Archivo de la etiqueta: Brasil

Nace la mayor Agenda de actividades Sostenibles para Brasil

La “Agenda Sustentabilidade” es una web dedicada a la agrupación y aglutinación de eventos sobre sostenibilidad. Una herramienta gratuita que pretende ayudar a quien quiera aumentar sus conocimientos en torno a los temas que son permeables al concepto Sostenibilidad. Todo comenzó con el blog Ágora Sustentabilidade donde la agenda de eventos “sostenibles” era producida semanalmente, después con periodicidad mensual.

El tiempo fue pasando y la agenda creciendo. La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda, de manera que la búsqueda y navegación a través de las cientos de posibilidades ofrecidas sea más fácil y amigable.

Así nace la Agenda Sustentabilidade: un servicio que permite identificar diariamente los principales eventos que tienen lugar en Brasil para todo aquel que necesita estar siempre actualizado sobre los diversos temas relativos a la sostenibilidad tales como el medio ambiente, cultura, educación, economía, ofertas de empleo sostenible, política, espiritualidad o territorio, y en los más diversos formatos como hemos desgranado antes.

Como se ha mencionado, la Agenda Sustentabilidade se originó en el portal Agora Sustentabilidade del bloguero, emprendedor y conferenciante Rafael Art y fue impulsada mediante una sociedad con el periodista Alexandre Spatuzza y con el también emprendedor Thiago Machado, fundador de la empresa Benic, consultora especializada en estrategias de marketing digital.

 La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda

La agenda selecciona, organiza y publica actividades a través de un calendario. Divulga y apoya  los eventos creados por terceros pero no se responsabiliza de su contenido ni de lo que ofrecen pero garantiza que todo lo que se difunde tiene el nexo común de la sostenibilidad y el desarrollo sostenible.

Además de ser un portal donde cada uno puede disponer de su propio espacio para impulsar su evento o proyecto, la Agenda Sustentabilidade ofrece algunos servicios destinados a la mejora de la estrategia de divulgación del evento en cuestión, enfocando los esfuerzos en localizar un público afín.

En sus propias palabras la misión de la agenda es conectar personas comprometidas en mejorar el entorno en que vivimos y su objetivo es convertirse en la Agenda de Eventos sobre sostenibilidad más importante de Brasil en el año 2015. Los impulsores de la Agenda creen en un cambio plural del mundo por medio de la comunicación abierta en las redes digitales, en el debate franco de ideas y en la promoción de la diversidad de opiniones más profunda posible, basada en la transparencia y en la integración.

Una gran herramienta también, sin duda, para todos aquellos españoles que estén pensando en dar el salto al gran gigante latinoamericano o que ya lleven desarrollando un tiempo sus ideas y proyectos en el país lusófono. Desde Larutanatural os animamos a que agreguéis esta página a favoritos si estáis pensando en ir a Brasil y os interesan los temas y materias que se incluyen dentro del medio ambiente y el desarrollo sostenible.

By HenriBlock

¿Sabes qué son los “transgénicos”?

En la terriblemente significativa película documental “El mundo según Monsanto” (“The world according to Monsanto“) un satisfecho y risueño agricultor norteamericano nos invita (a los agricultores europeos en realidad) a probar el método RoundUp tm porque “francamente es muy beneficioso para el medio ambiente, es un sistema sostenible…”. RoundUp es el producto estrella que la multinacional americana Monsanto comercializa como herbicida no selectivo de amplio espectro: glifosato. Quiere decir que este producto es capaz de acabar con prácticamente cualquier tipo de planta o arbusto, incluidos y sobre todo, los de hoja perenne. Cualquiera menos los que han crecido a raíz de sus propias semillas, que han sido previamente modificadas genéticamente, incluyéndose un gen resistente al herbicida.

Pero adentrémonos un poco en el mundo de la manipulación genética dentro del sector agroalimentario. Exactamente, ¿qué son los GMO’s u organismos genéticamente modificados?. Básicamente un organismo genéticamente modificado es un ser vivo (animales, plantas y microorganismos en general) que ha visto modificado su ADN de una manera imposible de producirse de forma natural. Es decir, es el hombre el que artificial y externamente altera la composición genética natural de un organismo para transformarlo en otro o dotarle de una serie de características concretas, como hemos visto en el caso del RoundUp de Monsanto. La adaptación de las técnicas de biotecnología moderna o también llamadas “técnicas recombinativas de ADN” han permito incluso seleccionar genes indivuduales y transferirlos de un organismo a otro hasta entre especies sin “parentesco genético”. Las múltiples aplicaciones derivadas de este tipo de nano-tecnología son aprovechadas en una amplia gama de campos y sus repercusiones beneficiosas para la sociedad son, en muchos casos, incuestionables. Así la medicina moderna debe algunos de sus avances más actuales al desarrollo de los GMO tanto en la búsqueda de nuevos remedios para determinadas enfermedades como en la producción de productos terapéuticos y hasta en la creación de injertos humanos que han revolucionado los quirófanos de algunos hospitales. También la industria se ha visto beneficiada con el descubrimiento de nuevos materiales derivados de la combinación del genoma de diferentes materias primas (fibras para multitud de usos). En la industria ganadera la implantación de este tipo de técnicas ha dado lugar a animales más resistentes a patologías que normalmente solían ser mortales.

 Básicamente un organismo genéticamente modificado es un ser vivo (animales, plantas y microorganismos en general) que ha visto modificado su ADN de una manera imposible de producirse de forma natural. Es decir, es el hombre el que artificial y externamente altera la composición genética natural de un organismo para transformarlo en otro o dotarle de una serie de características concretas, como hemos visto en el caso del RoundUp de Monsanto

Sin embargo, el uso más comúnmente extendido de los GMO es la modificación genética de organismos destinados al consumo humano y se expande por el campo de la agricultura. Según la ISAA (International Service for the Acquisition of Agri-Biotech Applications, en sus siglas en inglés) había en 2009 15 países denominados Biotech Mega countries, algo así, si se nos permite la expresión, como países mega transgénicos o países que cultivan más de 50.000 (cincuenta mil) hectáreas de cultivos transgénicos. España ocupaba el puesto 14 con sus cultivos de maíz MON 810 que aglutinan aproximadamente 116.000 hectáreas, siendo el primer país de la UE en superficie de cultivo transgénico con amplia ventaja sobre la República Checa y Portugal, que no llegan a las 50.000. Esta organización, ISAA, se congratula del aumento de 0.7 millones de agricultores que en 2009 se sumaron a los 13.7 millones ya existentes en 2008. Estos datos nos indican claramente que la producción de cultivos transgénicos está aumentando progresivamente en todo el mundo, especialmente en las llamadas potencias emergentes: India, Argentina, Brasil o la ya consolidada potencia de China. Como ejemplo basta decir que el porcentaje de adopción de soja transgénica aumentó en Brasil del 10% al 90% aproximadamente entre 2003 y 2009.

Fuente: ISAA, 2009

Fuente: ISAA, 2009

Los defensores del uso de la biotecnología en la agricultura y sus aplicaciones dentro de la industria alimentaria aseguran que los transgénicos son la única respuesta posible a los retos que la demanda alimentaria está ofreciendo y seguirá experimentando en los próximos años teniendo en cuenta que la población mundial aumenta en progresión geométrica y los recursos en progresión aritmética, que decía Malthus. Además esgrimen como uno de los paradigmas de los beneficios del uso de los GMO en la agricultura el ingente beneficio económico que supone el ahorro en productos químicos el uso de herbicidas de amplio espectro como el RoundUp. Sin duda son argumentos de peso y podríamos debatir hasta qué punto son ciertos. No obstante si alguien quiere profundizar más en las teorías economicistas auspiciadas por todo el conglomerado de organizaciones, asociaciones, ongs, científicos, etc… aquí os dejamos un link a un debate en el que conocidos lobbystas del sector de la biotecnología agrícola como Soledad de Juan de la Fundación ANTAMA , cuyo presidente es Director Gerente de Syngenta en España, entran de lleno en el tema de los beneficios que los transgénicos, a todos los niveles, generan para la vida humana; o el organizador José Miguel Mulet, conocido paladín de la introducción y uso de los alimentos transgénicos, para el que  “La comida es una tecnología y no existe nada natural”.

Porcentaje soja transgénica Brasil. Fuente: http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/41/executivesummary/default.asp

Porcentaje soja transgénica Brasil. Fuente: ISAA

 

Sin embargo, el 9 de Marzo de 2012 7 países vetaron la propuesta de la Presidencia de turno en este caso representada por el Gobierno de Dinamarca, para permitir el uso y cultivo generalizado de semillas transgénicas en EuropaBélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda y Eslovaquia. Una semana después y a raíz del escándalo provocado por el herbicida Lasso en el que Monsanto fue condenada por un tribunal de Lyon por intoxicación, Francia anunciaba también la prohibición temporal del maíz transgénico de Monsanto MON810 (la entrada en español ha sido borrada).

El 18 de Septiembre de 2012 millones de personas se congregaron en las calles de todo el mundo para mostrar sus repulsa por las prácticas que la multinacional Monsanto viene practicando en todo el mundo desde hace más de 50 años. El hecho de que fuera una de las noticias del día en la prensa generalista (RT news) pone de manifiesto la enorme repercusión que tuvo el evento. Desde ese día la palabra Monsanto y el concepto de transgénico anda rondando la opinión pública y genera agrias polémicas en foros de debate, redes sociales y medios de comunicación. De hecho, la presión social y el trabajo de organizaciones y asociaciones que luchan contra la implantación de este tipo de cultivos, además de ciertos escándalos como el mencionado anteriormente y otros, llevaron a Monsanto a anunciar el pasado Julio que renunciaba al desarrollo de nuevos tipos de cultivos en la Unión Europea retirando las cinco peticiones que tenía en marcha en ese momento y que desde entonces, se dedicaría a trabajar en los países donde fueran aceptados sus métodos por los Parlamentos representativos y por sus leyes como en el caso de España, Portugal y, recientemente, Suecia. La última en sumarse al carro de las prohibiciones ha sido México, donde el lobby neoliberal está llevando a cabo una profusa labor de implantación y familiarización del concepto a través de universidades, foros de debate y publicidad.

Si, tal y como aseguran los defensores de la biotecnología agrícola en sus estudios científicos, no existe riesgo ninguno para la salud humana y si tal y como la propio FAO a través del Codex Alimentarius ha establecido bajo el criterio de equivalencia sustancial en la comparación de los GMO con sus equivalentes naturales (aquí un manual al respecto donde la FAO instruye sobre el tema), no hay ningún índice real que nos lleve a pensar que estos organismo tengan una consecuencia en la salud de los consumidores; si esto es así, ¿por qué tanta alarma? ¿por qué tantas sentencias contrarias a los intereses de las multinacionales que representan este tipo de agricultura? ¿Por qué tantas denuncias y por qué los medios generalistas no suelen llevar a sus portadas estos hechos? y, sobre todo ¿por qué más de una decena de países en todo el mundo ha vetado las actividades de Monsanto o ha prohibido el suso de sus patentes y otros muchos están estudiando hacer lo mismo? En este sentido convendría recordar lo que es el Glyfosato y el amplio historial que empresas como Monsanto, Syngenta o Bayer tienen en cuanto a sentencias millonarias por envenenar, literalmente, a localidades enteras; como ocurrió en la localidad norteamericana de Anniston donde los continuos vertidos de PCB o Policloruro de Bifenilo (utilizados fundamentalmente en aquellos años en la industria fotoquímica y eléctrica) provocaron un desbocado aumento de los niveles de cáncer en la población local (ver vídeo “El mundo según Monsanto” del minuto 6 al 15 aproximadamente). Monsanto sabía de la potencial peligrosidad de los PCB pero según un memorando interno publicado en 1966 no “podían permitirse perder un sólo dolar de negocio (“we can’t afford to lose one dollar of business“). En Diciembre de 2009 fueron multados por el Estado de Alabama a pagar una indemnización de 700 millones de dólares a los afectados. Hoy el PCB es uno de los agentes fundamentales presentes en el herbicida RoundUp (esencialmente glyfosato) y en la mayoría de agroquímicos usados en la industria agroalimentaria.

Si, tal y como aseguran los defensores de la biotecnología agrícola en sus estudios científicos, no existe riesgo ninguno para la salud humana(…)¿por qué tanta alarma? ¿por qué tantas sentencias contrarias a los intereses de las multinacionales que representan este tipo de agricultura? ¿por qué más de una decena de países en todo el mundo ha vetado las actividades de Monsanto o ha prohibido el suso de sus patentes y otros muchos están estudiando hacer lo mismo?

Por otro lado el proceso de cultivo llevado a cabo por la industria agroalimentaria lleva impreso el patrón del monocultivo. Esto implica una consecuente destrucción de la biodiversidad de la zona donde es practicado. El uso sistemático de herbicidas e insecticidas (no olvidemos que la planta es modificada para resistir el efecto mortal del veneno pero su comportamiento es eminentemente igual que el de su gemela orgánica y por tanto se ve afectada por las colonias de insectos que histórica y genéticamente polinizan o utilizan la planta en cuestión y sus flores) erradica de golpe cientos de especies autóctonas desde el nivel microbiano a los grandes pájaros. Unido a la desertificación que se produce al someter al suelo a un proceso de envenenamiento y producción sin descanso y a la deforestación de especies autóctonas como viene ocurriendo en la Amazonia brasileña, que ha tenido que ser sometida a una legislación estableciendo una moratoria en los permisos de plantaciones de soja en dicho territorio en 2006. Según escribe Liliane Spendeler, responsable de Amigos de la Tierra, en su completísimo estudio sobre los gmo y su amenaza para la seguridad “El 81% de las plantas modificadas genéticamente cultivadas en el mundo actualmente incorporan una tolerancia a un herbicida químico. La experiencia de Estados Unidos está demostrando que el uso de estos productos de síntesis aumenta con la introducción de las semillas transgénicas. Por ejemplo este aumento ha sido de un 5% en el caso de la soja modificada comparado con su equivalente y hay indicios para pensar que el aumento es mucho mayor en Argentina (Charles M. BenBrook). Así mismo un reciente estudio del Northwest Science and Environmental Policy Center demuestra que la siembra de 220 millones de hectáreas de maíz, soja y algodón transgénicos desde 1996 ha tenido como consecuencia un aumento del uso de los herbicidas de en torno a los 22 millones de kg. este hecho tiene consecuencias evidentes para el medio ambiente, tanto de contaminación de suelos, acuíferos, etcétera. como de destrucción de la biodiversidad (sic).”

Las poblaciones indígenas de Argentina y Brasil, principalmente, llevan años advirtiendo de los efectos devastadores que el glifosato tiene sobre las tierras en las que habitan. Por no hablar de las denuncias consistentes que han presentado sobre las funestas consecuencias que tiene para la salud. Como así lo determinó Laboratorio de Embriología Molecular del Conicet-UBA (Facultad de Medicina) en su estudio. También es digna de mención la web http://gmoevidence.com/ que recoge estudios veraces sobre las evidencias del daño que los GMO ocasionan a los seres vivos.

by AAA (creative commons)

by AAA (creative commons)

Por último y no menos importante está la vertiente político-económica del tema. La generalización de los monocultivos siempre ha llevado consigo la depauperización de los pequeños agricultores, incapaces de competir en precio y en producción con los grandes latifundios. El hecho de que empresas como Monsanto o Sygenta hayan patentado las semillas que cultivan quiere decir que tienen los derechos absolutos de explotación, desarrollo y comercialización de los mismos. Así ningún agricultor podrá cultivar y comercializar sus productos si antes el propietario no le ha dado el pertinente permiso. Durante muchos años los cultivos de miles de agricultores en Brasil, por ejemplo, se vieron contaminados con las semillas de soja modificada patentada por Monsanto llevados a sus campos por el viento, los pájaros o los insectos de forma natural. Monsanto demandó a todos aquéllos cuyas cosechas llevaran trazas de su producto, y resultaron ser muchas. El resultado fue que la mayoría de ellos se vio obligado a reconvertir su agricultura a la biotecnología ya que no podían pagar las deudas contraídas. Estas pequeñas economías locales se ven totalmente supeditadas a Monsanto que les suministra tanto las semillas como el herbicida, creando un círculo económico cuyo eje es precisamente el sector privado de la biotecnología agroalimentaria.

El uso sistemático de herbicidas e insecticidas (no olvidemos que la planta es modificada para resistir el efecto mortal del veneno pero su comportamiento es eminentemente igual que el de su gemela orgánica y por tanto se ve afectada por las colonias de insectos que histórica y genéticamente polinizan o utilizan la planta en cuestión y sus flores) erradica de golpe cientos de especies autóctonas desde el nivel microbiano a los grandes pájaros.

En España el cultivo, uso y comercialización de los productos transgénicos está regulado por la Ley 9/2003 del 25 de Abril de ese mismo año mediante el cual se establece que una de las obligaciones de las Administraciones Públicas es “realizar una evaluación previa de los riesgos para la salud humana y el medio ambiente”. Al final son las Comunidades Autónomas las que tienen la mayor parte de responsabilidad en el proceso de emisión de licencias, ya que gestionan la petición, con lo que eso conlleva a nivel de política de partidos, financiación de los mismo, fundaciones, etc…Teniendo en cuenta que España se ha convertido en el laboratorio de Monsanto en Europa y que el crecimiento de este año ha sido del 13%, según nos informa J. Manuel Mulet en una preocupante entrevista publicada el pasado 18 de Octubre por El País, parece bastante dramático el hecho de que los poderes públicos evalúen de esa manera tan trivial los riegos para la salud pública derivados del RoundUp y similares.

No sabemos qué alcance, a todos los niveles de la sociedad, tendrá el progresivo avance de esta tecnología. Lo que sí sabemos es que el cultivo orgánico y la apuesta por la biodiversidad son siempre sinónimo de salud y de que el uso de herbicidas como el RoundUp no genera un impacto positivo, se mire por donde se mire, en el medio ambiente. Por eso desde Larutanatural animamos a nuestros lectores a investigar por sí mismos y ser muy precavidos a la hora de enfrentarse a los productos genéticamente modificados, apostar por lo orgánico y lo local tenga o no la etiqueta ecológica (que ese es otro tema, por mucho que se empeñen en desviar la atención los profesionales del lobby como Mulet o la fundación ANTAMA) y demandar la información necesaria a las Instituciones Públicas implicadas, como el Consejo Nacional de Bioseguridad.

 

by AAA (creative commons)

Por Justine.Arena

El Monte Alegre de la Chapada Diamantina

Y el día llegó! Después de dos años trabajando en nuestro propio proyecto en Arraial D’Ajuda, llegó el momento de visitar otros y colaborar con ellos. Y no podría haber tenido más suerte. Poder estrenar nuestras colaboraciones con otros proyectos con Miroca Resende y su extraordinario equipo humano de Monte Alegre en la deslumbrante región de la Chapa Diamantina, entre cascadas y montañas cubiertas de verde, en el interior del estado de Bahia, Brasil. Monte Alegre, un nombre perfecto el que Miroca escogió para su proyecto.

Fue increíble comprobar lo que la comunidad ha llevado a cabo en tan sólo un año: una casa de adobe, dos casas de “pau a pique” o bojareque, tuberías de agua de más de 4 kilómetros, baños secos, una huerta con decenas de productos orgánicos, rehabilitación de 4000 pies de café y su transición hacia la agroecología orgánica, cocina exterior con horno y fogones, gallinero y una casa, que en el momento de escribir estas líneas está siendo terminada (el tejado está siendo colocado y se está haciendo el suelo de barro), de hiperadobe de más de 4 metros de altura y 120 m2 de superficie.

Todo en un año. Y SIN ENERGÍA! Felicidades. Sinceramente el nombre de la comunidad viene que ni pintado, hace falta mucha alegría para llevar a cabo una obra así.

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

El equipo de trabajo está francamente comprometido, pero es la energía y la vibración de Miroca lo que hace que todo fluya en armonía. Ya pasé por el estrés que supone construir una casa “fuera del canon” los muchos quebraderos de cabeza que conlleva. No es fácil transmitir esa energía positiva que transporta un mensaje de “que todo va hacia adelante y todos somos partícipes” a todos los miembros del equipo, cada uno con su idiosincrasia. Aprendí mucho de Miroca durante esos días en la Chapada Diamantina.

Mi contribución durante los días que permanecimos juntos en esta primera ocasión fue comenzar la construcción de un suelo de barro, aprovechando la experiencia que ya tenía previamente realizada en mi propia casa con éxito (ver artículo). Aprovechando la circunstancia, impartimos un curso para mostrar al equipo de Monte Alegre cómo se hace un suelo de barro paso a paso, desde la etapa inicial y la selección del barro para la masa hasta los acabados finales.

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Además de todo esto, fue una alegría personal descubrir la cantidad de proyectos relacionados con la permacultura que se están desarrollando en esta parte de la Chapada Diamantina. Nuevos y no tan nuevos sueños y planes que están aconteciendo aquí, entre cascadas de luzz y cristales. Proyectos como el de Ari y Anita, que después de participar en el Curso de Técnicas de Construcción con Barro con nosotros en Arraial D’Ajuda continuaron su camino y la búsqueda de su propio proyecto encontrando una tierra espectacular a pocos kilómetros del lugar donde Monte Alegre desarrolla sus actividades. Café y cachça orgánicos están siendo cultivados por los nativos de Mundo Novo, el villorrio más cercano.

En resumen, vientos frescos de cambio soplan en la Bahia y me siento muy feliz de formar parte de este movimiento. Muchas Gracias Miroca, Monte Alegre, Mundo Novo. Muchas Gracias Chapada.

Agosot 2012

P.D. Jonatan Sola volvió a la Chapada Diamantina para llevar a término nuevas ideas, diseños y construcciones junto con Miroca Resende y la gente de Monte Alegre, incluida la construcción de un “techo verde”. Pero este capítulo lo contaremos en próximos reportajes. Larutanatural no pierde ojo a los movimiento de Joanatan

¿”Sustenta….qué”?

Mucho se oye/ve/lee sobre la palabra sostenible. Una “gran” palabra que se complica al intentar entender lo que rayos significa y cómo podemos interaccionar con ella. A veces la comprensión se embrolla, quizá por los excesos a la hora de utilizarla por parte de algunas empresas, que aprovechándose de la ignorancia ajena, realizando una única acción, se venden como sostenibles. Pero esto no es lo que nos ocupa en este artículo.
El tema de la sostenibilidad es fascinante, en especial las diferentes formas y conceptos que son entendidos como tal y los porqués sobre el uso cada día más frecuente de esta palabra, que hace que el concepto se cuele en nuestro día a día.

Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Desastres naturales, aumento en la divulgación a través de los mass media, público receptivo, globalización. Estas son algunos de los términos que me viene a la cabeza cuando intento entender esa corriente cada vez más y más popular. Céntrese y trate de recordar cuando fue la primera vez que esa palabra entró en su vida, de alguna forma. Todos recordamos aquélla época en la que todas las marcas se afanaban en sacar sus productos con denominación “bio”, anunciados a bombo y platillo por las más deslumbrantes estrellas del show-business del momento. Sólo hace falta hacer una pequeña búsqueda y el Sr. Google nos responde.
Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), llevado a cabo en 1987 bajo la batuta de la primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland, el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.
Tal desarrollo, según Ignacy Sachs, no debe ser confundido con crecimiento económico. En mi opinión, no necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…; “es preciso mirar de forma sistémica (hacia el concepto de sostenibilidad) desde una concepción, la producción y finalmente el consumo”, en palabras de Andréa Franco Pereira. De esta frase se destila el concepto de “eco-diseño” – que se preocupa desde el nacimiento de la idea hasta el descarte o re-utilización de la misma y de cómo un producto puede ser aprovechado de manera más eficaz en cada una de sus fases de utilización o transformación.
Además, según Sachs, el crecimiento económico sostenible debe abarcar 5 dimensiones:

  • Social: sociedad con mayor equidad, capaz de reducir las desigualdades sociales y regionales
  • Cultural: flujo de recursos con retornos positivos y uso eficiente
  • Económica: aumentar la capacidad de sustento del planeta
  • Ecológica: configuración rural-urbana equilibrada para los asentamientos humanos
  • Espacial: respeto a las diferentes culturas. No sólo respeto entre culturas y hacia sus prácticas, sino también a la interacción y al aprendizaje conjunto.
  • Político-Institucional: fortalecimiento de las instituciones democráticas y promoción de la ciudadanía (esta última fue implementada por los autores Armindo dos Santos de Sousa, José Carlos Barbieri y por la autora Sylamara Gonçalves-Dias).

Tomando ese hexágono bien equilibrado y equilátero, el “ser sostenible” resulta fácil de entender, independientemente de si la persona es física, jurídica o pública.

…No necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…

Otra visión sería la de Herman Daly, quien escribe: “para la consecución de la sostenibilidad, una economía sin crecimiento, con desarrollo enmarcado en la distribución de la riqueza ya existente”. No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad. De todas formas, qué sería de los políticos sin la masa ignorante y fácilmente manipulable con medidas paliativas, pero eso también queda fuera del tema que tratamos ahora…o no?
Volviendo a algunas definiciones de “sostenible” o “sostenibilidad”, añado lo que piensan Diort e Nascimento sobre el asunto:”…se requiere un cambio en el modelo de desarrollo dominante, fordismo y taylorismo. Una vez oí de un gran amigo que el modelo escolar actual se encaja perfectamente en el sistema del fordismo…Las escuelas y colegios como una mera línea de producción, induciendo voluntades y deseos en los niños y preparándolos para trabajar en algún mercado para desarrollar alguna función mecánica, sin usar la razón, en lugar de desarrollar seres humanos pensantes, de pulgar opositor y tele-encéfalo altamente desarrollado (exacto, como en el documental Ilha das Flores). Pensando en la economía, otro modelo sería muy bien venido. En lugar de pensar en sacar ventaja del prójimo podríamos unir fuerzas para poder ayudar a cada vez más colectivos desfavorecidos. Las figuras de abajo intentan expresar estos principios de forma matemática:

Adan Smith

Adan Smith

borger&art

borger&art

 

 

 

 

 

En la primera figura vemos algunas líneas divergiendo, derivando de otras y creando nuevas, en la imagen de al lado observamos cómo una sinergia de ideas, pensamientos y actitudes llevan a un bien común potenciando esas acciones.

 

No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad

Afonso tiene un punto de vista interesante al respecto de la definición de la Comisión Bruntland: “las críticas más frecuentes están relacionadas al hecho de que una acción en el sentido recomendado por la Comisión implica una reforma estructural mundial y poco probable”. Sin duda es radical, si es o no poco probable el tiempo lo dirá, pero hoy en día podemos ya ver buenas y eficaces acciones sobre el tema alrededor del globo.
De las definiciones encontradas, una cosa es cierta: el medio ambiente necesita ser protegido y bien cuidado. Lo que es interesante, ya que las empresas extractoras se auto proclaman “sostenibles” (Petrobrás, Vale…). La sostenibilidad es mucho más que marketing, debería ser tenida como un valor, una forma de comercio justo y, por qué no, de vida. Con todo, la ambición, en la mayoría de los casos, no nos permite (com)partir y nos está alejando de la “s” de “sostenibles”.

El adobe: 10.000 años dando cobijo al ser humano

Muralla de Nínive

Muralla de Nínive. Photo by Fredarch

La ciudad documentada más antigua conocida, Çatalhöyük, en Anatolia, datada en el séptimo milenio a.C. presentaba sus construcciones típicas en adobe. Prácticamente todos los pueblos prehistóricos y las grandes civilizaciones asentadas en el sur de la región euroasiática utilizaban esta técnica de construcción como solución a sus necesidades de vivienda. Obviamente, en los tiempos que corren, estas soluciones se han desarrollado hasta el punto de convertirse en una técnica de construcción absolutamente regulada (el Código de Nuevo México destaca entre todas las regulaciones), integrada en un amplio sistema divulgativo de carácter global y que está empezando a alcanzar altas cotas de popularidad desde hace algunos años gracias al trabajo de difusión de colectivos, asociaciones e individuos ligados tanto a la permacultura como a la bioconstrucción y otros movimientos relacionados con la red de desarrollo sostenible. Aún teniendo en cuenta las notables diferencias que se derivan del paso diez mil años, el material (arcilla y arena básicamente) y la técnica de construcción siguen siendo en esencia los mismos.

Manhattan Desierto

Shibam (Yemen), el “Manhattan del Desierto”,

Podemos encontrar ejemplos de edificaciones y planeamientos de ciudades enteras basadas en el adobe en multitud de civilizaciones recorriendo la historia, desde la antigüedad. Son cientos los ejemplos de construcciones que aún se mantienen en pie, desafiando las construcciones de cemento y barro cocido predominantes en la actualidad, pero desgranamos aquí sólo algunos de los ejemplos más imponentes como son por ejemplo las famosas Murallas del Nínive (hacia el 3400 a.C.), una de las obras capitales de la arquitectura asiria.

Ya desde el 671 a.C. la maravillosa ciudad de Shibam (actual Yemen) con su majestuoso “Manhattan del Desierto”), lleva acometiendo estoicamente los ataques provocados por la inevitable erosión.

Ya en Latinoamérica y en una etapa posterior (aproximadamente entre los siglos I y II d.C.), encontramos la inevitable Pirámide del Sol y La Luna, en la ciudad de Trujillo, Perú.

 

Aún teniendo en cuenta las notables diferencias que se derivan del paso diez mil años, el material (arcilla y arena básicamente) y la técnica de construcción siguen siendo en esencia los mismos.

Piramide del Sol por la Rebelion de los tornillos

Piramide del Sol por la Rebelion de los tornillos

No podemos olvidarnos, ya en el siglo XII, de la aportación que los árabes hicieron en la Península Ibérica con la introducción del adobe y la taipa como técnicas y modelos de construcción y decoración. Podemos encontrar un espléndido ejemplo en las murallas exteriores de la mítica Alhambra de Granada, España.

Una técnica regulada

En definitiva, una técnica basada fundamentalmente en la estabilidad de sus muros y unas reglas específicas en las que coinciden prácticamente todos los códigos y regulaciones vigentes al respecto y que pueden resumirse en las siguientes:

  • Selección de un “suelo” adecuado (material que se utilizará para hacer la mezcla con la que fabricaremos los adobes)

  • Dimensiones de la construcción adecuadas y, en consecuencia, selección de un adobe proporcional a las mismas

  • Estabilización de la mezcla (con paja, cemento, restos orgánicos de animales…), si procediese

  • Proceso de mezclado, moldeado, secado y almacenaje correcto (dependerá de las condiciones climáticas del lugar y de la composición de la mezcla)

  • Adecuada cimentación, utilizando materiales impermeables.

  • Muros proporcionados (ancho de la pared, alturas, ventanas y puertas) y amarrados entre sí

  • Tejados amplios y ligeros (generalmente a una o dos aguas), protegiendo las paredes de la lluvia

  • Revoque y enlucido de protección (también de barro).

  • Encalado

 

Parte de la Muralla Este de la Alhamabra de Granada, construida usando la técnica del “tapial” o tierra prensada Por J. Merelo

Parte de la Muralla Este de la Alhamabra de Granada, construida usando la técnica del “tapial” o tierra prensada
Por J. Merelo

Siguiendo estos preceptos, ha resurgido el uso del adobe y sus derivados como soluciones que se encajan perfectamente dentro del marco económico de muchas poblaciones donde sus habitantes no pueden costearse el precio de una vivienda con materiales prefabricados o “al uso”. La acción de muchas organizaciones, proyectos, instituciones y personas que desarrollan una profusa actividad dentro del mundo de la bio-construcción ha posibilitado que muchas de estas estructuras se hayan convertidos en creativos ejemplos de cómo utilizar los materiales que el entorno natural nos ofrece para construir viviendas seguras, funcionales, naturales, con un coste mínimo y con una serie de ventajas intrínsecas al material, la tierra, que no pueden encontrarse en las construcciones de cemento y barro cocido o materiales derivados del petróleo. Algunos ejemplos son el Proyecto Cidep, en Córdoba (Argentina), la asociación Construterra en Madrid (España) o el Proyecto Casa de Barro, en Arraial D’Ajuda, Bahia, Brasil, pero son cientos los proyectos en marcha en la actualidad, la mayoría de ellos con excelentes resultados.

una técnica basada fundamentalmente en la estabilidad de sus muros y unas reglas específicas en las que coinciden prácticamente todos los códigos y regulaciones vigentes al respecto

Para terminar, no podemos olvidar las soluciones que el barro ofrece a la hora de decorar, amueblar y dar cualquier acabado a nuestra casa, pero de este tema hablaremos más en profundidad en otros artículos. Simplemente queremos dejaros una muestra de lo que se puede hacer con barro, desde muebles a relieves, pasando por el propio suelo de la vivienda.

Hugo Cano (larutanatural) Y "Pelé" construyendo en Casa de Barro, Arraial D'Ajuda, 2011

Hugo Cano (Larutanatural) y “Pelé” construyendo en Casa de Barro, Arraial D’Ajuda, Brasil. Foto by J. Sola. 2011

Así que ya sabéis, el adobe es una magnífica opción tanto por sus propiedades (ver artículo relacionado) como por su bajo coste. Piensa en ello a la hora de acometer la construcción de tu casa. Es definitivamente una buena alternativa que debes investigar y desde Larutanatural nos ponemos a tu disposición para asesorarte en cualquier duda que tengas.