Archivo de la etiqueta: sostenibilidad

Por Mirella Verdes

Estrategias para la sostenibilidad: Huertos Urbanos

Las ciudades son sumideros de recursos y energía a la vez que generadoras de residuos pues los bienes que satisfacen las necesidades de sus habitantes proceden de áreas alejadas. Los residuos que generan no se reciclan, es decir, se dejan abiertos los ciclos naturales del agua, carbono, nitrógeno etc. El agua es capturada en embalses y canalizada hacia las ciudades, los alimentos son producidos a distancias considerables, lo mismo podemos decir de la energía que consumen las urbes, las redes eléctricas y los sistemas de transporte, generada en gran parte mediante la quema de combustibles fósiles.

La ciudad como sistema

La ciudad como sistema

Las ciudades actuales abren todos los ciclos naturales. Se mantienen gracias a un aporte de combustibles fósiles y otros recursos no renovables que están hipotecando su futuro en forma de deuda ecológica pues la tasa de explotación de dichos recursos es superior a la velocidad de reposición de los mismos.

El abastecimiento y saneamiento de agua se verá afectado por el agotamiento de los combustibles fósiles pues la construcción y mantenimiento de toda la infraestructura así como la depuración de las aguas negras requiere ingentes cantidades de energía. No ha de olvidarse tampoco que los embalses tienen una vida útil corta debido a los procesos de colmatación. (López et al, 2002) Algo similar ocurre con la gestión de los residuos sólidos que es muy demandante de maquinaría y energía.

Se puede decir que el sistema de producción de alimentos actual se basa en convertir petróleo y gas en comida pues para producir 1 kcal de comida se requieren quemar 9 kcal de combustibles fósiles. Funes-Monzote (1998)  Además los principales acuíferos de las mayores  áreas de agricultura intensiva del mundo están sobrexplotados y a punto de agotarse por lo que se requieren mayores cantidades de energía para extraer agua de mayores profundidades. De hecho, la correlación entre los precios del petróleo y los alimentos es de un 93% OCDE-FAO (2008). Es por ello que ante el encarecimiento de los alimentos las grandes multinacionales están acaparando tierras en países empobrecidos y expulsando a sus pobladores autóctonos. EEA (2005).

Correlación entre el precio de los alimentos y el precio del petróleo.

Correlación entre el precio de los alimentos y el precio del petróleo.

En el mundo existen 100 millones de tractores que funcionan con gasoil. Los fertilizantes sintéticos (nitritos y nitratos) que nutren los cultivos de la agroindustria son derivados del gas natural. Además se utilizan fosfatos y potasas de origen mineral cuya extracción está en declive por la mayor dispersión y menor concentración de las mismas. Pesticidas, plaguicidas, herbicidas y demás biocidas son también derivados del petróleo. (Gever et al, 1986).

Las ciudades actuales abren todos los ciclos naturales. Se mantienen gracias a un aporte de combustibles fósiles y otros recursos no renovables que están hipotecando su futuro en forma de deuda ecológica pues la tasa de explotación de dichos recursos es superior a la velocidad de reposición de los mismos.

Evidentemente el petróleo no es infinito. En la década de 1950, el geólogo estadounidense Hubbert observó que la producción de todo yacimiento comienza a declinar tras haberse extraído entre el 30 y el 50% de su petróleo. Esto se debe al descenso de la Tasa de Retorno Energético (TRE), entendida como la rentabilidad en términos energéticos, es decir, el cociente entre la energía obtenida y la utilizada para obtenerla. Ocurre porque llega un momento a partir del cual se consume más energía de la que se obtiene del petróleo que se extrae. A principios de los años 30 se necesitaba 1 barril de petróleo para extraer 100, en los 70 la proporción era 1 a 30 y hoy es 1 a 15 aproximadamente. Para hacernos una idea de la importancia energética del petróleo, los agrocombustibles tienen TREs de en torno a 1 y las renovables entre 2 y 10.

A nivel mundial el pico de extracción fue en torno a 2006, (IEA, 2011) momento en el que la demanda mundial superaba la capacidad de extracción, como ha reconocido la Agencia Internacional de la Energía, desde entonces la tasa de extracción de petróleo convencional declina muy lentamente. Por ello a nivel global, la economía nunca podrá continuar su crecimiento al haber sobrepasado el ritmo de regeneración de gran parte de los recursos naturales renovables y alcanzar la máxima capacidad de extracción de los combustibles fósiles. 

El precio del petróleo se disparó al superar la demanda a la oferta, es decir a la capacidad física de extraer petróleo de la Tierra.

El precio del petróleo se disparó al superar la demanda a la oferta, es decir a la capacidad física de extraer petróleo de la Tierra.

Por ello y para paliar los demás impactos del crecimiento económico en la biosfera (deforestación, polución del agua, cambio climático, desaparición de especies…) se hace necesario desarrollar nuevas estrategias y métodos de producción de alimentos que empoderen a las comunidades desde abajo asegurando la soberanía alimentaria y que al mismo tiempo regeneren la perturbada biosfera asegurando unas condiciones de vida dignas para el resto de organismos con el que compartimos Gaia.

En lo que respecta al urbanismo, los huertos urbanos y los jardines o bosques comestibles pueden desarrollarse en solares, áreas periféricas de la ciudad, áreas degradadas, áreas ajardinadas abandonadas, patios, azoteas… Cumpliendo al mismo tiempo diversas funciones: creación de islas de frescor depurando el aire y dando sombra, producción de alimentos y plantas útiles, refugio de la biodiversidad y educación ambiental.

Diversas funciones que cumplen los bosques.

Diversas funciones que cumplen los bosques.

Uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de huertos urbanos y jardines comestibles-medicinales es la falta de espacio. En un futuro próximo el  60 % del espacio público actualmente ocupado por los coches (Cambio Global España 2020. Universidad Complutense) para estacionar y circular tiene que ser rescatado por las personas para humanizar las ciudades y hacerlas sostenibles. Los precios de los combustibles debido a la crisis y al agotamiento del petróleo facilitarán mucho esta tarea pues los coches serán artículos de lujo.

Huertos y permacultura urbana.

Porcentaje de la población urbana que se dedica a la agricultura en diferentes países del mundo.

Porcentaje de la población urbana que se dedica a la agricultura en diferentes países del mundo.

La agricultura en áreas urbanas y peri urbanas proporciona alimento a casi 700 millones de habitantes de las urbes del mundo (Zezza y Tasciotti 2010).

Un claro ejemplo de esta transición es Cuba, país que vio cortado su suministro de petróleo tras el colapso de la URSS. En este contexto, el gobierno impulsó importantes reformas como convertir la producción agrícola de industrial a orgánica, repartir las propiedades estatales entre cooperativas de campesinos y apoyar proyectos de permacultura y agricultura urbanas (Campanioni et al 2005)

Un huerto es un terreno de corta extensión donde se cultivan verduras, legumbres y a veces, árboles frutales. Puede complementarse con un gallinero o la cría de pequeños animales.

La permacultura engloba un conjunto de herramientas, técnicas y conocimientos cuyo objetivo principal es el diseño y desarrollo de hábitats humanos sostenibles que permitan la satisfacción de las necesidades humanas en armonía con el resto de organismos vivos. Para ello es necesario respetar los ciclos y ritmos naturales. Abarca por tanto diversos sectores: vivienda-bioconstrucción, producción de alimentos y plantas medicinales, relaciones humanas desde la colaboración y la cooperación, el asamblearismo, etc…

Diferentes ciclos naturales (CO2, nitrógeno, fósforo...) y funciones que se dan en un bosque comestible.

Diferentes ciclos naturales (CO2, nitrógeno, fósforo…) y funciones que se dan en un bosque comestible.

En la producción de alimentos la permacultura imita el funcionamiento de los bosques, ecosistemas que de forma autónoma se regeneran y fertilizan el suelo. Es por ello que la permacultura se conoce también como la agricultura del no hacer: no arar la tierra, no arrancar hierbas adventicias por sistema y por supuesto no utilizar pesticidas ni productos químicos.

El diseño de un bosque comestible abarca desde la asociación de plantas de todo tipo que cooperen y colaboren entre ellas para alcanzar un ecosistema equilibrado hasta métodos y técnicas para reconstruir y regenerar suelo.

Un bosque comestible debe presentar plantas  de todo porte: herbáceas, arbustivas, arbóreas, trepaderas, así como que cumplan diferentes funciones: leguminosas que fijen el nitrógeno, caducifolias que aporten hojarasca, que actuará como acolchado para retener la humedad y evitar la erosión, así como aportar nutrientes al suelo, plantas que con su porte den sombra a las que lo necesitan etc.

Diferentes estratos de un bosque comestible

Diferentes estratos de un bosque comestible

A parte de la producción de alimentos, un bosque comestible es un refugio de biodiversidad, retienen carbono, refrescan el clima local y retienen agua.

Por todo ello, la permacultura en general y los bosques comestibles en particular presentan un potencial enorme tanto para satisfacer necesidades humanas como para regenerar el planeta al que pertenecemos ante los procesos de desertificación, cambio climático, pérdida de biodiversidad, etc. causados por el actual modelo de civilización que no harán más que agravarse en los próximos años.

En la producción de alimentos la permacultura imita el funcionamiento de los bosques, ecosistemas que de forma autónoma se regeneran y fertilizan el suelo. Es por ello que la permacultura se conoce también como la agricultura del no hacer: no arar la tierra, no arrancar hierbas adventicias por sistema y por supuesto no utilizar pesticidas ni productos químicos.

Estrategias
Cierre de ciclos naturales: la autogestión de los residuos caseros puede ser clave en un futuro próximo. Las primeras huelgas de recogida de basura se han producido en barrios periféricos y de clases trabajadoras de Jerez de la Frontera. El gallinero es un complemento ideal para el huerto pues las gallinas se comen los desechos vegetales no aprovechables por el ser humano. Otra manera de aprovecharlos es criando lombrices que generan humus muy nutritivo. Por último las heces humanas pueden gestionarse sin necesidad de desagüe, mediante wc secos donde se depositan en cajones mezcladas con materiales secantes. Estos residuos pueden compostarse de forma tradicional o mediante lombrices dando como resultado un compost apropiado para árboles.

Otras Estrategias:

  • Estanques de peces y plantas nitrófilas para orines.
  • Cocinas solares, hornos y calentadores solares con materiales reciclados.
  • Colectores y filtros de agua pluvial.
  • Okupación de casas propiedad de especuladores y bancos.
  • Reparado de ropa y calzado.
Cocina solar construida con materiales reciclados: cartón y papel de aluminio.

Cocina solar construida con materiales reciclados: cartón y papel de aluminio.

Huertos urbanos:
Mediante cesión de un particular, acuerdo con las administraciones locales u ocupaciones vecinales establecer huertas de autoconsumo e intercambio. Los huertos urbanos y los bosques comestibles aseguran la soberanía alimentaria pues conservan variedades y semillas locales.

Bosques o jardines comestibles: mediante cesión de un particular, acuerdo con las administraciones locales u ocupaciones vecinales. El trabajo comienza con la regeneración del suelo desapelmazándolo si este está muy duro o encostrado aunque siempre sin voltear el suelo.

Seguidamente se pueden cultivar especies herbáceas de rápido crecimiento (cobertura de suelo): trébol, altramuz, guisantes… así como “acumuladores dinámicos”, especies que captan minerales del subsuelo y que los hacen aflorar cerca de la superficie: consuelda, ortiga, diente de león, así como algunas plantas medicinales y aromáticas: valeriana, borraja, menta. El crecimiento de estas plantas y las hierbas adventicias se deberá controlar, segándolas de vez en cuando y esparciéndolas sobre el suelo en formación.

Tras este paso opcional se procede a la selección de plantas. El diseño se basa en los niveles anteriormente descritos: árboles, arbustos, trepaderas y hortalizas. Se sigue este orden para situarlos, pero hay que considerar que empezarán a producir en orden inverso, lo cual equivale a que los primeros años las hortalizas ocuparán la mayoría de espacios, después empezarán a desarrollarse los arbustos y finalmente los árboles cubrirán gran parte del espacio, excepto las zonas que nosotros delimitemos.

Un bosque comestible está diseñado para evolucionar con el tiempo: las plantas que predominan al principio pueden dejar paso a otras que ocuparán su lugar.

Sembrando los plantones y recuperando semillas de la anterior cosecha en Cantagaia.

Sembrando los plantones y recuperando semillas de la anterior cosecha en Cantagaia.

Los retos que tenemos por delante para llegar al pleno desarrollo de estas estrategias y su influencia en la sociedad son por tanto y básicamente tres: empoderar a la ciudadanía en el conocimiento de saberes tradicionales útiles, recuperar espacios privatizados por el poder económico e investigar  y desarrollar nuevas estrategias  y técnicas de autosuficiencia y sostenibilidad

Zarzalejo, camino hacia la autosuficiencia

Durante los últimos años hemos cometido grandes excesos en el consumo de los recursos de la Tierra que, aunque parece que a veces se olvida, son finitos y limitados. Estos abusos han hecho que literalmente estemos acabando con las existencias. Ya hemos alcanzado lo que se conoce como el “Pico del Petróleo” (Teoría del Pico de Hubbert), lo que significa que la producción de petróleo mundial no puede crecer más, lo que provocará tremendas subidas de precio no sólo en la gasolina, sino también en productos de primera necesidad, textiles, etc…

La única respuesta viable a este declive energético es una transición hacia un modelo sostenible, donde se disminuya la dependencia de los bienes materiales y se fomenten tanto la economía sostenible como el poder ciudadano y comunitario. Impulsado por la tremenda dependencia que la sociedad actual tiene del petróleo y de los combustibles fósiles, y adelantándose a la inminente crisis energética que se avecina, el municipio de Zarzalejo se ha unido alMovimiento Transición, y se dirige hacia la autosuficiencia. Este pueblo, situado en la Sierra Oeste de Madrid, ha querido dar un giro y replantearse su modo de vida, y han apostado por desarrollar un modelo basado en la cooperación local y ciudadana, donde se aprovechen mejor los recursos no renovables, y se fomenten los renovables. Este movimiento ciudadano surgió en el 2011, cuando Javier Zarzuela fue a dar unas charlas al municipio, y acabó convirtiéndose en el promotor de Zarzalejo en Trasición.

La única respuesta viable a este declive energético es la transición hacia un modelo sostenible, donde se disminuya la dependencia de los bienes materiales y se fomenten tanto la economía sostenible como el poder ciudadano y comunitario.

Desde entonces, la vida del pueblo ha cambiado, y poco a poco se han ido creando distintos grupos de trabajo que cubren diversas áreas como por ejemplo, alimentación-huerto, intercambio de necesidades, comunicación, transporte, o energía y construcción, entre otras.

Desde que Zarzalejo forma parte del movimiento transición, se han desarrollado huertos colectivos donde varias familias se asocian y, a través de pagos trimestrales muy asequibles, reciben una cesta de cosecha semanal con productos de temporada. Además, se ha creado un sistema de transporte colectivo, instalando “paradas” de autoestop en el pueblo para compartir vehículo, lo que disminuye notablemente el gasto en combustible, y reduce las emisiones  de CO2. Éstas son sólo algunas de las muchas medidas que se están desarrollando en el pueblo. Esencialmente, los habitantes de Zarzalejo están tratando de abandonar el actual modelo de la sociedad materialista y dependiente para dejar paso a un modelo comunitario donde cada uno comparte y aporta lo que tiene, fomentando la autogestión y tratando de minimizar el intercambio económico y el abuso indiscriminado de recursos.

"adopta un árbol"
 

Es muy importante concienciar a la sociedad de la necesidad de reconectar con la naturaleza, hacer un uso sostenible de los recursos, y dirigirnos hacia la independencia energética y la soberanía alimentaria. Como muestra, esta iniciativa que durante el fin de semana del 29 y 30 de Noviembre está teniendo lugar en Zarzalejo y donde sus vecinos invitan a cualquiera que lo deseé a “adoptar un castaño” una acción que consiste en comprometerse a cuidar ese árbol durante los próximos 5 años para asegurarse que el castaño salga adelante.

Nace la mayor Agenda de actividades Sostenibles para Brasil

La “Agenda Sustentabilidade” es una web dedicada a la agrupación y aglutinación de eventos sobre sostenibilidad. Una herramienta gratuita que pretende ayudar a quien quiera aumentar sus conocimientos en torno a los temas que son permeables al concepto Sostenibilidad. Todo comenzó con el blog Ágora Sustentabilidade donde la agenda de eventos “sostenibles” era producida semanalmente, después con periodicidad mensual.

El tiempo fue pasando y la agenda creciendo. La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda, de manera que la búsqueda y navegación a través de las cientos de posibilidades ofrecidas sea más fácil y amigable.

Así nace la Agenda Sustentabilidade: un servicio que permite identificar diariamente los principales eventos que tienen lugar en Brasil para todo aquel que necesita estar siempre actualizado sobre los diversos temas relativos a la sostenibilidad tales como el medio ambiente, cultura, educación, economía, ofertas de empleo sostenible, política, espiritualidad o territorio, y en los más diversos formatos como hemos desgranado antes.

Como se ha mencionado, la Agenda Sustentabilidade se originó en el portal Agora Sustentabilidade del bloguero, emprendedor y conferenciante Rafael Art y fue impulsada mediante una sociedad con el periodista Alexandre Spatuzza y con el también emprendedor Thiago Machado, fundador de la empresa Benic, consultora especializada en estrategias de marketing digital.

 La última edición contaba más de 150 eventos entre cursos, conferencias, seminarios, exposiciones, charlas, talleres, excursiones, congresos, encuentros, pase de películas y similares. Debido a que el formato del blog se quedaba pequeño para dar cabida a toda esta gama de opciones, decidieron crecer creando un nuevo marco para la Agenda

La agenda selecciona, organiza y publica actividades a través de un calendario. Divulga y apoya  los eventos creados por terceros pero no se responsabiliza de su contenido ni de lo que ofrecen pero garantiza que todo lo que se difunde tiene el nexo común de la sostenibilidad y el desarrollo sostenible.

Además de ser un portal donde cada uno puede disponer de su propio espacio para impulsar su evento o proyecto, la Agenda Sustentabilidade ofrece algunos servicios destinados a la mejora de la estrategia de divulgación del evento en cuestión, enfocando los esfuerzos en localizar un público afín.

En sus propias palabras la misión de la agenda es conectar personas comprometidas en mejorar el entorno en que vivimos y su objetivo es convertirse en la Agenda de Eventos sobre sostenibilidad más importante de Brasil en el año 2015. Los impulsores de la Agenda creen en un cambio plural del mundo por medio de la comunicación abierta en las redes digitales, en el debate franco de ideas y en la promoción de la diversidad de opiniones más profunda posible, basada en la transparencia y en la integración.

Una gran herramienta también, sin duda, para todos aquellos españoles que estén pensando en dar el salto al gran gigante latinoamericano o que ya lleven desarrollando un tiempo sus ideas y proyectos en el país lusófono. Desde Larutanatural os animamos a que agreguéis esta página a favoritos si estáis pensando en ir a Brasil y os interesan los temas y materias que se incluyen dentro del medio ambiente y el desarrollo sostenible.

II Bill Mollison

En 1981, en el texto a modo de prólogo que escribió bajo el título de “el terrible tiempo que nos queda” (The terrible time of day), Bill Mollison vaticinaba: “No creo que nadie hasta hoy haya asumido lo que realmente está pasando sobre la faz de la tierra. Para cambiar nuestros métodos, parece ser que tenemos que aterrorizarnos a nosotros mismos anticipando maremotos y catástrofes. Ahora podría ser que este tipo de cosas sucedan, y la falla de San Andrés podría desplazarse. Pero no podemos hacer mucho al respecto. Lo que realmente está sucediendo es algo por lo que los humanos podemos ser considerados directos responsables. Es muy general. Y se aplica casi a cualquier persona en cualquier lugar. Los verdaderos sistemas que están fallando son los suelos, los bosques, la atmósfera y el ciclo de los nutrientes. Y somos nosotros los responsables de todo ello…”

Pero antes Mollison había sabido buscarse la vida y había trabajo en un sinfín de profesiones, desde panadero a guía de parques naturales, viajando por todo el continente Australiano. Desde 1954 trabajó como biólogo realizando estudios científcios en lugares remotos de Australia. En 1960 fue el procurador del Museo de Tasmania. En 1966 regresó a sus estudios, ganándose la vida entre tanto como pastor de ganado, guarda jurado o profesor particular. Se graduó en Biogreografía y se quedó como maestro en la Universidad de Tasmania en 1968.

Han pasado 32 años desde que Bill Mollison, 1928, Tasmania (Australia), escribiera estas premonitorias palabras con las que comenzábamos este reportaje. Y la situación es la que es. Sólo 3 años antes Mollison se había decidido junto con su colega David Holmgrem a tratar de recoger en un sólo documento las miles de horas de observación, documentación, investigación y praxis que llevaban a cuestas desde principios de esa misma década de los 70, cuando decidieron implementar un plan de acción contra lo que pensaban era un sistema desproporcionado de industrialización agrícola que en pocos años, habían podido constatar ellos mismos, había diezmado notablemente la biodiversidad inherente de la zona, contaminando suelos y agua y causando la erosión de millones de toneladas de suelos fértiles. Por lo que se embarcaron en la tarea de diseñar un sistema agrario sostenible.

Unos pocos años después vio la luz su primer libro, que a día de hoy, sigue siendo una “biblia” para todos aquéllos que se acercan como iniciados al mundo de la permacultura o la agricultura orgánica y sostenible, “Permaculture One: A Perennial Agriculture for Human Settlements” (with David Holmgren, Trasworld Publishers, 1978). Y eso es lo que pretendían: una agricultura perenne para asentamientos humanos.

David Holmgren en su casa de Mellidora by Jo McLeay

David Holmgren en su casa de Mellidora by Jo McLeay

A partir de ahí, llegaron más libros (desafortunadamente son difíciles de encontrar en castellano y los que hay son ediciones de una calidad horrible, como ésta del libro Introducción a la Permacultura), publicaciones, conferencias y la creación de Instituto de Permacultura. Para dar cobijo a todo el conjunto de material intelectual y didáctico que se venía generando desde el acuñe de la palabra permacultura y su posterior difusión por toda la región, como materia académica dieron lugar a una editorial o, mejor dicho, un movimiento comunicativo encargado y focalizado en la difusión de la permacultura y los modelos sostenibles de vida. “Tagari Publications” fue creada por Mollison con esta misión. “Tagari” es una palabra  aborigen de Tasmania que significa “aquellos de nosotros que nos encontramos aquí” o “nosotros, la muchedumbre”. El desarrollo del concepto Permacultura y todo lo que ello conlleva nació aquí. En 80 acres (1 acre= 4046.85m2) de tierras pantanosas en Stanley, Tasmania (Australia). Como apuntábamos, las publicacioes Tagari acabaron desembocando en el Permaculture Institute, donde empezaron a desarrollarse científicamente los métodos de Mollison y Holmgrem y la ética de la Permacultura, extendida posteriormente a lo largo de todo el globo. Desde entonces más de 4000 personas han obtenido algún tipo de certificación en este centro, diseminando la semilla de la permacultura por todo el mundo. El PDC (Permaculture Design Course) un ciclo formativo de 5 módulos estandarizados y que se imparte oficialmente en 52 países.

El desarrollo del concepto Permacultura y todo lo que ello conlleva nació aquí. En 80 acres (1 acre= 4046.85m2) de tierras pantanosas en Stanley, Tasmania (Australia).

Al mismo tiempo que surge la permacultura, se publica “La Revolución de una Brizna de Paja” del japonés Masanobu Fukuoka, donde presenta un método revolucionario de“agricultura natural”. La permacultura de Mollison y la agricultura natural de Fukuoka, se complementan y forman parte de una forma radicalmente diferente de interpretar la agricultura, interactuando con los ecosistemas de una forma creativa, inteligente, productiva y respetuosa con la naturaleza. Para Mollisosn, Fukuoka condensa perfectamente la filosofía de la Permacultura en su frase “trabajar para la naturaleza, no contra ella”.

El 1 de Marzo de 2007, uno de los divulgadores y permacultores más importantes del mundo, el también australiano Geoff Lawton desvela en su web que la granja Tagari que Bill y su mujer Lisa llevan gestionando desde hacía más de 10 años (148 acres, unas 60 hectáreas) era puesta a la venta. En sólo 10 años, Bill y Lisa cogieron una finca rústica prácticamente yerma utilizada para el arreo y pastoreo y alimentación del ganado con un caserón de 90 años de antigüedad en una granja funcional incluyendo facilidades de todo tipo como 43 estructuras de gestión de agua  (pozos, diques, swales), miles de kilómetros de franjas de drenado, sistemas de bombeo de agua por gravedad y 6 piscinas naturales utilizadas como criadero de peces; un extenso bosques comestible, forraje para animales, abejas, más de 300 mangos y bambú comestible. No nos olvidemos de la casa de 90 años restaurad más otra estructura con 5 dormitorios, un granero hecho con balas de paja y diversos pequeños edificios suplementarios. Es sólo un ejemplo de lo que se puede conseguir implementando los métodos que la Permacultura nos ofrece.

La permacultura de Mollison y la agricultura natural de Fukuoka, se complementan y forman parte de una forma radicalmente diferente de interpretar la agricultura, interactuando con los ecosistemas de una forma creativa, inteligente, productiva y respetuosa con la naturaleza.

Alumnos preparándose para plantar bambú. Sister’s Creek, Tasmania (AU), Australia. by 350.org

Profesor incansable, Bill Mollison ha dado conferencias, charlas y ha publicado artículos en infinidad de revistas especializadas y no tanto en 1989 volvió a sobrecoger al mundo con un documental,  In grave danger of falling food (Peligro de escasez de alimentos), donde Mollison vuelve a poner de manifiesto el colapso al que se enfrenta el mundo en los años venideros siguiendo el patrón de consumo y comportamiento llevado hasta la fecha. No se equivocaba. Según datos de la Fao (El hambre infantil en el mundo Mapa del Hambre OMS – FAO, 2007) 18 años después del estreno del documental se estimaba que 1 persona moría por causa del hambre cada 5 segundos y, mientras tanto, se estaban tirando a la basura 12 toneladas de alimentos AL DÍA.

No fueron pocos los académicos, expertos y escritores especializados los que pusieron el grito en el cielo con la publicación en 1978 del libro “Permacultura 1”, y un año después “Permacultura II”. No obstante en 1981 recibió el premio Right Livelihood Award junto a  Patrick van Rensburg por su dedicación a la difusión de los modelos de vida sostenibles y su aportación a los sitemas de agricultura extensivos orgánicos. Hoy en día, su libro definitivo sobre diseño de permacultura, “Permaculture – A designer’s manual” (“Permacultura, un manual para diseñadores”), 1988, sigue siendo un auténtico best-seller y el libro de referencia para todas aquellas personas que día a día, se unen a la maravillosa tarea de crear un mundo más sostenible y habitable a través de espacios gestionado bajo las técnicas, principios y éticas que personas como Fukuoka, Homgren o Bill Mollison nos han donado.

¿”Sustenta….qué”?

Mucho se oye/ve/lee sobre la palabra sostenible. Una “gran” palabra que se complica al intentar entender lo que rayos significa y cómo podemos interaccionar con ella. A veces la comprensión se embrolla, quizá por los excesos a la hora de utilizarla por parte de algunas empresas, que aprovechándose de la ignorancia ajena, realizando una única acción, se venden como sostenibles. Pero esto no es lo que nos ocupa en este artículo.
El tema de la sostenibilidad es fascinante, en especial las diferentes formas y conceptos que son entendidos como tal y los porqués sobre el uso cada día más frecuente de esta palabra, que hace que el concepto se cuele en nuestro día a día.

Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Desastres naturales, aumento en la divulgación a través de los mass media, público receptivo, globalización. Estas son algunos de los términos que me viene a la cabeza cuando intento entender esa corriente cada vez más y más popular. Céntrese y trate de recordar cuando fue la primera vez que esa palabra entró en su vida, de alguna forma. Todos recordamos aquélla época en la que todas las marcas se afanaban en sacar sus productos con denominación “bio”, anunciados a bombo y platillo por las más deslumbrantes estrellas del show-business del momento. Sólo hace falta hacer una pequeña búsqueda y el Sr. Google nos responde.
Según el informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland), llevado a cabo en 1987 bajo la batuta de la primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland, el concepto de sostenibilidad o sostenible se resume en: “…el desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.
Tal desarrollo, según Ignacy Sachs, no debe ser confundido con crecimiento económico. En mi opinión, no necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…; “es preciso mirar de forma sistémica (hacia el concepto de sostenibilidad) desde una concepción, la producción y finalmente el consumo”, en palabras de Andréa Franco Pereira. De esta frase se destila el concepto de “eco-diseño” – que se preocupa desde el nacimiento de la idea hasta el descarte o re-utilización de la misma y de cómo un producto puede ser aprovechado de manera más eficaz en cada una de sus fases de utilización o transformación.
Además, según Sachs, el crecimiento económico sostenible debe abarcar 5 dimensiones:

  • Social: sociedad con mayor equidad, capaz de reducir las desigualdades sociales y regionales
  • Cultural: flujo de recursos con retornos positivos y uso eficiente
  • Económica: aumentar la capacidad de sustento del planeta
  • Ecológica: configuración rural-urbana equilibrada para los asentamientos humanos
  • Espacial: respeto a las diferentes culturas. No sólo respeto entre culturas y hacia sus prácticas, sino también a la interacción y al aprendizaje conjunto.
  • Político-Institucional: fortalecimiento de las instituciones democráticas y promoción de la ciudadanía (esta última fue implementada por los autores Armindo dos Santos de Sousa, José Carlos Barbieri y por la autora Sylamara Gonçalves-Dias).

Tomando ese hexágono bien equilibrado y equilátero, el “ser sostenible” resulta fácil de entender, independientemente de si la persona es física, jurídica o pública.

…No necesitamos parar de producir, sino pararnos a pensar: el qué, cómo y para qué estamos produciendo…

Otra visión sería la de Herman Daly, quien escribe: “para la consecución de la sostenibilidad, una economía sin crecimiento, con desarrollo enmarcado en la distribución de la riqueza ya existente”. No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad. De todas formas, qué sería de los políticos sin la masa ignorante y fácilmente manipulable con medidas paliativas, pero eso también queda fuera del tema que tratamos ahora…o no?
Volviendo a algunas definiciones de “sostenible” o “sostenibilidad”, añado lo que piensan Diort e Nascimento sobre el asunto:”…se requiere un cambio en el modelo de desarrollo dominante, fordismo y taylorismo. Una vez oí de un gran amigo que el modelo escolar actual se encaja perfectamente en el sistema del fordismo…Las escuelas y colegios como una mera línea de producción, induciendo voluntades y deseos en los niños y preparándolos para trabajar en algún mercado para desarrollar alguna función mecánica, sin usar la razón, en lugar de desarrollar seres humanos pensantes, de pulgar opositor y tele-encéfalo altamente desarrollado (exacto, como en el documental Ilha das Flores). Pensando en la economía, otro modelo sería muy bien venido. En lugar de pensar en sacar ventaja del prójimo podríamos unir fuerzas para poder ayudar a cada vez más colectivos desfavorecidos. Las figuras de abajo intentan expresar estos principios de forma matemática:

Adan Smith

Adan Smith

borger&art

borger&art

 

 

 

 

 

En la primera figura vemos algunas líneas divergiendo, derivando de otras y creando nuevas, en la imagen de al lado observamos cómo una sinergia de ideas, pensamientos y actitudes llevan a un bien común potenciando esas acciones.

 

No creo en el estancamiento de la economía, pero de otras maneras, quizá sí en la distribución de la riqueza, tecnología, conocimientos con la intención de eliminar la pobreza, llegando así a una principio de equidad

Afonso tiene un punto de vista interesante al respecto de la definición de la Comisión Bruntland: “las críticas más frecuentes están relacionadas al hecho de que una acción en el sentido recomendado por la Comisión implica una reforma estructural mundial y poco probable”. Sin duda es radical, si es o no poco probable el tiempo lo dirá, pero hoy en día podemos ya ver buenas y eficaces acciones sobre el tema alrededor del globo.
De las definiciones encontradas, una cosa es cierta: el medio ambiente necesita ser protegido y bien cuidado. Lo que es interesante, ya que las empresas extractoras se auto proclaman “sostenibles” (Petrobrás, Vale…). La sostenibilidad es mucho más que marketing, debería ser tenida como un valor, una forma de comercio justo y, por qué no, de vida. Con todo, la ambición, en la mayoría de los casos, no nos permite (com)partir y nos está alejando de la “s” de “sostenibles”.

Estructura realizada con cañas. CanyaViva. Boom Festival 2010 by Boom Festival

La revolución orgánica. Proyecto CanyaViva.

Jonathan Cory-Wright by CanyaViva

Jonathan Cory-Wright by CanyaViva

El proyecto CanyaViva lleva varios años desarrollando su especial método de bio-construcción con cañas de río. Desde su recolección hasta su ensamblaje, pasando por el proceso que mantiene las propiedades de flexión de las cañas, Jonathan Cory-Wright y su equipo han creado una técnica de construcción basada en la observación del entorno en el que se desarrollan y crecen naturalmente las cañas y el respeto a la naturaleza, investigando las características y propiedades de construcción de diversos materiales naturales adicionales, siempre abundantes y renovables.

Se trata de estructuras no sólo vivas y en absoluta armonía con los patrones de la naturaleza y la ética de la Permacultura, sino fuertes, resistentes y robustas, capaces de soportar fuertes vientos, inundaciones e, incluso, terremotos (fuente: CanyaViva).

Sus proyectos abarcan diseños espectaculares y módulos habitables en lugares y eventos tan dispares como el Festival Alternativo Boom Festival, premiado con el reconocimiento de Festival Ecológico del Año, Idanha-a-Nova (Portugal), Burriana (Castellón), Aamby Valley (Mumbai, India) y un largo etcétera de estructuras y construcciones, a cada cual más increíble. Ornamentación, diseño, funcionalidad e integración con la naturaleza son sus señas de identidad.

 Para muestra, aquí tenéis algunos “botones”:

Desde Larutanatural os informaremos de sus últimos talleres llevados a cabo durante los Meses de Abril y Mayo en España y Portugal, como un adelanto de un reportaje más amplio que publicaremos sobre el proyecto CanyaViva, su técnica única de bio-construcción con cañas y sus próximos cursos y eventos.

 http://canyaviva.com/Castellano/Agenda.html