu entorno más cercano y lo que es más importante tu grado de consciencia y tu bienestar personal. Imagínate si todos hiciésemos lo mismo.