Archivo de la etiqueta: ecología

Jardin Rue Fessart

La envidiable experiencia de los “jardín partagé” de París.

Pasear por una gran capital como París y encontrarse un trocito de tierra cultivada por los vecinos del distrito en ese espacio que ha quedado sin edificar entre los lujosos edificios de estilo hausmaniano no es algo extraño para sus habitantes, pero sí para los extranjeros que no comprendemos este tipo de espacios. El primero que aciertas a encontrar te sorprende y agrada a la par, pero según vas descubriendo más en enclaves diferentes que plagan la ciudad te preguntas cómo surgen y desarrollan estas zonas verdes.

Se llaman “jardín colectivo” (community garden en inglés y jardín partagé en francés) y se describe como un espacio verde público organizado y cuidado por un equipo de amigos o vecinos agrupados en una asociación, que decide convertir una zona residual y olvidada de su barrio en un lugar de encuentro social y cultural.

La idea de agruparse para utilizar las tierras de forma colectiva se remonta a la Edad Media. Históricamente, la población que vivía periodos de guerras y épocas de crisis económicas se apropiaban de terrenos abandonados para  generar  una gestión agraria común y poder subsistir alimentándose de lo que la tierra les daba.

Green Guerrillas

El concepto contemporáneo de este tipo de colectivos tiene su origen en los community gardens de Nueva York a comienzos de los años 70 (1973). El impulsor de esta idea fue la artista neoyorquina Liz Christy y su grupo de amigos, cansados de la decadencia urbana de la ciudad, decidieron actuar de forma muy simbólica: tiraban semillas junto a las vallas de las parcelas libres, conocidas como seed bombing o reforestación aérea, plantaban girasoles en las medianas de los bulevares y ponían macetas con flores en los edificios abandonados.

Tras estas pequeñas actuaciones puntuales, decidieron intervenir a mayor escala: donde había una parcela vacía ellos veían un jardín colectivo. Pronto se les unió gente entusiasta con ganas de colaborar y compartir su sabiduría, consiguieron el apoyo de los comercios vecinos que les donaban plantas y semillas, y así se creó el primer jardín de estas características The Bowery Houston Farm and Garden en Nueva York.

Fundaron el movimiento “The Green guerrillas” bajo la idea de utilizar la jardinería en equipo como medio para reclamar el paisaje urbano, estabilizar los bloques de viviendas y conseguir que la gente trabaje conjuntamente, apoyándose unos en los otros. La asociación rápido se expandió llegando hoy en día a más de 600 zonas verdes como ésta en la ciudad de Nueva York y miles de huertos comunitarios en toda Norteamérica.

Modelo Europeo: París

Este nuevo modelo americano de apropiación y utilización de aquellos espacios condenados al olvido y deterioro con el paso del tiempo, se exportó por diferentes países europeos como Suiza o Alemania, pero especialmente en Francia donde en 1997 se crea el primer jardín partagé en la ciudad de Lille. La expansión urbana había acabado con las pequeñas parcelas privadas de cultivo en sus afueras, ahora colonizadas por bloques de viviendas colectivas y espacios urbanos condenados al abandono y desuso. El ciudadano consciente de ello reclamaba volver recuperar el campo dentro de la ciudad, sin fines individuales, sino como una actividad en sociedad.

El movimiento “The Green guerrillas” bajo la idea de utilizar la jardinería en equipo como medio para reclamar el paisaje urbano, estabilizar los bloques de viviendas y conseguir que la gente trabaje conjuntamente, apoyándose unos en los otros fue el creador del primer jardín colectivo urbano, en 1973 crearon The Bowery Houston Farm and Garden en Nueva York.

En este contexto, la ciudad de París había puesto en marcha un plan para reducir un 25% las emisiones de gases con efecto invernadero generando una estrategia de adaptación al cambio climático que incluía la creación de espacios verdes en tejados y paredes, jardines colectivos, etc. Organizando toda la reglamentación para poderlos llevar a cabo.

El primer paso de un grupo de personas u organizaciones locales que quiere encargarse de crear un jardín colectivo es establecerse como asociación. Podemos tener elegido con anterioridad el lugar a rehabilitar o informarnos de que espacios públicos nos propone el ayuntamiento para revitalizar. Nuestro jardín colectivo puede ser un espacio verde municipal, un terreno privado abandonado, sobre un edificio de viviendas o equipamientos urbanos, etc. Es muy importante recopilar toda la información sobre la parcela a través del Plan General de Ordenación Urbana y el catastro.

El colectivo que dirige el jardín se tiene que comprometer a llevar a cabo una gestión ecológica sin pesticidas ni abonos químicos y preservando la biodiversidad de dicho lugar, abrir el espacio al público al menos dos días por semana, publicar los horarios y actividades que en él se realicen y celebrar por lo menos un acto público por temporada.

Tras organizarnos como asociación y encontrar el lugar adecuado hay contactar con el equipo de Main Verte, que se encargan de la dirección de los espacios verdes y medio ambiente así como el desarrollo de estos proyectos. Es muy importante que nuestra idea se adhiera a la carta de la Main Verte, un programa creado por la villa de París que engloba los jardines colectivos, pedagógicos, de inserción u otros, dónde el único requisito para ser admitido es que sea resultado de un colectivo y sostenible.

Nuestro proyecto se debe formalizar por escrito exponiendo la motivación de la asociación, las actividades que se van a realizar en el jardín (de sensibilización como visitas y presentaciones, de descubrimiento de nuevas técnicas, culturales como representaciones teatrales al aire libre, que promuevan la participación local como el día del jardín, etc.) y el presupuesto. Se puede financiar solicitando una subvención a la junta de distrito, la colaboración de una empresa privada o de la co-propiedad. También existe una red de trueque entre los diferentes jardines colectivos para intercambiar material, semillas, etc.

El colectivo que dirige el jardín se tiene que comprometer a llevar a cabo una gestión ecológica sin pesticidas ni abonos químicos y preservando la biodiversidad de dicho lugar, abrir el espacio al público al menos dos días por semana, publicar los horarios y actividades que en él se realicen y celebrar por lo menos un acto público por temporada.

Es indispensable dar a conocer el nuevo espacio en el barrio, organizando una campaña de comunicación y sensibilización, presentando el proyecto, haciendo debates, cursos de jardinería para niños y adultos, etc. El éxito del proyecto está en integrar a la todo tipo de vecinos y hacer partícipes del lugar a las asociaciones, centros culturales, escuelas y comerciantes del barrio, generando que el jardín sea parte de la identidad de la zona.

Los objetivos de un jardín colectivo se resumen en:

  • Reunir gente de todas las edades, razas y condiciones sociales
  • Realizar una actividad al aire libre
  • Poner al día y compartir nuestros conocimientos y gustos
  • Desarrollar nuestra habilidades como jardineros
  • Recoger frutas y verduras más frescas y ricas que las que podemos encontrar en el supermercado
  • Perdurar la tradición agrícola y contemplar la belleza de la naturaleza en medio de la ciudad.

Si individualmente queremos colaborar en este tipo de proyecto, la ciudad de Paris pone a su disposición un mapa con todos los jardins partagés en su web. Normalmente buscaremos un espacio dentro de nuestro barrio informándonos en la Junta de Distrito o visitando en persona el lugar. Normalmente se pone a disposición del público parcelas de pocos metros cuadrados por un precio de alquiler de 10 a 20 euros al año.

Los jardines colectivos nos ofrecen la posibilidad de caminar a través de la naturaleza en mitad de la ciudad, pero también a reconectar con la jardinería y plantación de hortalizas. Tendremos la posibilidad de compartir consejos y técnicas, perpetuando así la tradición y generando un lugar de intercambio cultural. Además, estos jardines se consideran como espacios de experimentación social, artístico y ambiental, un lugar único donde compartir y conocer experiencias a la vez que recolectamos nuestros propios productos ecológicos.

 

La Ruta de la Bioconstrucción

A lo largo del pasado año 2012 echaba a andar BIOURB. En realidad, este acrónimo viene a representar un proyecto muy ambicioso denominado “Diversidad bioconstructiva transfronteriza, edificación bioclimática y su adaptación a la arquitectura y urbanismo moderno.” Con el apoyo y el aval de la UE y la cofinanciación del FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) y el POCTEP (Programa de Cooperación Transfronteriza España – Portugal), el proyecto está  regido por un Consorcio que cuenta con 7 beneficiarios o socios que son los que desarrollan el mismo, siempre a través de la coordinación del Ente Nacional de la Energía (Figura 1; fuente BIOURB).

Consorcio BIOURB Fuente: biourb.net

Figura 1. Consorcio BIOURB
Fuente: biourb.net

 

Este proyecto es uno de los impulsos más ambiciosos en materia de educación medioambiental y turismo sostenible que se ha desarrollado hasta la fecha en la Península Ibérica y está centrado en la consecución de un modelo de construcción más eficaz, inteligente, energéticamente saludable y sostenible e infinitamente más económico. BIOURB nace con la intención de generar un profundo cambio en la forma de entender la vivienda, tanto en su habitabilidad como en su funcionalidad, para llegar a un modelo bioclimático que aúne las características mencionadas anteriormente y no suponga un impacto medioambiental elevado. Dicho modelo debe desarrollarse disminuyendo la demanda energética de los edificios a todos los niveles y poniendo en valor la Diversidad Bioconstructiva y el Patrimonio Bioclimático transfronterizo de la zona Castilla y León – Norte de Portugal.

María del Puy Domínguez, EREN, explicaba durante las jornadas finales de las Exposiciones Itinerantes de Biodiversidad Constructivas celebradas el Martes 25 de Junio en la localidad de Trebanca (Salamanca), que los contenidos del programa enmarcado en esta empresa pasan por “el estudio de soluciones técnicas destinadas a la eficiencia bioclimática de edificios especialmente interesantes por esto, aprender a identificarlos, la capacitación de profesionales del sector en materia bioclimática y de gestión de recursos y la elaboración de manuales técnicos(…)”. Otro de los objetivos específicos perseguidos es la estandarización y regulación de los procedimientos, métodos, certificaciones y técnicas de bioconstrucción. Por ello, se busca establecer un método único de análisis de clima urbano que pueda aplicarse a la hora de diseñar asentamientos y la elaboración de nuevos procesos de certificación de eficiencia energética para los edificios de la región transfronteriza entre España y Portugal.

En este sentido una de las ideas más revolucionarias que aporta BIOURB se enmarca dentro del sector del Turismo Sostenible, tan en alza en los últimos tiempos. Una oferta turística basada en la educación, respetuosa con el entorno, que fomenta la economía local y la relación con las gentes de la comarca, enfocada para que repercuta en el beneficio de la comunidad y con el objetivo de asentar un cambio en lo modelos de habitabilidad y convivencia con el entorno natural.

Se trata de 4 Rutas Turísticas que recorren diferentes localizaciones de la geografía luso-española identificando construcciones de alto valor ecológico y de estudio del comportamiento bioclimático; bioconstrucciones en definitiva realizadas con las más variopintas técnicas. Obedeciendo a criterios de proximidad geográfica y transnacionalidad, los 4 itinerarios atraviesan 20 puntos de interés con sus respectivas placas explicativas donde el “turista” puede encontrar amplia información tanto de las soluciones bioclimáticas generadas y aprovechadas como de las diferentes técnicas y materiales utilizados en la construcción de los edificios y estructuras.

 Los contenidos del programa enmarcado en esta empresa pasan por “el estudio de soluciones técnicas destinadas a la eficiencia bioclimática de edificios especialmente interesantes por esto, aprender a identificarlos, la capacitación de profesionales del sector en materia bioclimática y de gestión de recursos y la elaboración de manuales técnicos…

 

De cada emplazamiento se ofrece una completísima información tanto técnica como cultural y socio-geográfica. Desde la climatología, pasando por la llamada “trama urbana” (localización y orientación de las calles, fotografías, referencias y una detallada relación de los materiales, técnicas y especificaciones encontrados en las bioconstrucciones estudiadas en el punto de interés en cuestión. En el documento tampoco faltan numerosas fotografías y las medidas exactas de cada estructura. No puede faltar el contexto histórico-cultural de cada lugar para completar el cuadro.

Tomando como ejemplo una de las 4 propuestas, destacaremos algunos de los lugares que puede disfrutar todo aquél que se anime a participar en estas Rutas Guiadas por profesionales del ramo.

Itinerarios

La primera de estas rutas nace en el municipio de San Felices de los Gallegos, Salamanca, con sus casas de pizarra y granito, a veces mezcladas con adobe. De ahí pasamos, aún en Salamanca, a Ahigal de los Aceiteros, conocido desde antiguo por sus almazaras, donde encontramos maravillosos acabados en madera y barro. La Redonda y La Fregeneda son los dos últimos pueblos de Salamanca que nos deleitan con sus caseríos de piedra y pizarra engarzada en granito.

Ya en Portugal entramos en Freixo de Espada, en Bragança. Aquí hay paredes vegetales, invernaderos adosados construidos con material reciclado (botellas PET). Después Legoaça, para acabar en Bruçó después de 93 kilómetros de recorrido en alrededor de 2 horas. Magníficos suelos empedrados alfombran prácticamente todas las calles de estas pequeñas pedanías portuguesas.

Si quieres asistir a cualquiera de las Rutas no dudes en ponerte en contacto con BIOURB para pedir todos los detalles:

Proyecto BIOURB
Avda. Reyes Leoneses, 11

24008 León

Teléfono: +34 987849393

eren@jcyl.es

info@biourb.net

Trabajadores de La Cooperativa "La Esperanza", Buenos Aires (Argentina)por Matias Benedetto

El renacer de la consciencia ecológica II: El nuevo consumidor y las nuevas alternativas

Si en la primera parte de este reportaje pasábamos revista a algunas de las manifestaciones de este “renacer de la consciencia ecológica” tales como la permacultura o la bio-construcción, aquí pasaremos analizaremos otros aspectos no menos importantes como son el consumo de productos ecológicos o los sistemas de cooperativismo social.

El consumo de productos ecológicos y biológicos se está generalizando, y esta tendencia se percibe incluso en las grandes cadenas de distribución y supermercados. Son varios los motivos que llevan a un consumidor a cambiar sus hábitos de consumos. La sociedad es cada vez más consciente de lo que consume y se preocupa por la procedencia de los alimentos. El aumento continuo del consumo de productos ecológicos en España (según el estudio del comportamiento del consumidor realizado por la Universidad de Jaén) se debe a factores sociodemográficos y económicos. El tipo de demanda viene dado por los distintos modelos de distribución. Esta tendencia se da tanto en países desarrollados como en países pobres.

El principal consumidor mundial de productos ecológicos es EEUU, seguido del mercado europeo. Los países que más consumen productos de este tipo dentro de la UE son Alemania, seguido de Francia, Reino Unido, e Italia. También debemos destacar a Canadá. En términos de consumo per capita los países que más destacan son Suiza, Dinamarca, Suecia, Alemania, Reino Unido e Italia. España se encuentra en tercera posición dentro del grupo de países productores que más superficie destina a la Alimentación Ecológica en Europa y es el noveno país productor mundial.

Me pregunto, ¿qué sentido tiene trasladar un producto tan común como una manzana desde el otro hemisferio por muy ecológico que sea?

Aunque el nivel de consumo en España está aun muy alejado de los países del centro y del Norte de Europa, el 35% de los productos eco que se consumen en Europa proviene de España. La creciente producción de alimentos ecológicos en España y la aún escasa demanda hace que el 80 o 90% de esta producción se destine a los mercado exteriores. No obstante, las estadísticas más recientes (Estudio Ecovalia, Asociación Valor Ecológico) demuestran que a pesar de la crisis el consumo de productos ecológicos ha aumentado en España desde 2011 prácticamente un 7%.

Ecovalia en Biocultura Valencia 2013 por LarutanaturaL

Ecovalia en Biocultura Valencia 2013 por LarutanaturaL

Los factores y variables del comportamiento “ecológico” o “no ecológico” vienen determinados por la edad, el nivel de renta, de estudios, de clase social y de distribución demográfica. Así, hay un mayor grado de consumo ecológico dependiendo de:

  • Edad,
  • Núcleo urbano o rural,
  • Renta o status social,
  • Nivel de educación.
  • Pero es una tendencia generalizada donde las variables que más influyen son al fin y al cabo las psicográficas y de conocimiento medioambiental.

Como hemos dicho, son varios los motivos que llevan a un cambio en los hábitos de consumo, desde un aumento de la consciencia por el entorno, a una mayor preocupación por la calidad o por los procesos de producción. Según cuál es la preocupación o el enfoque  encontramos distintas empresas y cooperativas que centran sus esfuerzos en la producción de alimentos,  ya sean:

  • Productos Ecológicos, que no utilizan químicos, pesticidas o aditivos artificiales.
  • Productos Directamente Orgánicos (a veces denominados “Biológicos”), que además tienen un respeto hacia el entorno y medio ambiente.
  • Productos del Comercio justo, centrados en respetar los derechos de los implicados en la cadena de producción y distribución.
  • Productos de Proximidad, con sistemas de distribución cercana y de productos de temporada, que reducen el petroleo/gasolina contenido en el producto y en el precio final o la energía utilizada en su producción.

Para ejemplo, una anécdota. En el Albert Heijn, una de las cadenas de supermercados más importantes de Holanda, puedes encontrar unas manzanas ecológicas fantásticas que vienen de Nueva Zelanda. Me pregunto, ¿qué sentido tiene trasladar un producto tan común como una manzana desde el otro hemisferio por muy ecológico que sea?

En lo que se refiera a alimentación, cada vez hay más iniciativas que se centran en estos aspectos. Con esta misma filosofía nacen los huertos urbanos, que cada vez más encuentran su espacio en la ciudad, hasta el punto que han crecido en un 5% en los últimos 5 años. También hay que destacar otros ejemplos como es la integración de estas actividades en las escuelas (como lo demuestra el reciente Concurso de Huertos Ecológicos de Escuelas Primarias y Secundarias), o la integración de la horticultura también entre la gente mayor y gente con dificultades de expresión o motriz que han encontrado en la actividad agraria una terapia que estimula el desarrollo humano.

Bitcoins físicas (moneda fuera del sistema) por Zach Copley

Bitcoins físicas (moneda fuera del sistema) por Zach Copley

De esta misma forma nacieron las primeras cooperativas a mediados del siglo XIX (Owen), cuando la revolución industrial y el capitalismo alcanzan su máximo apogeo. En ese mismo tiempo se experimentan con nuevos sistemas de producción; ya sea la producción en cadena o presentando nuevos modelos de ciudades productivas autosuficientes como eran las colonias o inclusive los kibutz judíos. Las cooperativas nacen como una alternativa al capitalismo puro, en un principio sin embargo con el objetivo de formar agrupaciones para el abastecimiento de las materias primas, o el abaratamiento de los costes sin variar los métodos y procedimientos de producción. El corporativismo se aplica en todos los sectores: Agricultura, Minería, Industria, Construcción, Venta y Servicios. La primera cooperativa en España apareció en 1956.

La creciente producción de alimentos ecológicos en España y la aún escasa demanda hace que el 80 o 90% de esta producción se destine a los mercado exteriores. No obstante, las estadísticas más recientes (Estudio Ecovalia, Asociación Valor Ecológico) demuestran que a pesar de la crisis el consumo de productos ecológicos ha aumentado en España desde 2011 prácticamente un 7%.

El principio de la empresa cooperativa es la eliminación del lucro del accionista o unidad empresarial en beneficio del productor en proporción al excedente creado y por el bienestar de los asociados. La finalidad de la cooperativa es contribuir al cambio económico y social, buscando la creación de riqueza partiendo de una mejora de los medios de producción y en busca del bienestar de los asociados. Por esto último, la cooperativa pone énfasis en la formación de los socios y el intercambio de información, erradicando así el individualismo y eliminando la competencia proporcionando una mayor diversificación. Las relaciones entre socios deben ser de igualdad y con los mismos derechos. Se aplica la regla de proporcionalidad o equidad. Mientras que las ganancias en la empresa tradicional son proporcionales al capital invertido, haciendo así más rico al rico, en la cooperativa los beneficios se reparten en proporción a las operaciones que cada uno ha realizado: quién más produce, más comercializa y más gana. La agrupación no sólo debe tener un sentido económico sino también social.

No obstante, el objetivo de la asociación corporativa puede variar mucho de una asociación a otra, dependiendo de las relaciones que se establezcan, ya sea con objetivos legales, fiscales, contables, de gestión comercial, administrativa o logística.

Unos de los grandes ejemplos hoy en día es Empresas Mondragón, que a pesar de tratarse de una asociación cooperativa ha sido premiada como una de las empresas mas competitivas y con mayor beneficio a nivel mundial, beneficio que revierte tanto en la empresa como en la sociedad. Al otro lado del charco, en Buenos Aires (Argentina) la Cooperativa “La Esperanza” se ha convertido en todo un paradigma. que se dedica a la fabricación de productos de extracción y ventilación de aire, tales como purificadores, extractores y ventiladores. Se conformó en agosto del 2009 después de quebrar la empresa CLER. Allí, 8 de los trabajadores que han estado ligados al proyecto desde los inicios han lanzado su propia marca: Laes.

Para más información acerca de cómo crear una asociación cooperativa podéis consultarnos directamente a través de nuestra red Asesoramiento.

El Salón Alimentaria en España, líder en toda Europa, es un ejemplo más de cómo los productos ecológicos han ido en aumento los últimos años: crecieron en 2009, en plena crisis, un 11% en cuota, suponen 200 empresas y un total de 454 millones de euros de facturación anual.

A continuación también encontraréis un listado de las 10 ferias más importantes ecológicas a nivel peninsular:

Unos de los grandes ejemplos hoy en día es Empresas Mondragón, que a pesar de tratarse de una asociación cooperativa ha sido premiada como una de las empresas mas competitivas y con mayor beneficio a nivel mundial, beneficio que revierte tanto en la empresa como en la sociedad.

Antes de acabar, quisiera destacar ciertas iniciativas que ponen de nuevo de relieve estos cambios de paradigma que estamos viviendo. La crisis ha impulsado nuevas formas de comercio o intercambio basadas en la creación de divisas desligadas de los mercados y de los intereses económicos. En los últimos años han aparecido varios ejemplos de la llamada Moneda Social o Divisa Social. Lo importante de estas monedas es la filosofía que las conforma, así su valor real no se basa en la reserva de oro o el bien natural que los soporta, sino en el valor intrínseco del objeto que se intercambia o comercializa. La primera divisa virtual en aparecer fue en Suiza y se conoce con el nombre de WIR (www.wir.ch). Son muchas las monedas virtuales y todas tienen el mismo fin, desligarse de los bancos. Un ejemplo más es el Bitcoin, o moneda de Bristol, o el Res que es una moneda en Bélgica (www.res.be) que ya puede utilizarse en Francia o en Catalunya. La Social Trade Organization (STRO), una organización holandesa que puso en circulación una divisa de conciencia ecológica y mayor ética social, así ha creado el primer software y plataforma bancaria libre del mundo http://www.cyclos.org. El Ecosol es otra moneda virtual de creación para el mercado catalán, creada con el soporte de STRO.

Son muchas las iniciativas que buscan crear sinergias, espacios, ofertas, posibilidades, foros y otros soportes destinados a crear entornos físicos y político-organizativos de convivencia y relaciones sostenible a nivel económico, social y humano. Os animamos a conocerlas y a investigar sobre ellas y esperamos que estos dos artículos os sirven de base para ello..

Container Home por Javic

El renacer de la consciencia ecológica I: Los Nuevos Modelos Sostenibles

Definitivamente el mundo en el que hemos estado viviendo se ve impulsado a una transformación de sus modelos, estructuras y relaciones sociales. El cambio es indudable y se ha visto acelerado en los últimos años por la obsolescencia de unos modelos en crisis y una estratificación más acusada de las clases sociales. La sociedad busca nuevos modelos y paradigmas más justos con el entorno y con el propio ser humano. Este artículo quiere presentar algunos ejemplos de quién está llevando la voz cantante en estas transformaciones y cómo podemos ayudar a impulsar estos cambios desde nuestros pequeños prismas personales cotidianos.

La crisis social, humana y financiera está transformando las estructuras en varios ámbitos. Así como la crisis y la “burbuja inmobiliaria” han provocado un cambio en los modelos de vivienda/hipoteca; crisis, el paro y los problemas económicos están transformando la sociedad en los modelos de consumo. El auge en los productos ecológicos, sostenibles, de proximidad o el comercio justo, el aumento de los huertos urbanos que recuperan espacios de la ciudad o el auge de la Permacultura son tan sólo un ejemplo. Se está poniendo en entredicho la base del sistema, se buscan alternativas de producción, asociación o distribución como pueden ser los modelos de cooperativas o incluso la aparición de nuevos sistemas de pago o intercambio, con divisas desligadas de los fondos monetarios (monedas solidarias).

Residencia de Estudiantes. Amsterdam West by Lilie Bloem

Residencia de Estudiantes. Amsterdam West by Lilie Bloem

En los últimos 15 años, y ya durante el pico máximo de la burbuja inmobiliaria, empezaron a surgir alternativas al tocho o ladrillo cocido hueco convencional y a la hipoteca como modelo de “solución al acceso a la vivienda”. Los materiales sustitutivos del tocho son varios y las alternativas han ido ampliándose con los años. Un ejemplo original y creativoson las construcciones que parten del reciclaje de viejos contenedores de transporte de mercancías, modificados hasta sus últimas consecuencias y convertidos en modernas casas domóticas que utilizan energías renovables de distinta procedencia y cuentan sistema de eficiencia energética, reciclado de agua o compostaje.

Tenemos ejemplos de este tipo de construcciones impulsadas desde los gobiernos,  es el caso de la residencia de estudiantes en Amsterdam o la Tate Gallery de Londres. Los arquitectos, conscientes de los cambios sociales, también se están adaptando a la utilización de materiales reciclados. La última feria de arquitectura de Milano (Greenbuilding, International Exhibition and Conference on Energy efficiency and Sustainable Architecture) tenía ya un salón dedicado a este tipo de construcciones.

Aquí presentamos una lista de ferias internacionales relacionadas con las construcción o la sostenibilidad.

Crisis, el paro y los problemas económicos están transformando la sociedad en los modelos de consumo. El auge en los productos ecológicos, sostenibles, de proximidad o el comercio justo, el aumento de los huertos urbanos que recuperan espacios de la ciudad o el auge de la permacultura son tan sólo un ejemplo.

Son muchos los materiales que se pueden utilizar en la construcción ecológica o bioconstrucción y las alternativas son cada vez mayores año tras año. Así encontramos construcciones que utilizan la madera (natural o reciclada, como los pallets), o bien la paja ignífuga tratada para la construcción, así como la lana también tratada (utilizada como aislante en las paredes), el adobe y las construcciones de barro tradicionales, la piedra utilizada tanto para revestimiento como para levantar muros de piedra seca (ya sean de la forma tradicional o con varillas de encofrado que facilitan el empleo de la técnica). También se utilizan materiales de reciclado o que no son bio-degradables como plásticos o polímeros (botellas recicladas o neumáticos de caucho, los llamados Earthships).

Son tantas las opciones, que en este caso una imagen vale más que mil palabras:

En estas construcciones se optimizan los recursos y se prioriza el ahorro. Encontramos numerosas opciones de captación de energía a través de sistemas que no utilizan combustibles fósiles, de energía renovable (placas solares de captación de energía o sistemas de calentamiento de agua; molinos de viento; sistemas hidráulicos como los sistemas tradicionales de molino o con la utilización de arietes; gases procedentes de purines o biodigestores, etc…), o de ahorro energético a través de sistemas de aislamiento.

earthship by lisa haneberg (via Flickr.com)

Earthship by Lisa Haneberg (via Flickr.com)

El respeto por el medio ambiente es importante, no sólo en el autoabastecimiento o autosuficiencia energética sino, también, en el cuidado de los residuos producidos. Vemos así sistemas de filtrado de agua con sistemas naturales y filtros de arena y vegetación o baños secos que producen compostaje.

La especulación y el agotamiento de las fuentes de ciertos combustibles fósiles, la consciencia de la obsolescencia de los materiales o el desarrollo sostenible hace que cada vez se vea con menos reticencia la reutilización de materiales reciclados. Hay numerosas iniciativas, desde el reciclaje de tapones de plástico con distintos fines, hasta la creación de instrumentos musicales u otros objetos a partir de materiales reciclados.

Contenedor de mercancías adaptado y reciclado para uso de vivienda. Lugar de la fotografía.  Arizona,-USA-by-Glamour-Schatz

Contenedor de mercancías adaptado y reciclado para uso de vivienda.

En estas construcciones se optimizan los recursos y se prioriza el ahorro. Encontramos numerosas opciones de captación de energía a través de sistemas que no utilizan combustibles fósiles

La consciencia social también está desarrollando nuevas opciones de ahorro y un mayor respeto hacia el medio ambiente en otros campos. La crisis está recuperando formas viejas de consumo, más responsables. Hay una creciente toma de conciencia por parte del consumidor y de las Administraciones con la seguridad alimentaria y los problemas medioambientales. El consumidor está también más preocupado por la calidad de lo productos cultivados a gran escala y el pensamiento único y homogeneizador impulsado por las grandes distribuidoras de productos a gran escala. La biodiversidad alimenticia está decreciendo; según las Naciones  Unidas, durante el S.XX, el 90% de las variedades agrícolas están dejando de ser utilizadas, además el 75% del alimento del mundo está en manos de 4 empresas, que en términos numéricos significa que 3 de cada 4 semillas pertenecen a Monsanto, DuPont, Syngenta, y Groupe Limagrain. Por esta razón hay cada vez más bancos de semillas con intención de recuperar especies vegetales que por razones de mercado han sido dejadas de lado hasta al punto de ponerlas al borde de extinción.

El primer banco de semillas en España se creó hace 40 años. En España existen principalmente tres bancos nacionales de germoplasma de hortícolas. Dos de ellos, en Valencia y Zaragoza, son bancos activos: dan y reciben semillas. El de Alcalá de Henares, sin embargo, es un centro de base, quiere decir que su misión es exclusivamente la de conservación. Tenemos, el Centro de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana de la Universidad Politécnica de Valencia (COMAV), el Centro de Recursos Fitogenéticos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), ubicado en la finca La Canaleja en Alcalá de Henares y el Banco de Germoplasma Vegetal de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid. En el INIA se guardan duplicados de seguridad de todas las colecciones activas de semillas de la red española.

También podéis consultar este artículo de gran interés acerca de todos los bancos mundiales de semillas:

http://loquepodemoshacer.wordpress.com/2010/09/03/construye-tu-propio-banco-de-semillas/

En el siguiente post hablaremos del nacimiento de una industria: los productos ecológicos, y de sus consumidores.

Hasta pronto

Por Scpetre

Desciende el número de aves electrocutadas en España

En Enero del año 2006 la entonces ministra de Medio Ambiente, la “socialista” Cristina Narbona, presentó un plan destinado a frenar la sangría de aves electrocutadas en las torretas y tendidos eléctricos españoles. Aunque el borrador contó desde el comienzo con el beneplácito de la Comisión Nacional de la Naturaleza y de la Comisión Nacional de Energía, las aves tuvieron que esperar hasta el año 2008 para ver este borrador convertido en Real Decreto. Un decreto “que llega 20 años tarde” en palabras de Miguel Ferrer, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Quizá se refiere Ferrer al millón de pájaros y aves que, según datos de la Sociedad Española de Ornitología, estaban muriendo electrocutados justo 1 año antes, en 2007, achicharrados en las estructuras de cableado eléctrico que recorren prácticamente todos los paisajes de nuestra geografía.

 Quizá esté también en la memoria de Ferrer al hacer esa afirmación un dato escalofriante que deja patente la importancia de proteger a las aves, y por extensión, a todos los animales, de las consecuencias de la industrialización desmedida del homo sapiens sapiens: en 1987 el 80% de las águilas imperiales muertas en España, se estimaba que lo hacían a causa de accidentes con los cables del tendido eléctrico, así lo afirma en un libro de reciente publicación (“Aves y tendidos eléctricos: del conflicto a la solución”), en el que Ferrer, investigador en la Estación Biológica de Doñana y presidente de la Fundación Migres, detalla cómo España “ha sido pionera en la resolución de un problema que hace apenas veinte años parecía completamente irresoluble”. Y es que, en términos generales, y siempre según el CSIC, al que pertenece Ferrer, las mejoras en tendidos eléctricos han conseguido reducir en un 80 % la mortalidad de las aves en España, lo que supone evitar la muerte por electrocución y colisión de 15.000 ejemplares al año.

 En 1987 el 80% de las águilas imperiales muertas en España, se estimaba que lo hacían a causa de accidentes con los cables del tendido eléctrico

De hecho, en 2006, Alejandro Sánchez, director ejecutivo de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) enumeraba el problema de los tendidos eléctricos como uno de los más importantes en el proceso de desaparición de muchas especies de aves en nuestro país, después de la destrucción del hábitat autóctono, las especies invasoras y los venenos usados para ahuyentarlas o proteger las cosechas, por ese orden. En este sentido dicha asociación se apuntó un tanto providencial en el partido de la lucha contra la muerte indiscriminada de aves al verse aprobado por fin El Real Decreto 1432/2008 que protege a las aves contra la colisión y la electrocución. Esta ley establecía al fin una normativa clara sobre las llamadas “zonas de protección”, utilizadas para reproducción, alimentación, dispersión y de concentración local, donde ningún tendido podrá ser construido y aumenta la dotación económica destinada a tal fin (protección).

 

Independientemente del baile de cifras sobre aves muertas y especies extinguidas o en peligro de serlo pronto (como ejemplo decir que gigantes de la industria como Endesa o Red Eléctrica cifran en 30.000 los ejemplares defenestrados en 2005 mientras que la propia SEO/BirdLife hablaba de un millón en 2007), parece claro que tanto unos como otros están de acuerdo en que las medidas que se han ido adoptando paulatinamente han contribuido a disminuir notablemente un problema que amenazaba (y aún lo hace) a casi la mitad de las aproximadamente 450 especies diferentes de aves que tenemos en nuestro país, según Sánchez. Muchas de  estas especies están protegidas. Especial atención merece el tema de la avutarda, uno de los más damnificados por su gran tamaño.

El Real Decreto 1432/2008 que protege a las aves contra la colisión y la electrocución establecía al fin una normativa clara sobre las llamadas “zonas de protección”, utilizadas para reproducción, alimentación, dispersión y de concentración local, donde ningún tendido podrá ser construido y aumenta la dotación económica destinada a tal fin (protección).

Como siempre en estos casos, el ciudadano, el habitante de los parajes donde habitan estas maravillosas criaturas, debe ser el primer guardián de este tesoro. Debemos seguir exigiendo que se cumpla ley vigente y que las empresas continúen desarrollando medidas: siluetas de metal, alejamiento de las zonas de protección, señales espantapájaros…para no perder entre otros, a nuestro emblemático águila imperial que ha visto en los últimos años reducido su colonia a sólo 220 parejas, un 30% menos que hace 5 años, según datos del MAGRAMA.

 Por ello debemos seguir atentos y pasar a una segunda fase en la que medidas mucho más estrictas se contemplen, como el enterramiento de los tendidos en las zonas más susceptibles de colisiones y el desvío de las vías más peligrosas. Sólo así llegaremos a dar el paso definitivo para restablecer un equilibrio que los diferentes ecosistemas acusan, y de qué forma.

 

aterro - aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão - desperdicios, basura

Consumo Verde: El caso de Brasil.

CONSUMO VERDE: IDEAS Y PERSPECTIVAS

Sostenible y Consumo son dos palabras que rara vez van juntas. ¿Cómo se puede tener una actitud responsable y al mismo tiempo mantener el nivel de consumo? Dejar de consumir para muchas personas puede ser complicado, pero consumir productos que siguen algún tipo de criterio de sostenibilidad puede resultar una idea atractiva a la par que interesante.

 Bien es cierto que hoy es muy difícil (léase imposible) encontrar en los letreros informativos de los embalajes de los productos que consumimos información como la materia prima, cómo funcionan sus procesos de producción, datos referentes a los medios de transporte, cuál es la producción de CO2, gasto de energía utilizado en la producción, si se emplearon o no trabajadores infantiles o en régimen de esclavitud o semi-esclavitud, si sus trabajadores vivían cerca del lugar de trabajo o si la producción de las materias primas es local o afín. No obstante existen algunas empresas que muestran la procedencia de sus productos, como por ejemplo la empresa textil belga “Honest By”. Además de esto sería necesario ahondar en el concepto de eco-design para los embalajes y en el llamado “ciclo de vida” de los mismos.

Desde esta perspectiva, ¿qué podríamos denominar como producto verde o ecológico? Aquél que cumpliese con los requisitos siguientes:

  • Mínimo impacto o total reducción en la cadena de daños a la sociedad
  • Menos impacto o nulo impacto negativo sobre la salud de los consumidores
  • Respeto por los ciclos naturales de producción
  • Facilitado al mercado con el menor embalaje
  • Que utilice materiales reciclables y reciclados en su producción

Existen algunos estudios sobre el tema, como éste del Magrama (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) sobre el consumo de productos ecológicos entre los años 2005 y 2007 en España.

 Es muy difícil (léase imposible) encontrar en los letreros informativos de los embalajes de los productos que consumimos información (…) cuál es la producción de CO2, gasto de energía utilizado en la producción, si se emplearon o no trabajadores infantiles o en régimen de esclavitud/semi-esclavitud, si sus trabajadores vivían cerca del lugar de trabajo o si la producción de las materias primas es local o afín

En 1995, Paul Jennings y Zandbergen expanden el concepto para “capacitar la incorporación de conceptos más específicos como la realización, capacitar la visión e interconexión de sistemas de extracción de los recursos naturales, del consumo y la recuperación”.

Debemos considerar el ciclo de vida de los productos atendiendo a los siguientes conceptos:

  • Salida de la materia prima: Uso local. No utilizar productos tóxicos. Energía de bajo impacto medioambiental y preservación del medio de extracción de la materia prima..
  • Producción: Uso local. No utilizar productos tóxicos. Adáptese! Maximice la cantidad de carga para aprovechar el transporte. Energía de bajo impacto medioambiental. Cuando sea posible recicle, utilice materiales reciclados, compostaje y descomposición.
aterro - aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão - desperdicios, basura

aterro – aterramiento (relleno a base de tierra, pedazos de ladrillo y otros objetos) lixão – desperdicios, basura

Un ejemplo muy esclarecedor nos viene de la mano de Brasil. El país lusófono introdujo en 2010 una Política Nacional de Residuos Sólidos (puedes consultar ley nacional de residuos solidos brasil), y desde entonces el panorama desolador que se cernía sobre el país ha cambiado considerablemente. Un Plan que engloba acciones del Gobiernos Central y Regionales, Sociedad, Ayuntamientos (Prefeituras) y Empresas, que se deben preocupar por trazar acciones de logística inversa para: agrotóxicos, baterías y pilas, neumáticos, aceites y lubrificantes, bombillas y aparatos eléctricos o electrónicos. Probablemente un nuevo y prometedor negocio para los brasileños.

Es una buena noticia que uno de los grandes transatlánticos de la economía y los recursos mundiales haya dado el paso de establecer unas normas y regulaciones de los procesos de vida de los productos y la consiguiente generación de desperdicios.

No obstante, voces tan reputadas como el economista brasileño Ricardo Abramovay, el desaparecido paleontólogo y biólogo evolutivo estadounidense Stephen Jay Gould o la investigadora también brasileña Roberta Cardoso ahondan en la idea de que el sistema capitalista continuará su proceso devastador: “…las instituciones centrales del capitalismo y de la modernización contemporánea -la expansión del mercado, la industrialización, la urbanización, la democracia participativa al estilo occidental como sistema político, la innovación científica- continúan llevando a una creciente destrucción de los recursos naturales”.

Si queremos consumir de manera responsable sería cuanto menos aconsejable tener una idea de los procesos productivos de las empresas ya que para que podamos mantener nuestro padrón de comportamiento con respecto al consumo, alguien, en este caso el entorno natural y muchos seres humanos, pagará las consecuencias.

Ágora Sustentabilidade