Archivo de la etiqueta: UE

Foto: Jared Rodriguez / Truthout https://flic.kr/p/o9qLYF

Fracking: El gas de la muerte

Al comienzo del magnífico documental Gasland (2009) Josh Fox se pregunta lo siguiente: “¿Qué pasaría si USA y otros países adoptan el gas natural como fuente de energía en lugar del petróleo?” La escena que se nos ofrece a continuación es tétrica: familias de clase media, agricultores, obreros, personas que durante décadas habían vivido en la localidad de Dimock (Pennsylvania) sin mayores contratiempos, afrontaban un problema de seguridad y salud pública de vastas y dramáticas dimensiones. Migrañas horribles, náuseas y mareos, problemas dermatológicos, respiratorios o extremo cansancio fueron algunos de los síntomas que Fox registró de los propios protagonistas cuando decidió averiguar qué narices pretendía hacer con su tierra la compañía de gas que le prestaba servicio, justo encima de una de las bolsas de gas más importantes del Nordeste de los EE.UU, Marcellus Shale, por la que le ofrecía la sustanciosa cantidad de 100.000 dólares por sus 39 ha (4.750 por ha).

El fracking o fractura hidráulica es una técnica de obtención de gas shale que consiste en perforar un pozo de manera vertical, atravesando acuíferos, suelo, capas freáticas y rocas hasta una profundidad de entre 2 y 3 kilómetros. Una vez abierto el pozo, se inyectan entre 4 y 28 millones de litros de agua a presión y arena junto con una mezcla terrorífica de al menos 596 compuestos químicos (de los que hablaremos más adelante) que sirve para congelar el gas en la superficie de la roca y facilitar su extracción. De entrada, no suena muy bien la cosa. Este párrafo, peor o mejor redactado, puede encontrarse en prácticamente toda la bibliografía anti-fracking disponible en Internet. Lo interesante aquí es, por tanto, entender y analizar qué significa todo esto en términos prácticos de obtención de energía e impacto medioambiental, así como las consecuencias que pueda tener en la salud de las personas, como veremos a continuación.

Representación Gráfica del proceso del fracking

Representación Gráfica del proceso del fracking

Volvamos a Gasland. No hace falta ver la película completa para darse cuenta que la fractura hidráulica no es la opción más sostenible a la hora de extraer materias primas con las que generar nuestra energía, pero el largometraje total nos da una visión general de algunas de las graves consecuencias negativas que esta práctica conlleva:

  • No hay ninguna duda de que extraer hidrocarburos del suelo y quemarlos aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Muchos depósitos se encuentran sobre acuíferos. A menudo las placas de cemento que los recubren se rajan filtrando grandes cantidades de metano, suficientes para causar fuegos y explosiones.
  • Necesita de vastas cantidades de agua para cada pozo. Entre 4 y 28 millones de litros por cada pozo, cada vez que se perfora. Y puede perforarse una media de 18 veces.
  • Las numerosas construcciones adyacentes necesarias para llevar a cabo cada proyecto varían para siempre el ecosistema: pozos, carreteras, bombas, tanques, perforadoras, camiones cisterna, accesos, etc…
  • Las aguas residuales (mezcla de agua, productos químicos, restos de roca y tierra) merecen un capítulo aparte. Sólo indicar que uno de los problemas es que durante su almacenamiento en grandes zanjas excavadas a tal efecto, se filtran en el subsuelo hasta las capas freáticas, contaminando agua y tierra.
  • Los tanques de condensación del gas, que lo almacenan hasta que los camiones cisterna se lo llevan, son altamente inflamables y están filtrando vapor de compuestos orgánicos volátiles tóxicos y cancerígenos 24 horas al día
  • Las personas y los animales son desplazados, a veces por la fuerza, para la construcción de los pozos y los gasoductos. En EE.UU. el Gobierno cede miles de hectáreas de tierra protegida (2004) para el usufructo de empresas participadas por el ex-vicepresidente Dick Cheney.
  • Graves problemas para la salud de las personas, animales y plantas que viven cerca de las perforaciones

Un grave problema de salud pública

Es para preocuparse echando sólo un vistazo a la lista de agentes químicos que conforman la mezcla de 596 componentes que se inyectan a presión junto con los millones de m3 de agua para congelar el gas: TMTCB (un fungicida de amplio espectro),  etilobenceno (áltamente cancerígeno), éter monoetílico, dietilenglicol metil éter (cancerígeno, mutágeno, letal), ácido inhibidor HAI85M (neurotóxico)methoxy-2-propanol, metanol, naftalina y otros corrosivos, gelificantes, aditivos para la perforación, biocidas, espesantes, emulsionantes, etc… Muchos de estos componentes no son conocidos y otros han tenido que ser descubiertos por análisis privados realizados por asociaciones e individuos afectados por el fracking, tal y como ocurre en el primer cuarto de la película de Fox. La Industria del sector rebate que son entre 9 y 18 los productos químicos que van en la mezcla. En este estudio del conocido ingeniero químico adherido al lobby gasístico  Ramses Alejandro Pech Razo, se aseguró que el 99.2% de lo inyectado es agua.

Public Herald https://flic.kr/p/cTFWRm

Public Herald
https://flic.kr/p/cTFWRm

El éter de glicol o el dietilenglicol metil éter es incoloro e inodoro, corroe la membrana de protección en los filtros del agua y se filtra dentro de los tanques de agua potable que las personas que viven cerca de los campos utilizan. En 2005 Encana, una de las compañías de perforación más importantes, fue obligada a sellar sus pozos cerca de la propiedad del matrimonio Locker, en Wyoming, y a proveer con agua potable a las familias afectadas por mandato judicial al comprobarse las consecuencias adversas que tenía para la salud el éter de glicol, presente en el agua de sus pozos.

El fracking o fractura hidráulica es una técnica de obtención de gas shale que consiste en perforar un pozo de manera vertical, atravesando acuíferos, suelo, capas freáticas y rocas hasta una profundidad de entre 2 y 3 kilómetros. Una vez abierto el pozo, se inyectan entre 4 y 28 millones de litros de agua a presión, arena junto con una mezcla terrorífica de al menos 596 compuestos químicos…

Pero lo es aún más (para preocuparse) observar las enfermedades relacionadas con la exposición prolongada, y en algunos casos no tanto, a este tipo de sustancias tóxicas: cáncer de testículos, malformaciones fetales, anomalías en la médula ósea, hemólisis (destrucción de los glóbulos rojos), alteraciones del sistema nervioso, pérdida de la visión, del gusto y del olfato, asma, jaquecas, cansancio extremo, cáncer. En esta página puedes ver un resumen del informe que varios profesionales sanitarios realizaron sobre el asunto en el norte de Pennsylvania donde se concluía que en un 96% de los estudios publicados se apreciaban potenciales riesgos con consecuencias graves para la salud.

No está nada mal para una vista general. Ahora adentrémonos un poco más en las circunstancias que envuelven esta técnica y su desarrollo en Europa, en comparativa con el caso tipo descrito en Gasland (USA)

Lobbys, políticos y la ley de protección del agua

Uno de los momentos clave apuntados en el filme es la firma por parte del Congreso de USA en el año 2005 de una cláusula enviada al mismo por Dick Cheney, por la cual las industrias petroquímicas y de extracción de gas quedaban exentas del cumplimiento de la Ley de protección del agua potable (Safe Drinking Water Act). Esto permitió a las compañías extractoras comenzar sus perforaciones sin tener que cumplir ningún tipo de medida preventiva, de seguridad o llevar a cabo algún análisis del terreno. De hecho, cuando alguno de los vecinos afectados intentó saber qué compuestos químicos eran inyectados en los pozos adyacentes a sus terrenos se encontró con que las compañías extractoras no tenían porqué decírselo.

Uno de los grandes argumentos esgrimidos por las compañías que pretenden explotar este negocio (agrupadas en lobbys de presión) en Europa en defensa del fracking, es que esto que acabamos de describir y que muestra descarnadamente la película de Fox no puede suceder a este lado del Atlántico precisamente por las estrictas medidas de seguridad que la UE y los estados miembros aplican en materia de energía. Y es posible que dicho mantra sea relativamente cierto, ya que hay países como Francia y Bulgaria que ya han prohibido la práctica y otros como Sudáfrica o Canadá (donde actualmente existen moratorias), que en estos momentos pueden presumir de tener una legislación más restrictiva en cuanto a implantación de nuevas técnicas o plataformas de prospección de hidrocarburos; si bien es cierto que algunos de estos países no parecen tener unas reservas de gas significativas, según los expertos. Sin embargo las recientes negociaciones trasatlánticas entre EE.UU., Canadá y la UE para un nuevo tratado transoceánico de libre comercio, el conocido por sus siglas en inglés TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), ponen en tela de juicio esta supuesta cobertura ante posibles abusos contra el medio ambiente y la salud de las personas. En la práctica dicho tratado supone la cesión de parte de la soberanía de los estados miembros pues otorga a las empresas la potestad de recurrir leyes concretas y soberanas de un país que entren en conflicto con sus intereses ante tribunales de arbitraje creados para dirimir estas diferencias. El fracking es una de esas cosas que pueden colarse por la rendija del TTIP en casos en que no esté muy definido el estatus de un enclave natural concreto, o en otros casos menos específicos.

El principal lobby donde se agrupan las compañías punteras interesadas en la explotación de las controvertidas reservas de gas esquisto en España se llama Shale Gas España. La mayoría de sus miembros los son también de ACIEP ( Asociación Española de Compañías de Investigación, Exploración y Producción de Hidrocarburos), otro lobby al que pertenecen las grandes firmas del sector. Shale Gas afirmaba hace pocas fechas que en 2016 comenzarán las primeras prospecciones con fines de investigación y que el ayuntamiento del municipio donde se perforen tales pozos recibirá una compensación entre 300.000 y 600.000 € por cada pozo y sólo en esta primera fase, donde no se extraerían grandes cantidades de gas.

A través de la presión empresarial y económica llevada a cabo y desarrollada por los medios de comunicación generalistas en medios de los grandes grupos político-empresariales del país, los voceros y representantes de dichos lobbys se encargan de repetir una y otra vez que en el subsuelo español hay hidrocarburos “para más de 70 años”.

En el último documento promovido por esta asociación, un informe sobre la extracción del gas pizarra en la UE emitido por El Consejo Científico Consultivo de las Academias Europeas/European Academies’ Science Advisory Council (EASAC) se pone de manifiesto que las principales líneas de actuación a seguir en la batalla por ganar el debate público y regulador son 3: “(1) las consecuencias que puede acarrear la alta densidad de población en Europa (combinadas con el problema del uso del agua); (2) la cuestión de las fugas de metano, y (3) el desafío que representa conseguir la aceptación (local) pública.” Como de hecho ponía de manifiesto el portavoz de Shale Gas en una entrevista concedida al Diario 5 Días, Juan Carlos Muñoz, en la que afirmaba que las aprobaciones para las prospecciones se retrasaban y complicaban “debido a la dificultad de transmitir socialmente el interés de la estimulación hidráulica” y que esto era consecuencia de las reticencias que la opinión pública tiene de ver el fracking como una técnica de extracción segura. Muñoz se muestra tajante y la califica de “muy segura”; sin embargo los argumentos son que en Polonia hasta esa fecha se había iniciado 60 prospecciones, que en Reino Unido se habían habilitado más de 100 permisos y en Estados Unidos existen un millón de pozos y una regulación que garantiza la seguridad. Es decir, información errónea y argumentos sin recorrido ni desarrollo. Es muy probable que el Sr. Muñoz no haya tenido la oportunidad de ver Gasland.

Como vemos, la voluntad del sector por acometer la empresa es máxima, a pesar de la polémica que suscitan las desconocidas reservas de gas que la UE guarda en su subsuelo y costas.  A través de la presión empresarial y económica llevada a cabo y desarrollada por los medios de comunicación generalistas en medios de los grandes grupos político-empresariales del país, los voceros y representantes de dichos lobbys se encargan de repetir una y otra vez que en el subsuelo español hay hidrocarburos “para más de 70 años”. Periódicos como El País, incluso les ceden sus páginas de opinión para que se explayen a gusto al lado de Forges o El Roto.  Un informe de Geología y Exploración de Síntesis (GESSAL), una empresa muy ligada al lobby ACEIP indicaba en Marzo de 2013 que las reservas de gas esquisto es España rondaban los 2 billones de m3. 

Reservas de Gas en el Mundo ®ARI, 2013  Agencvia de Información Energética USA

Reservas de Gas en el Mundo
®ARI, 2013
Agencia de Información Energética USA

Sin embargo sólo 3 meses después la Agencia de Información Energética de USA elevaba otro informe en el que se evaluaban las reservas de gas mundiales. España se quedaba con unos 226.000 millones de m3, una décima parte de lo que los lobbys gasísticos se empeñaban en insistir. El director de Gessal, Enrique Hernández se apresuró a matizar que, en realidad, ellos basaban sus previsiones en las estimaciones de las reservas pero que, en realidad, al no haberse realizado prospecciones, estas estimaciones no habían sido refrendadas por lo que el informe americano partía de un error puesto que no puede hablarse de reservas ya que aún “no existe ningún sondeo”. A pesar de que el Sr. Hernández está reconociendo de manera implícita que sus propias cuentas también son de la lechera. Tanto una cifra como otra están basadas en estimaciones y los informes donde se inscriben han sido elevados por lobbys empresariales con diferentes intereses, nacionales e internacionales.

Uno de los grandes argumentos esgrimidos por las compañías que pretenden explotar este negocio (agrupadas en lobbys de presión) en Europa en defensa del fracking, es que esto que acabamos de describir y que muestra descarnadamente la película de Fox no puede suceder a este lado del Atlántico precisamente por las estrictas medidas de seguridad que la UE y los estados miembros aplican en materia de energía. 

Tanta presión e interés del sector y la industria de los hidrocarburos ayuda a que no se termine nunca de cristalizar una apuesta real y coherente por las energías renovables. Una apuesta no sólo basada en aumentar el parque eólico o el número de placas fotovoltaicas en uso sino cimentada en la creencia de que sólo virando hacia otro modelo energético podemos soñar siquiera con la tan clamada sostenibilidad. Para ello debería cambiarse la regulación y hacer una fuerte inversión en tecnología, aprovechamiento y optimización en el uso de la energía y acelerar las investigaciones en almacenamiento y fuentes de energías renovables, ilimitadas y económicos y, sobre todo, con un impacto mínimo o incluso 0 en el ecosistema. El precio de la ambición empresarial lo pagarán las generaciones venideras.

Activismo anti-fracking y situación actual

En este contexto se puede enmarcar la posición del Gobierno de España. Absolutamente dominados por la influencia de las multinacionales, cuyas puertas giratorias acaban dejando entrar a la mayoría de políticos con algún tipo de responsabilidad en cuestión de energía, nuestros dirigentes asumen el papel que se les ha otorgado en un guión destinado a calar poco a poco en la opinión pública el mensaje de que el gas lutitas o de esquisto es la solución para la autosuficiencia energética del país, la crisis económica y que no hay ningún tipo de riesgo para la salud, al estar las autoridades al mando, diligentes a la hora de aplicar un regulación estricta en materia de seguridad y salud pública. Sin embargo al oír al ministro Soria en Junio pasado declarar que “…el fracking sirve para extraer el gas que está enquistado en las rocas, por eso se llama gas esquisto», nos damos cuenta de qué tipo de dirigentes tienen que velar por nuestra seguridad. El Ministro de Industria y Energía no tiene  ni la más mínima idea de lo que es, en realidad, el fracking.

También en este contexto se encuadran las acciones de los diversos grupos activistas, ONGs, asociaciones y algunos ayuntamientos que luchamos por informar coherentemente a la población sobre los abusos y peligros que esta técnica ya ha ocasionado en USA, sobre todo, y otros países. Gracias al trabajo de todos ellos, bhoy en día el fracking es un concepto familiar a casi todo el mundo y no genera en especial demasiado fervor a favor del mismo. La plataforma Fracking EZ Araba presentó en 2013 una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) para parar las prospecciones y estudios en Euskadi que, a pesar de haber sido consensuada en las Juntas generales de Álava, fue finalmente rechazada por la mesa del Parlamento Vasco.

En Aragón y también en 2013, en Junio, un grupo de alcaldes cuyas localidades se hubieran visto afectadas ante una propuesta de investigación de la empresa Frontera Energy Corporation S.L. para las zonas de Castilla-La Mancha y Castilla-León, limítrofes con los municipios entorno a los ríos Mesa, Piedra y Jalón en Aragón, formaron una plataforma anti-fracking para elevar alegaciones conjuntas ante el Ministerio de Industria por este proyecto.

El encomiable trabajo de la Asamblea horizontalista Fractura Hidráulica No en Cantabria lleva tiempo dejando su semilla por todo el norte de España y el país en general. Su continua actividad con asambleas semanales y actos de difusión sobre el problema permiten a la gente acercarse más a la realidad de lo que sucede. Presentan alegaciones contra la apertura de pozos, sin ir más lejos el 19 de Febrero ante la Delegación de Gobierno en Santander presentarán las correspondientes alegaciones contra el expediente del pozo Angosto-A. Otro de los trabajos a destacar es este excelente Mapa de la Fractura Hidráulica que puedes encontrar actualizado en su web y con el que puedes colaborar.

También sería necesario nombrar y valorar la aportación que ONGs como Ecologistas en Acción o Greenpeace están haciendo al respecto en todo el mundo, si bien muchas de las acciones son más mediáticas que funcionales en sí mismas, sí que ponen el acento en el problema y hacen a la población más consciente de la situación real. Para la prensa cercana a los lobbys del sector, estas ONGs estarían apoyadas por Rusia, en un intento de cortar las alas a los europeos a la hora de alcanzar la independencia energética y hacer que siguieran dependientes del gas ruso.

La realidad en números es que a día de hoy existen un total de 73 permisos de investigación vigentes entre los 47 concedidos por la Administración General del Estado y los 26 otorgados por las CC.AA. Así mismo existen 28 concesiones de explotación vigentes según los datos del MITYC (Ministerio de Industria, Turismo y Comercio), casi todas a las empresas RIPSA y PETROLEUM. La mayoría de ellos se concentran el cornisa vasco-cantábrica, Canarias y la zona del Ebro Norte.

Hasta la fecha no tenemos noticias de que en nuestro país estén sucediendo los acontecimientos de Dimock o Wyoming, ni el volumen de prospecciones sugiere algo de tales dimensiones. Sin embargo los riesgos están ahí y las garantías de seguridad tan proclamadas ya fallaron en proyectos como el Castor. Lo cierto es que hasta pasados unos años no sabremos el verdadero alcance que el fracking tendrá en España y la UE a todos los niveles, incluidos sus impactos humano y medioambiental. Lo que es prácticamente seguro es que los habrá.

 

Pancarta Manifestación 25 Mayo contra Monsanto, España

España acaba como el laboratorio europeo de Monsanto

El pasado 25 de Mayo, alrededor de dos millones de personas en 436 ciudades repartidas a lo largo de 52 países, según reportan diferentes sectores de la Organización y multitud de activistas independientes a través de sus cuentas en las redes sociales, salieron a la calle para decir NO  a los cultivos a partir de semillas genéticamente modificadas introducidos entre otras multinacionales por la norteamericana Monsanto.

No ha sido la única acción de protesta que los ciudadanos europeos y de otros países han venido llevando a cabo a lo largo de los últimos años. Probablemente la labor de activistas, investigadores, científicos, asociaciones en defensa del consumidor, ciudadanos preocupados y responsables, algunos jueces y medios de comunicación y, en definitiva, de una parte importante de la opinión pública, ha ido provocando que varios gobiernos se hayan visto obligados a vetar progresivamente los productos y cultivos derivados de los GMO y a instar a la Comisión Europea a que tomara cartas en el asunto. Así, el único material genéticamente modificado autorizado en Europa en 2012 era la variante MON810, patentada por Monsanto y que ya había sido prohibido unilateralmente vetada por países como Francia, Alemania, Austria, Grecia, Hungría, Polonia, Luxemburgo y Bulgaria. En 2011 Hungría había destruido 1000 acres de campos de maíz OGM de Monsanto. Rusia prohibió el maíz de Monsanto en septiembre del año pasado…

Quizá a causa de toda esta oleada de presiones sobrevenidas desde todos los frentes ha hecho que Monsanto haya decidido retirarse del mercado europeo, parcialmente. El portavoz corporativo de Monsanto, Thomas Helscher, anunció a través de la agencia de noticias Reuters el pasado 31 de Mayo, tan sólo 6 días después de las protestas globales contra su compañía y los GMO’s: “Vamos a vender las semillas modificadas genéticamente sólo donde gocen de un amplio respaldo por parte de los agricultores, de un amplio apoyo político y de un sistema regulatorio en funcionamiento. Hasta donde estamos convencidos, esto sólo se aplica a unos pocos países en Europa hoy, principalmente España y Portugal”, agregó.

No sucederá, por tanto, lo mismo en España y Portugal. Como reza su propio comunicado, Monsanto seguirá actuando en aquellos países donde reciba el apoyo de sus Parlamentos. Este es el caso de España, tal y como desvelaban los famosos cables de “Wikileaks”. En uno de ellos, esclarecedor, se puede comprobar cómo el Gobierno de España presionaba a la embajada estadounidenses para que intercediera en favor de la implantación de la industria de las semillas genéticamente manipuladas (GMO’s) en la Unión Europea, a tenor de los acontecimientos  mencionados que reflejaban el creciente rechazo al tema. Quizá así, se pueda entender que por ejemplo la ex-misnistra de Ciencia e Innovación (?) Cristina Garmendia era, hasta entrar en el Gobierno de Zapatero, presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), el mayor lobby pro alimentos transgénicos y fármacos biotecnológicos que hay en España (dominada por otros lobbies como la Fundación Antama o las mayores multinacionales de transgénicos del mundo: Monsanto y Syngenta).

España era en 2008 el productor del 30% del trigo transgénico cultivado en la Unión Europea. Según la propia Fundación Atama, uno de los grupos de presión o think tank más influyentes en esector agrario y biotecnológico impulsor de los transgénicos, en 2010 el cultivo de maíz BT ha alcanzado las 76.575 hectáreas, representando el 23,2 % del total sembrado en el país, la caída en las variedades transgénicas ha sido menor que en las convencionales. Mientras que estas últimas han visto reducida su superficie en 20.422 hectáreas respecto a la campaña anterior, los cultivos modificados genéticamente retrocedieron 3.131 hectáreas.

¿Es una buena noticia por tanto que Monsanto haya decidido retirarse de la mayoría de países de la UE? En teoría sí, pero teniendo en cuenta el maravillosos caldo de cultivo que el sector de las GMO’s tiene montado en el sur de Europa, en la Península Ibérica, y que ellos mismos avisan de que sólo actuarán en aquellos países donde la legislación sea indulgente y favorable a sus propósitos, cabe pensar que simplemente estamos ante una estrategia de retirada temporal, a la espera de mejores condiciones para acometer su enésimo ataque en el intento de controlar y monopolizar el mercado de las semillas a nivel mundial.

Mientras ese momento llega, en España y Portugal seguiremos “disfrutando” de sus estupendas variedades de cereales y hortalizas resistentes al RoundUp, el veneno inventado por ellos mismos para asegurar una “cosecha sin plagas”. Pero ese es ootro tema, que trataremos en próximos artículos…

Trabajadores de La Cooperativa "La Esperanza", Buenos Aires (Argentina)por Matias Benedetto

El renacer de la consciencia ecológica II: El nuevo consumidor y las nuevas alternativas

Si en la primera parte de este reportaje pasábamos revista a algunas de las manifestaciones de este “renacer de la consciencia ecológica” tales como la permacultura o la bio-construcción, aquí pasaremos analizaremos otros aspectos no menos importantes como son el consumo de productos ecológicos o los sistemas de cooperativismo social.

El consumo de productos ecológicos y biológicos se está generalizando, y esta tendencia se percibe incluso en las grandes cadenas de distribución y supermercados. Son varios los motivos que llevan a un consumidor a cambiar sus hábitos de consumos. La sociedad es cada vez más consciente de lo que consume y se preocupa por la procedencia de los alimentos. El aumento continuo del consumo de productos ecológicos en España (según el estudio del comportamiento del consumidor realizado por la Universidad de Jaén) se debe a factores sociodemográficos y económicos. El tipo de demanda viene dado por los distintos modelos de distribución. Esta tendencia se da tanto en países desarrollados como en países pobres.

El principal consumidor mundial de productos ecológicos es EEUU, seguido del mercado europeo. Los países que más consumen productos de este tipo dentro de la UE son Alemania, seguido de Francia, Reino Unido, e Italia. También debemos destacar a Canadá. En términos de consumo per capita los países que más destacan son Suiza, Dinamarca, Suecia, Alemania, Reino Unido e Italia. España se encuentra en tercera posición dentro del grupo de países productores que más superficie destina a la Alimentación Ecológica en Europa y es el noveno país productor mundial.

Me pregunto, ¿qué sentido tiene trasladar un producto tan común como una manzana desde el otro hemisferio por muy ecológico que sea?

Aunque el nivel de consumo en España está aun muy alejado de los países del centro y del Norte de Europa, el 35% de los productos eco que se consumen en Europa proviene de España. La creciente producción de alimentos ecológicos en España y la aún escasa demanda hace que el 80 o 90% de esta producción se destine a los mercado exteriores. No obstante, las estadísticas más recientes (Estudio Ecovalia, Asociación Valor Ecológico) demuestran que a pesar de la crisis el consumo de productos ecológicos ha aumentado en España desde 2011 prácticamente un 7%.

Ecovalia en Biocultura Valencia 2013 por LarutanaturaL

Ecovalia en Biocultura Valencia 2013 por LarutanaturaL

Los factores y variables del comportamiento “ecológico” o “no ecológico” vienen determinados por la edad, el nivel de renta, de estudios, de clase social y de distribución demográfica. Así, hay un mayor grado de consumo ecológico dependiendo de:

  • Edad,
  • Núcleo urbano o rural,
  • Renta o status social,
  • Nivel de educación.
  • Pero es una tendencia generalizada donde las variables que más influyen son al fin y al cabo las psicográficas y de conocimiento medioambiental.

Como hemos dicho, son varios los motivos que llevan a un cambio en los hábitos de consumo, desde un aumento de la consciencia por el entorno, a una mayor preocupación por la calidad o por los procesos de producción. Según cuál es la preocupación o el enfoque  encontramos distintas empresas y cooperativas que centran sus esfuerzos en la producción de alimentos,  ya sean:

  • Productos Ecológicos, que no utilizan químicos, pesticidas o aditivos artificiales.
  • Productos Directamente Orgánicos (a veces denominados “Biológicos”), que además tienen un respeto hacia el entorno y medio ambiente.
  • Productos del Comercio justo, centrados en respetar los derechos de los implicados en la cadena de producción y distribución.
  • Productos de Proximidad, con sistemas de distribución cercana y de productos de temporada, que reducen el petroleo/gasolina contenido en el producto y en el precio final o la energía utilizada en su producción.

Para ejemplo, una anécdota. En el Albert Heijn, una de las cadenas de supermercados más importantes de Holanda, puedes encontrar unas manzanas ecológicas fantásticas que vienen de Nueva Zelanda. Me pregunto, ¿qué sentido tiene trasladar un producto tan común como una manzana desde el otro hemisferio por muy ecológico que sea?

En lo que se refiera a alimentación, cada vez hay más iniciativas que se centran en estos aspectos. Con esta misma filosofía nacen los huertos urbanos, que cada vez más encuentran su espacio en la ciudad, hasta el punto que han crecido en un 5% en los últimos 5 años. También hay que destacar otros ejemplos como es la integración de estas actividades en las escuelas (como lo demuestra el reciente Concurso de Huertos Ecológicos de Escuelas Primarias y Secundarias), o la integración de la horticultura también entre la gente mayor y gente con dificultades de expresión o motriz que han encontrado en la actividad agraria una terapia que estimula el desarrollo humano.

Bitcoins físicas (moneda fuera del sistema) por Zach Copley

Bitcoins físicas (moneda fuera del sistema) por Zach Copley

De esta misma forma nacieron las primeras cooperativas a mediados del siglo XIX (Owen), cuando la revolución industrial y el capitalismo alcanzan su máximo apogeo. En ese mismo tiempo se experimentan con nuevos sistemas de producción; ya sea la producción en cadena o presentando nuevos modelos de ciudades productivas autosuficientes como eran las colonias o inclusive los kibutz judíos. Las cooperativas nacen como una alternativa al capitalismo puro, en un principio sin embargo con el objetivo de formar agrupaciones para el abastecimiento de las materias primas, o el abaratamiento de los costes sin variar los métodos y procedimientos de producción. El corporativismo se aplica en todos los sectores: Agricultura, Minería, Industria, Construcción, Venta y Servicios. La primera cooperativa en España apareció en 1956.

La creciente producción de alimentos ecológicos en España y la aún escasa demanda hace que el 80 o 90% de esta producción se destine a los mercado exteriores. No obstante, las estadísticas más recientes (Estudio Ecovalia, Asociación Valor Ecológico) demuestran que a pesar de la crisis el consumo de productos ecológicos ha aumentado en España desde 2011 prácticamente un 7%.

El principio de la empresa cooperativa es la eliminación del lucro del accionista o unidad empresarial en beneficio del productor en proporción al excedente creado y por el bienestar de los asociados. La finalidad de la cooperativa es contribuir al cambio económico y social, buscando la creación de riqueza partiendo de una mejora de los medios de producción y en busca del bienestar de los asociados. Por esto último, la cooperativa pone énfasis en la formación de los socios y el intercambio de información, erradicando así el individualismo y eliminando la competencia proporcionando una mayor diversificación. Las relaciones entre socios deben ser de igualdad y con los mismos derechos. Se aplica la regla de proporcionalidad o equidad. Mientras que las ganancias en la empresa tradicional son proporcionales al capital invertido, haciendo así más rico al rico, en la cooperativa los beneficios se reparten en proporción a las operaciones que cada uno ha realizado: quién más produce, más comercializa y más gana. La agrupación no sólo debe tener un sentido económico sino también social.

No obstante, el objetivo de la asociación corporativa puede variar mucho de una asociación a otra, dependiendo de las relaciones que se establezcan, ya sea con objetivos legales, fiscales, contables, de gestión comercial, administrativa o logística.

Unos de los grandes ejemplos hoy en día es Empresas Mondragón, que a pesar de tratarse de una asociación cooperativa ha sido premiada como una de las empresas mas competitivas y con mayor beneficio a nivel mundial, beneficio que revierte tanto en la empresa como en la sociedad. Al otro lado del charco, en Buenos Aires (Argentina) la Cooperativa “La Esperanza” se ha convertido en todo un paradigma. que se dedica a la fabricación de productos de extracción y ventilación de aire, tales como purificadores, extractores y ventiladores. Se conformó en agosto del 2009 después de quebrar la empresa CLER. Allí, 8 de los trabajadores que han estado ligados al proyecto desde los inicios han lanzado su propia marca: Laes.

Para más información acerca de cómo crear una asociación cooperativa podéis consultarnos directamente a través de nuestra red Asesoramiento.

El Salón Alimentaria en España, líder en toda Europa, es un ejemplo más de cómo los productos ecológicos han ido en aumento los últimos años: crecieron en 2009, en plena crisis, un 11% en cuota, suponen 200 empresas y un total de 454 millones de euros de facturación anual.

A continuación también encontraréis un listado de las 10 ferias más importantes ecológicas a nivel peninsular:

Unos de los grandes ejemplos hoy en día es Empresas Mondragón, que a pesar de tratarse de una asociación cooperativa ha sido premiada como una de las empresas mas competitivas y con mayor beneficio a nivel mundial, beneficio que revierte tanto en la empresa como en la sociedad.

Antes de acabar, quisiera destacar ciertas iniciativas que ponen de nuevo de relieve estos cambios de paradigma que estamos viviendo. La crisis ha impulsado nuevas formas de comercio o intercambio basadas en la creación de divisas desligadas de los mercados y de los intereses económicos. En los últimos años han aparecido varios ejemplos de la llamada Moneda Social o Divisa Social. Lo importante de estas monedas es la filosofía que las conforma, así su valor real no se basa en la reserva de oro o el bien natural que los soporta, sino en el valor intrínseco del objeto que se intercambia o comercializa. La primera divisa virtual en aparecer fue en Suiza y se conoce con el nombre de WIR (www.wir.ch). Son muchas las monedas virtuales y todas tienen el mismo fin, desligarse de los bancos. Un ejemplo más es el Bitcoin, o moneda de Bristol, o el Res que es una moneda en Bélgica (www.res.be) que ya puede utilizarse en Francia o en Catalunya. La Social Trade Organization (STRO), una organización holandesa que puso en circulación una divisa de conciencia ecológica y mayor ética social, así ha creado el primer software y plataforma bancaria libre del mundo http://www.cyclos.org. El Ecosol es otra moneda virtual de creación para el mercado catalán, creada con el soporte de STRO.

Son muchas las iniciativas que buscan crear sinergias, espacios, ofertas, posibilidades, foros y otros soportes destinados a crear entornos físicos y político-organizativos de convivencia y relaciones sostenible a nivel económico, social y humano. Os animamos a conocerlas y a investigar sobre ellas y esperamos que estos dos artículos os sirven de base para ello..

Por ckmck

La UE y la lenta agonía de las abejas

El pasado 29 de Abril la Comisión Europea, a instancias de la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria, sacó adelante el veto durante dos años a tres plaguicidas comercializados por las multinacionales Bayer y Syngenta, de la familia de los neonicotinoides: clotianidina, tiametoxam e imidacloprid. Son los causantes de la alarmante disminución y adelgazamiento de las colonias de abejas, hasta el punto de poner en riesgo la existencia de la propia especie, según llevan clamando multitud de organizaciones y expertos, como Johan van Veen, investigador del Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales de la Universidad Nacional (CINAT-UNA): “Desde mediados de los años 90 se empezó a utilizar una nueva generación de pesticidas que se llaman Neonicotinoides. Este es aplicado en la semilla o como tratamiento en las raíces del cultivo protegiendo a la planta de insectos dañinos. Pero desde que se empezaron a usar, los apicultores empezaron a sufrir pérdida de colmenas”, explicaba van Veen, a raíz de un conteo de colonias de abejas realizado por el CINAT en 2012. O hasta la propia ONU, que en una advertencia de su Programa para el Medio Ambiente (PNUMA) de Marzo de 2011 apuntaba que la producción mundial de alimentos se vería dramáticamente reducida si no se ponía una solución al problema de la desaparición progresiva de las abejas, principalmente las melíferas, productoras de miel y claves en el proceso de polinización natural.

¿Por qué sólo dos años si está comprobado el efecto devastador causado en los insectos y, en consecuencia y a medio plazo, en las condiciones de vida de millones de seres humanos? Antes de la resolución, en pleno debate sobre el tema, ya las multinacionales afectadas, Bayer y Syngenta lanzaron un agresivo “plan de acción” para salvar las abejas, un furibundo contraataque contra lo que previsiblemente supondrá una mengua considerable en los beneficios relacionados con la cría de las abejas y un golpe a la línea de flotación de su proyección e imagen de marca. Aducen que la prohibición no salvará una sola abeja. Este plan de acción, en palabras de John Atkin (director general de operaciones de Syngenta) “…aporta una valiosa perspectiva sobre la salud de las abejas, mientras que la prohibición de los neonicotinoides no ayudará en absoluto a conocer la verdadera causa del problema. La prohibición de estos productos innovadores no salvaría ni una sola colmena y ha llegado el momento de que nos centremos en abordar las verdaderas causas que provocan la reducción de poblaciones apícolas. El plan se basa en la confianza que tenemos en la seguridad de nuestros productos y en nuestro compromiso histórico de mejorar el entorno de las abejas”.

 Las multinacionales afectadas, Bayer y Syngenta lanzaron un agresivo “plan de acción” para salvar las abejas, un furibundo contraataque contra lo que previsiblemente supondrá una mengua considerable en los beneficios relacionados con la cría de las abejas y un golpe a la línea de flotación de su proyección e imagen de marca

 

 Pero este plan, que hace hincapié en los diversos parásitos que afectan a las colonias de abejas, no reconoce el comprobado efecto nocivo que sus pesticidas provocan y que según la mayoría de expertos independientes, es el principal problema al causar daños irreparables en el sistema nervioso de los insectos, provocándoles incluso la muerte.

 También la industria fitosanitaria ha puesto el grito en el cielo amparándose en las previsibles pérdidas económicas, indicando por ejemplo que la prohibición no supuso el aumento de las colonias en Francia durante los años 2007 y 2008 pero que, cuando en 2010 se volvieron a permitir los plaguicidas dichas colonias significaron un aumento.

No sabemos si la prohibición de dos años será suficiente para que se regeneren las colonias de abejas en un número tal que no ponga en peligro su existencia. Desde luego, durante este tiempo, deberán implementarse las políticas necesarias para el repoblamiento y protección de dichas colonias y para la creación de algún producto fitosanitario que sustituya los neonicotinoides como plaguicidas de las diferentes colonias de insectos que atacan las cosechas o en métodos alternativos naturales, fomentando la biodiversidad. De lo contrario nos encontraremos ante la misma disyuntiva en unos pocos años si es que esos dos años han conseguido demostrar la eficacia de la medida. Se nos antoja muy poco tiempo para poder calibrar el alcance de una ley que sin el debido acompañamiento en forma de acciones como las que hemos descrito, estará inerme ante una situación de tal magnitud.

 En definitiva y según los expertos, las abejas siguen en peligro.

 

El nacimiento de las plantas medicinales

¿Qué son las Plantas Medicinales? Introducción a la Sección

En primer lugar quería daros la bienvenida a todos a esta sección de Plantas Medicinales en la que vamos a intentar difundir información útil, práctica, curiosa e interesante y familiarizarnos con el amplio mundo del reino vegetal y las numerosas propiedades terapéuticas que nos ofrece.

A continuación, y de manera previa al abordaje de nuestra primera planta medicinal (Pilocarpus Jaborandi) sujeta a estudio, procederemos a  tratar algunos conceptos teóricos fundamentales  sobre las especies vegetales que nos ayudarán a comprender más fácilmente cada uno de los posteriores artículos que iremos publicando.

En primer lugar y atendiendo a su definición, se denominan plantas medicinales a aquéllas cuyas partes o extractos se utilizan como drogas en el  tratamiento de una afección o enfermedad que padece un individuo o animal. Raramente la planta entera tiene valor medicinal por lo que,  normalmente,  los compuestos útiles se concentran en alguna de sus partes: hojas, semillas, flores, cortezas y raíces.

Estas drogas mencionadas anteriormente pueden ser suministradas  bajo diferentes formas galénicas en función del tratamiento al que hayan sido sometidas, como  infusiones, ungüentos, cremas, comprimidos, cápsulas u otros formatos.

Las plantas medicinales elaboran en su metabolismo una serie de sustancias (metabolitos).  A partir de los nutrientes que obtienen del medio, conocidas como principios activos. Estos elementos son sustancias químicas puras  responsables de las acciones, efectos farmacológicos y usos terapéuticos de las drogas vegetales. Por tanto, se considera que estos metabolitos van a ser  útiles para la elaboración de una gran variedad de medicamentos.

Los principios activos se clasifican, según su estructura química, en dos grupos: metabolitos primarios o productos resultantes del metabolismo primario (procesos químicos que intervienen de forma  directa en la supervivencia, crecimiento y reproducción), como los glúcidos, lípidos, derivados de aminoácidos; y metabolitos secundarios o productos derivados del metabolismo secundario (no son esenciales para el metabolismo sino que son sintetizadas como defensa o adaptación) como los heterósidos, polifenoles, alcaloides y terpenoides.  Estas últimas sustancias son las más importantes como principios activos y normalmente son los compuestos con mayores aplicaciones y empleos terapéuticos.

En este documento podéis encontrar información en profundidad y técnica sobre el particular:

REMEDIOS TERAPÉUTICOS

Respecto a los  remedios procedentes del mundo  las plantas, éstos se han utilizado desde la prehistoria. Sus usos  para curar males o enfermedades no son para nada una novedad, ya que constituyen hoy en día unas alternativas a la medicina académica moderna, muy difundidas a través del tiempo y muy presentes en la mayoría de las culturas que formaron y que forman parte del mundo.

La legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica

Sin embargo es importante  tener en cuenta que,  aunque su empleo esté muy extendido,  la administración de las plantas medicinales y de los productos derivados de éstas debe estar acompañada siempre de los máximos cuidados y de los consejos ye instrucciones de profesionales expertos en la materia, para poder garantizar  un buen tratamiento y obtener los resultados beneficiosos que esperamos.

A este respecto, debemos indicar que según la legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica y aprobada por el organismo correspondiente de la OMS. Tampoco se pueden vender ya a granel en los herbolarios o puntos de venta minoristas al consumidor habituales, bajo graves penas punitivas (incluida, en los casos más extremos, la privación de libertad). La fase de adecuación a la nueva normativa de todos los medicamentos o productos fitosanitarios comercializados al amparo de la anterior ley de 1973 finalizaba el 30 de Abril de 2012. Todo, después de que por fin entrara en vigor la normativa europea aprobada al respecto en 2004 la Directiva 2001/83/EC.

Para finalizar esta pequeña introducción, solamente queremos SEÑALAR que hoy en día, la industria farmacéutica moderna, con su fenomenal desarrollo y evolución,  se basa en dichos conocimientos  procedentes del reino vegetal para la elaboración y síntesis de nuevos fármacos, encontrándose cada día  nuevos aportes y soluciones en las plantas para la cura o tratamiento de numerosas  enfermedades (tanto nuevas o preexistentes). Muchas de las cuales no se encuentran al alcance de todas las personas afectadas.

El amplio mundo vegetal nos proporciona un variado e incalculable  abanico de recursos naturales a nuestra disposición,  que lamentablemente a veces desconocemos y que a menudo se encuentra mucho más cerca  de lo que nos podemos imaginar. Por todas las razones que exponemos en este preámbulo os animamos a conocer y profundizar sobre algunas de estas especies para poder aprovechar al máximo todas las propiedades beneficiosas que nos ofrecen.

Sello Europeo

Sello ecológico europeo: ¿una garantía para el consumidor?

“La producción ecológica es un sistema general de gestión agrícola y producción de alimentos que combina las mejores prácticas ambientales, un elevado nivel de biodiversidad, la preservación de recursos naturales, la aplicación de normas exigentes sobre bienestar animal y una producción conforme a las preferencias de determinados consumidores por productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales. Así pues, los métodos de producción ecológicos desempeñan un papel social doble, aportando, por un lado, productos ecológicos a un mercado específico que responde a la demanda de los consumidores y, por otro, bienes públicos que contribuyen a la protección del medio ambiente, al bienestar animal y al desarrollo rural.”

 Esta es la definición que la UE otorga a la llamada producción ecológica, refiriéndose tanto a la agricultura como a la acuicultura o la ganadería,  según el Reglamento en vigor de 28 de Junio de 2007. Y según esta definición tanto los consumidores habituales de este tipo de productos como los esporádicos deberían sentirse muy tranquilos y reconfortados ante la calidad de los productos y las prácticas con las que son producidos y, además, satisfechos pues con dichas prácticas “…se contribuye a la protección del medio ambiente, al bienestar animal y al desarrollo rural”.

En un huerto madala, la biodiversidad es condicion sine quanum. Foto por Colectivo Ecologista Jalisco

En un huerto madala, la biodiversidad es condicion sine quanum. Foto por Colectivo Ecologista Jalisco

Pero echemos un vistazo general al estado de la cuestión. ¿Cómo funciona en España el mercado de productos ecológicos? En primer lugar habría que nombrar de nuevo al REGLAMENTO (CE) Nº834/2007 DEL CONSEJO de 28 de junio de 2007 sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) nº2092/91. Dejando a un lado las buenas intenciones y las necesarias definiciones, hay que hacer notar que en sus muchas disposiciones aparecen frecuentemente elementos de excepcionalidad en diferentes grados y niveles de producción que pueden dar qué pensar a los consumidores de productos ecológicos. Veamos algunos ejemplos:

 En las consideraciones iniciales, nº 5 dice textualmente: “Es preciso, por tanto, definir más explícitamente los objetivos, los principios y las normas aplicables a la producción ecológica para contribuir a la transparencia y la confianza de los consumidores, así como fijar una definición armonizada del concepto de producción ecológica.”

Es decir, la aplicación de dicha concepción armonizada y normas comunes queda a expensas de ser desarrollada, como veremos se explicita más adelante en el propio reglamento y en el marco legal regulador dentro de nuestro país, por los organismo competentes en cada caso. Es una declaración implícita de que esa objetivización de reglas y objetivos en el desarrollo de un marco común dentro de la producción ecológica es prácticamente imposible debido, sobre todo, a la diversidad natural, demográfica, geográfica, cultural, económico-social y legal existente dentro de la realidad existente en una región tan vasta y variopinta como es Europa (los 28 países integrados en la UE, en este caso).

 “Solo son alimentos ecológicos, biológicos u orgánicos  los que obtienen una certificación, y para ello deben superar los controles de los comités de agricultura de la comunidad autónoma donde se producen o elaboran” Margarita Campos, Intereco

En España, según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (magrama), las competencias están asumidas por las Comunidades Autónomas que, en su mayoría, crean las instancias públicas correspondientes para el control de dichas competencias. Sin embargo, Andalucía, Castilla-La Mancha y Aragón (esta última en un modelo híbrido de control público-privado) han delegado dicho poder en organismos privados de control contratados a tal efecto. ¿Garantizan estas empresas privadas el control de la producción para que se desarrolle en unos niveles ecológicos razonables? Es más, dentro del modelo controlado directamente por las administraciones públicas, ¿está garantizado así mismo ese control?. Cuando le preguntamos sobre el particular al representante del CEACV (Organismo designado por la Comunitat Valenciana para el control del cumplimiento de la normativa en materia de producción ecológica) presente en la Feria BioCultura 2013 (Valencia), éste nos reconoció lacónicamente que es imposible estandarizar todos los modelos de producción a un mismo nivel ecológico y que a cada lugar o zona y cada productos, unas reglas. Según la legislación, donde no hay condiciones para que se dé un cultivo ecológico, se pueden hacer excepciones. La expresión “salvo si” aparece continuamente a lo largo del texto:

Art.16, 2, b) todos los productos y sustancias deberán ser de origen vegetal, animal, microbiano o mineral, salvo si no se dispone de cantidades suficientes de productos o sustancias de esas fuentes, si su calidad no es adecuada o si no se dispone de alternativas;

Art.19, 2, c) solo se utilizarán ingredientes agrícolas no ecológicos si han sido autorizados para su uso en la producción ecológica de conformidad con el artículo 21 o han sido autorizados provisionalmente por un Estado miembro;

El capítulo 5, con su título Flexibilidad por bandera, ya es toda una declaración de principios al respecto.

Es una declaración implícita de que esa objetivización de reglas y objetivos en el desarrollo de un marco común dentro de la producción ecológica es prácticamente imposible debido, sobre todo, a la diversidad natural, demográfica, geográfica, cultural, económico-social y legal existente dentro de la realidad existente en una región tan vasta y variopinta como es Europa (los 28 países integrados en la UE, en este caso).

Es decir, ¿puede el consumidor estar seguro al comprar un producto etiquetado como ecológico de que está consumiendo efectivamente algo que ha seguido las normas marcadas por el reglamento en vigor y, mucho más importante, que ha sido desarrollado siguiendo unos preceptos de respeto por el medio ecológico, formando parte de una biodiversidad local y activa y libre de toda traza de productos químicos adicionados en cualquiera de su fases? Desde un punto de vista estrictamente legal, de hecho, sí. Margarita Campos, presidenta de Intereco, asociación que agrupa a las autoridades públicas de vigilancia de agricultura ecológica de España, aclara que:”Solo son alimentos ecológicos, biológicos u orgánicos (diferentes terminologías para el mismo tipo de productos) los que obtienen una certificación, y para ello deben superar los controles de los comités de agricultura de la comunidad autónoma donde se producen o elaboran”. Los inspectores comprueban que las empresas cumplen a rajatabla los requisitos del reglamento de la Unión Europea“.

¿Quiere esto decir que cualquier producto que obtenga la certificación correspondiente es un producto “ecológicamente fiable”? Desgranamos a continuación las características que un consumidor responsable debe tener en cuenta para valorar si un producto, independientemente de la certificación obtenida, merece su total confianza como producto absolutamente ecológico, orgánico y dentro de los parámetros de un comercio equilibrado y justo.

  1.  Biodiversidad. La producción ecológica a nivel comercial busca, dentro de las reglas y los marcos comerciales establecidos, el mayor beneficio económico posible. Una plantación libre de productos químicos “no permitidos” puede obtener todas las certificaciones legales necesarias para ser presentado bajo la etiqueta ecológica de la UE pero el desarrollo de la misma bajo las técnicas del monocultivo privará al consumidor de los beneficios de un producto evolucionado y crecido en un entorno autóctono, sujeto a las reglas de la biodiversidad relacionadas con cada cultivo concreto. Además de esto, el monocultivo presiona de manera significativa las economías agrícolas locales imponiendo unos precios de coste de cultivo, explotación y distribución imposibles de alcanzar.
  2. Libre de productos químicos. El reglamento al que hemos hecho referencia y que gobierna todas las las leyes y reglas específicas sobre producción orgánica y ecológica establece un gran catálogo de excepciones, posibilidades y situaciones en las que el “productor” puede, de hecho, contravenir los principios de fomento de la biodiversidad, producción sólo a partir de sustancias naturales y ya presentes en el entorno (consideraciones iniciales, 20; 32; art. 3, b y c; art. 6,a; son sólo algunos ejemplos). Dichas excepciones ponen en tela de juicio la catalogación de “producto ecológico”, fuera de las disposiciones recogidas en dichos reglamentos.
  3. Envasado y distribución acorde con la cultura ecológica. No nos olvidemos que por mucha etiqueta que un producto lleve, nunca podrá ser “ecológico” ni respetar los principios básicos de respeto por la naturaleza y las personas is va envuelto en capas de plástico, papel, cartón, etc… El envasado debe ser mínimo y, en todo caso, proveniente de materiales naturales. Daremos siempre prioridad a los productos que no estén envasados o que podamos “re-envasar” nosotros mismo utilizando nuestros propios recipientes.
  4. Productos Locales = Economía Local. ¿De qué sirve que un producto tenga la certificación ecológica si ha tenido que ser transportado a lo largo de miles de kilómetros para llegar al consumidor final? Debemos tener en cuenta siempre la procedencia tanto del producto final como de la materia prima. Sólo si es local, puede moralmente denominarse ecológico. Es un ejercicio de lógica, cuantas menos manos hayan pasado en el transcurso del producto desde su fase de producción hasta distribución mayor repercusión en la economía local y mayor seguridad para el consumidor, que sabe de dónde procen exactamente los alimentos que va a consumir.
  5. Sostenible. En toda la cadena de producción.
  6. Criterios de Necesidad Objetiva y Repercusión Económica. ¿Necesita un producto biológico anunciarse 24 horas al día en canales de televisión? ¿Dónde va y de dónde procede todo ese dinero destinado a la publicitación de estas marcas y productos? El consumidor debe exigir que el destino final de su dinero no sea la financiación de campañas y productos que nada tienen que ver con generar recursos para las personas que producen dichos productos. En este sentido, la desinformación juega un papel fundamental a la hora de configurar los hábitos de consumo de los consumidores “ecológicos”.
  7. Condiciones laborales de los trabajadores de la marca. Puede un producto en cuyo proceso de vida haya participado un sólo trabajador en condiciones de esclavitud o semi-esclavitud considerarse ecológico por mucho que cumpla todas demás condiciones?
Sello oficial de Producción Ecológica de UE

Sello oficial de Producción Ecológica de UE

Por tanto, podemos llegar a la importante conclusión de que es el consumidor el responsable final de llevar a su mesa productos verdaderamente ecológicos en dos sentidos: Primero informarse haciendo una investigación destinada a averiguar las fuentes, la procedencia y la forma de distribución de los alimentos que se consumen y, por otro lado, teniendo un buen conocimiento de la legislación vigente y las prácticas que los sellos ecológicos homologados llevan a cabo su producción. Y segundo exigir el cumplimiento de dichas normas y la transparencia de las empresas que dicen producir alimentos ecológicos o cualquier otro tipo de producto con esta denominación

A este respecto Larutanatural va a llevar a cabo una amplia labor de investigación y documentación con el fin de poder resolver tus dudas sobre cualquier producto, marca, componente o situación que encuentres. Elaboraremos listas de productos y empresas y analizaremos las ya existentes que han sido elaboradas por diversas ONG’s. En próximas fechas os daremos más información sobre esta iniciativa (Asesoramiento).