Archivo de la etiqueta: principio activo

Plantas Medicinales I. Pilocarpus Jaborandi

Esta especie botánica ha estado muy presente  en la vida de  los indígenas sudamericanos que llevan beneficiándose de sus propiedades desde hace siglos.  Las raíces de Pilocarpus jaborandi fueron empleadas para combatir una gran variedad de afecciones y enfermedades en estas tribus y pueblos, debido a que lo consideraban un remedio universal.

Se utilizaba como antídoto en las mordeduras de serpientes y otros posibles envenenamientos; como anticatarral, en cálculos urinarios e incluso para tratar la gonorrea. Como curiosidad señalar que, debido a la intensa sudoración y salivación que producía, los indígenas lo empleaban para practicar la llamada “sudoración terapéutica”.

Paulatinamente, se fueron descubriendo nuevas propiedades de esta planta hasta llegar a nuestros días, en los que se aprovechan prácticamente todas sus  cualidades conocidas en las que  profundizaremos a continuación.

Aplicaciones Terapéuticas

Como consecuencia de las propiedades que posee , la pilocarpina es capaz de aumentar el tono muscular, es decir,  tensión (contracción parcial) que exhiben los músculos cuando se encuentran en estado de reposo, la cual es mantenida gracias a la acción de las unidades motoras respectivas. Si por ejemplo, se produce un  tirón o estiramiento, el cuerpo responde de manera automática  incrementando esta  tensión muscular, por lo que constituye un reflejo que ayuda tanto a protegerse del peligro como a mantener el equilibrio y la postura.

Gracias a su capacidad para aumentar las secreciones corporales (sudor y saliva) esta especie vegetal se utiliza como depurativo general del cuerpo,  estimulando los mecanismos necesarios para eliminar la materia tóxica corporal. Debido a esta misma cualidad es útil en afecciones reumáticas como  gota, osteoporosis y artritis reumatoide y también en cuadros de catarro agudo. Tras tomar esta planta se produce una salivación y sudoración intensas (efecto sialagogo y diaforético respectivamente), cuyo efecto máximo llega a los 30 o 40 minutos.

Los indígenas sudamericanos la utilizaban como antídoto en las mordeduras de serpientes y otros posibles envenenamientos; como anticatarral, en cálculos urinarios e incluso para tratar la gonorrea

A raíz  de una de las acciones farmacológicas  de este principio activo (hipotensión), resulta evidente que esta droga será eficaz para el tratamiento de la llamada hipertensión arterial, que se asocia a tasas de mortalidad considerablemente elevadas y cuya incidencia está aumentando año tras año. Se considera uno de los problemas más importantes de salud pública  especialmente en los países desarrollados, afectando a cerca de mil millones de personas a nivel mundial. Cabe destacar que la hipertensión es una enfermedad asintomática y fácil de detectar; sin embargo, cursa con complicaciones graves y letales si no es tratada  a tiempo. La pilocarpina es hipotensora, pero su uso no se encuentra demasiado extendido a causa de los efectos secundarios que veremos posteriormente.

Pirocarpine

Pirocarpine

Otro de los campos que se ha visto favorecido tras conocerse los efectos beneficiosos de este alcaloide imidazólico es el de la oftalmología, fundamentalmente para tratar una enfermedad conocida como glaucoma, responsable de aproximadamente un 20% de los casos de ceguera. Esta patología ocular se caracteriza por una neuropatía óptica que desemboca en  una pérdida progresiva de las fibras nerviosas de la retina y cambios en el aspecto del nervio óptico, lo que se traduce en una reducción de la visión y déficit en el campo visual. Uno de los principales factores que pueden influir en la aparición del glaucoma es la presión intraocular alta,  por lo que gracias al mecanismo de acción de este principio activo, es posible reducirla.

La pilocarpina actúa en el músculo ciliar del ojo produciendo miosis (contracción de la pupila del ojo), lo cuál permite la apertura del canal de Schlemm. Esto posibilita el drenaje del humor acuoso (líquido transparente que se encuentra en la cámara anterior del ojo) y por lo tanto consigue disminuir la presión intraocular.

 No menos importante, es el uso medicinal de esta planta como antiparasitario capilar y para evitar la caída del cabello, fortaleciendo el cuero cabelludo, siendo por todo ello útil para prevenir o atenuar estados de incipiente calvicie. El jaborandi se encuentra en la composición de muchas fórmulas antiparasitarias y contra la pérdida del cabello.

 

Efectos Secundarios

Pero no sólo vamos a hablar de las ventajas que nos ofrece Pilocarpus jaborandi. No podemos dejar apartado el hecho de que su principio activo también tiene numerosos efectos tóxicos y secundarios, por lo que habrá que tener especial precaución y cuidado a la hora de la ingesta.

Puede provocar cefaleas, náuseas, vómitos (es irritante de la mucosa gástrica), diarreas, sudoración profusa, temblores, bradicardia y alteraciones de la tensión arterial. Un dato llamativo a remarcar es que la ingestión de 100 mg de pilocarpina puede ser mortal. En caso de intoxicación,  además del tratamiento general para alcaloides, debe emplearse atropina como antídoto.

Como vemos, es una planta de la cuál se puede sacar mucho provecho, pero que puede resultar peligrosa si se emplea sin las debidas precauciones.

 

Curiosidades y Modo de Usar:

Como curiosidades a destacar, se observa que este alcaloide estimula las estructuras inervadas. En este sentido destaca su acción hipersecretora que se traduce en una acción de profusa sudoración y diuresis (se elimina agua, urea y cloruro sódico). Por todo ello, a nivel cardiovascular produce taquicardia y ligera elevación de la presión arterial, pero a dosis elevadas ocasiona hipotensión y colapso.

En la actualidad y de manera generalizada, se emplea este principio activo  en estado puro, aplicado en distintas formas farmacéuticas como colirios, geles, pomadas y otras muchas,  siempre bajo estricto control médico. No obstante, es posible elaborar en casa y de una manera sencilla algunos preparados caseros a base de esta planta, por lo que, a  continuación,  vamos a abordar cómo emplear esta droga. 

 Su principio activo también tiene numerosos efectos tóxicos y secundarios, por lo que habrá que tener especial precaución y cuidado a la hora de la ingesta. Puede provocar cefaleas, náuseas, vómitos ( es irritante de la mucosa gástrica) , diarreas, sudoración profusa, temblores, bradicardia y alteraciones de la tensión arterial

Las hojas deben recolectarse y ponerse a secar  lo más pronto posible; posteriormente se guardan en frascos herméticos ( enteras o pulverizadas) , aunque después de un año, y aún extremando las condiciones de almacenamiento,  estas pierden gran parte de su contenido en alcaloides, teniendo que desecharse transcurridos dos años.

Usos Pirocarpus

Usos Pirocarpus

Los preparados a base de esta especie botánica pueden utilizarse tanto interior como exteriormente. Al interior, la manera  normal de consumirlas es en forma de infusión, a razón de 2 gramos de hojas por taza (dosis recomendada), una vez al día repartida en dos o tres tomas durante dos horas. Puede endulzarse con miel y es especialmente recomendada en estados gripales y resfriados de pecho, cabeza y garganta. Remarcar la importancia de  no sobrepasar nunca esta dosis.

Por otra parte, también podemos realizar una decocción, que supone un hervor seguido, lo que le diferencia de la infusión. Los pasos a seguir son lo siguientes.

  1. En primer lugar, se verterán de 10 a 20 gramos de hojas secas en un litro de agua.
  2. Se enciende el fuego hasta que empiece a hervir y se mantiene a fuego lento  hasta que el líquido se reduzca en una tercera parte, lo cuál se producirá normalmente entre los 20 minutos y la media hora.
  3. Más tarde se añade la cantidad de agua fría necesaria para obtener el volumen deseado.

Al igual que en el preparado anterior hay que respetar la forma de consumo,  sin olvidarnos en todo momento  de las dosis máximas que se pueden ingerir. Una vez hecha la decocción hay que filtrar el líquido mediante un paño, exprimiéndolo bien. Este preparado se elabora  para ser utilizado al momento, se guarda en la nevera o en un lugar fresco  y no debe ser almacenado  más de 24 horas.

infusión

infusión

 

 

En uso externo,  para combatir la caída del cabello, la forma más indicada de aplicación es como tintura, con 15 gotas 3-4 veces al día. Elaborar este preparado   no tiene ninguna complicación. El método  mayoritariamente empleado consiste en:

Macerar la planta en alcohol etílico de uso interno (se consigue en farmacias) generalmente de 86 grados y agua purificada o destilada, en proporción 1:3 , es decir, 70% de alcohol y 30% de agua. Este alcohol  tiene la capacidad de extraer los principios activos y además actúa como conservante. Las relaciones entre alcohol y la planta suelen ser de un litro por cada 100 g de hojas secas o 250 g de hojas frescas.

En cuanto al procedimiento de elaboración:

  1. En primer lugar se colocan las hojas  en un recipiente de cristal de boca ancha y tapa de rosca para cubrirlas holgadamente con el alcohol.
  2. Se cierra y se guarda en un lugar oscuro y fresco durante 2-3 semanas protegido de la luz ( conviene agitarlo diariamente).
  3. Transcurrido este tiempo, hay que llevar a cabo el prensado para poder extraer hasta la última gota de la tintura. Puede   efectuarse con una prensa de vino pequeña, pero si no se dispone de una se puede recurrir a la mano o a la licuadora.
  4. Finalmente, en las botellas hay que pegar una etiqueta donde conste el nombre de la planta y la fecha de elaboración, ya que, aunque el alcohol es un excelente conservante, no es conveniente emplear la tintura después de tres años.

 Cultivo:

Para acabar, y para los que dispongan de  un espacio adecuado para  poder cultivar esta planta, vamos a proporcionar una serie de  consejos y recomendaciones a tener en cuenta para un correcto crecimiento de misma.

  • Respecto al terreno, esta especie botánica necesita un suelo profundo y muy bien drenado,
  • En cuanto a la iluminación, se recomienda que Pilocarpus jaborandi reciba luz solar directa, por lo que debe colocarse en un lugar luminoso.
  • Puede encontrarse al aire libre, ya que aguanta temperaturas mínimas, incluso bajo cero.
  • El abono  se realiza  a inicios de la primavera o del otoño, utilizando fertilizante o estiércol maduro y, además, se aconseja un tratamiento preventivo orgánico para  evitar el ataque por parte de los insectos y el desarrollo de enfermedades causadas por hongos, a menudo favorecidas por el clima fresco y húmedo.
  • Hay que regarla esporádicamente, empapando en profundidad el terreno pero siempre evitando el exceso de agua. Se aconseja regar sólo los ejemplares jóvenes debido a que los ejemplares adultos, en general, se abastecen de las lluvias.

FICHA BOTÁNICA

BIBLIOGRAFÍA

  •  *Guinea, María. “ Drogas con principios agonistas muscarínicos”. Ampliación de farmacognosia. Departamento de Farmacología. Universidad de Alcalá. Octubre 2011.
  • *Vademecum Internacional. Guía farmacológica 2012. de. UBM Medica Spain. p 820 y 916. www.vademecum.es
  • *Lüllman, Mohr, Hein. “ Farmacología. Texto y Atlas”. 6ª edición. Madrid.Editorial Médica   Panamericana. ( 2008) .p 332-333.
  • *Bruneton, J. Farmacognosia. Fitoquímica. Plantas Medicinales. 2ª Ed. Zaragoza: Acribia, S. A. (2001)
  • *Van Ginkel, A.  Apuntes del Máster y Diplomatura de posgrado de la UAB “Plantas Medicinales y Fitoterapia” . Módulo 2. Cultivo de plantas medicinales. Tecnología y Producción. ( 2003).
  • *Lifchitz,A. Plantas medicinales. Guía Práctica de Botánica Universal. Buenos Aires. Editorial Kier. ( 2003)  p. 114.
El nacimiento de las plantas medicinales

¿Qué son las Plantas Medicinales? Introducción a la Sección

En primer lugar quería daros la bienvenida a todos a esta sección de Plantas Medicinales en la que vamos a intentar difundir información útil, práctica, curiosa e interesante y familiarizarnos con el amplio mundo del reino vegetal y las numerosas propiedades terapéuticas que nos ofrece.

A continuación, y de manera previa al abordaje de nuestra primera planta medicinal (Pilocarpus Jaborandi) sujeta a estudio, procederemos a  tratar algunos conceptos teóricos fundamentales  sobre las especies vegetales que nos ayudarán a comprender más fácilmente cada uno de los posteriores artículos que iremos publicando.

En primer lugar y atendiendo a su definición, se denominan plantas medicinales a aquéllas cuyas partes o extractos se utilizan como drogas en el  tratamiento de una afección o enfermedad que padece un individuo o animal. Raramente la planta entera tiene valor medicinal por lo que,  normalmente,  los compuestos útiles se concentran en alguna de sus partes: hojas, semillas, flores, cortezas y raíces.

Estas drogas mencionadas anteriormente pueden ser suministradas  bajo diferentes formas galénicas en función del tratamiento al que hayan sido sometidas, como  infusiones, ungüentos, cremas, comprimidos, cápsulas u otros formatos.

Las plantas medicinales elaboran en su metabolismo una serie de sustancias (metabolitos).  A partir de los nutrientes que obtienen del medio, conocidas como principios activos. Estos elementos son sustancias químicas puras  responsables de las acciones, efectos farmacológicos y usos terapéuticos de las drogas vegetales. Por tanto, se considera que estos metabolitos van a ser  útiles para la elaboración de una gran variedad de medicamentos.

Los principios activos se clasifican, según su estructura química, en dos grupos: metabolitos primarios o productos resultantes del metabolismo primario (procesos químicos que intervienen de forma  directa en la supervivencia, crecimiento y reproducción), como los glúcidos, lípidos, derivados de aminoácidos; y metabolitos secundarios o productos derivados del metabolismo secundario (no son esenciales para el metabolismo sino que son sintetizadas como defensa o adaptación) como los heterósidos, polifenoles, alcaloides y terpenoides.  Estas últimas sustancias son las más importantes como principios activos y normalmente son los compuestos con mayores aplicaciones y empleos terapéuticos.

En este documento podéis encontrar información en profundidad y técnica sobre el particular:

REMEDIOS TERAPÉUTICOS

Respecto a los  remedios procedentes del mundo  las plantas, éstos se han utilizado desde la prehistoria. Sus usos  para curar males o enfermedades no son para nada una novedad, ya que constituyen hoy en día unas alternativas a la medicina académica moderna, muy difundidas a través del tiempo y muy presentes en la mayoría de las culturas que formaron y que forman parte del mundo.

La legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica

Sin embargo es importante  tener en cuenta que,  aunque su empleo esté muy extendido,  la administración de las plantas medicinales y de los productos derivados de éstas debe estar acompañada siempre de los máximos cuidados y de los consejos ye instrucciones de profesionales expertos en la materia, para poder garantizar  un buen tratamiento y obtener los resultados beneficiosos que esperamos.

A este respecto, debemos indicar que según la legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica y aprobada por el organismo correspondiente de la OMS. Tampoco se pueden vender ya a granel en los herbolarios o puntos de venta minoristas al consumidor habituales, bajo graves penas punitivas (incluida, en los casos más extremos, la privación de libertad). La fase de adecuación a la nueva normativa de todos los medicamentos o productos fitosanitarios comercializados al amparo de la anterior ley de 1973 finalizaba el 30 de Abril de 2012. Todo, después de que por fin entrara en vigor la normativa europea aprobada al respecto en 2004 la Directiva 2001/83/EC.

Para finalizar esta pequeña introducción, solamente queremos SEÑALAR que hoy en día, la industria farmacéutica moderna, con su fenomenal desarrollo y evolución,  se basa en dichos conocimientos  procedentes del reino vegetal para la elaboración y síntesis de nuevos fármacos, encontrándose cada día  nuevos aportes y soluciones en las plantas para la cura o tratamiento de numerosas  enfermedades (tanto nuevas o preexistentes). Muchas de las cuales no se encuentran al alcance de todas las personas afectadas.

El amplio mundo vegetal nos proporciona un variado e incalculable  abanico de recursos naturales a nuestra disposición,  que lamentablemente a veces desconocemos y que a menudo se encuentra mucho más cerca  de lo que nos podemos imaginar. Por todas las razones que exponemos en este preámbulo os animamos a conocer y profundizar sobre algunas de estas especies para poder aprovechar al máximo todas las propiedades beneficiosas que nos ofrecen.