Archivo de la etiqueta: usos terapéuticos

Por Artist in Doing Nothing

Plantas Medicinales II. Zingiber Officinale

Probablemente lo primero que nos viene  a la cabeza cuando hablamos del jengibre es el amplio uso que podemos llevar a cabo de esta especie como condimento en la cocina. Gracias a su sabor fuerte y picante, con un sabor dulce, nos permite aromatizar y saborizar platos típicos de la gastronomía de numerosos países del mundo.

ZINGIBER OFFICINALE

ZINGIBER OFFICINALE

Es importante conocer que desde hace siglos, el Zingiber officinale es una especie vegetal considerada como fundamental en la medicina ayurvédica (antiguo sistema de medicina tradicional originado en la India) y en la medicina tradicional china. Ésta última otorga al jengibre las propiedades de reducir el yin, por lo que esta planta medicinal estaría indicada para el tratamiento de enfermedades y alteraciones de la salud provocadas por un exceso del mismo (en la medicina tradicional china el exceso de yin es provocado o empeorado por el frío).

Pero no sólo mencionaremos sus indicaciones para atenuar diversos síntomas del resfriado común o de la gripe, sino que profundizaremos en  muchas otras  propiedades medicinales que pueden ser aprovechadas para aliviar de forma natural varias otras dolencias.

planta del jengibre

planta del jengibre

Haciendo referencia a su acción farmacológica, cabe señalar que el aparato digestivo es la principal diana de acción de esta planta. Gracias a su capacidad colagoga (que estimula la producción enzimática y biliar en el páncreas) favorece la digestión disminuyendo los problemas relacionados con una mala realización de la misma. Por esta razón,  nos ofrece efectos beneficiosos como antiemético a nivel gastrointestinal, principalmente contra  los vómitos y náuseas provocados por causas diversas como: cinetosis, intervenciones quirúrgicas (debido a que algunos medicamentos utilizados en las mismas inducen estos síntomas),  embarazo y  quimioterapia. En estos dos últimos casos siempre se recomienda consultar al médico antes de llevar a cabo cualquier ingesta de esta planta medicinal.

Ayúrveda

Ayúrveda

Como hemos nombrado previamente en la ficha técnica, el jengibre presenta propiedades como cicatrizante y antiulceroso, por lo será una especie vegetal útil para el tratamiento de las úlceras. Su efecto favorable frente a esta patología es más importante como preventivo debido a que  algunas de las sustancias que contiene pueden neutralizar un exceso de ácido y además, por su capacidad antibacteriana sobre el Helicobacter pylori (bacteria asociada a muchas formas de úlcera gastroduodenal y otros problemas estomacales cómo la gastritis).

 

Concluyendo  con las afecciones digestivas, indicar que las principales bacterias que forman parte de la flora intestinal son especies del género Lactobacillus, las cuáles no se ven afectadas por la actividad antibacteriana del jengibre. Por ello, en episodios de diarrea de etiología u origen bacteriano, la ingesta de esta especie nos proporcionará  resultados positivos ayudando así  a regular el tránsito intestinal.

Por otra parte, la capacidad antiagregante del jengibre permite contribuir a fluidificar la sangre y favorece la circulación, razón por la cuál se emplearía Zingiber officinale en numerosos trastornos del aparato circulatorio tales como: problemas circulatorios en extremidades, varices, hemorroides y enfermedades como la claudicación intermitente o los síntomas manifestados en los dedos de la mano de la enfermedad de Raynaud; heridas producidas por congelación, ya que al aumentar la circulación sanguínea favorece la regeneración de los tejidos afectados; en problemas por mala circulación en vasos sanguíneos intracraneales (un mayor riego sanguíneo en esta zona del cuerpo favorece una menor aparición de dolores de dolor y migrañas); y, en la prevención de accidentes cardiovasculares (trombosis, anginas de pecho).

varices

varices

Respecto al aparato respiratorio, se utiliza ampliamente esta planta medicinal para paliar la sintomatología de los resfriados, eliminando la congestión que se produce en el pecho como consecuencia de la acumulación de mucosidad; la gripe, aliviando la fiebre y los dolores articulares;  y, la  sinusitis (inflamación de la mucosa de los senos paranasales que obedece generalmente a una infección por agentes bacterianos, virales u hongos) desinflamando la nariz congestionada. Asimismo, el efecto antiinflamatorio del jengibre puede ser aprovechado para disminuir el dolor asociado a patologías que cursan con inflamación como artritis, procesos reumáticos o dolor dental.

aparato respiratorio

aparato respiratorio

Al igual que ocurre con el resto de especies del reino vegetal,  Zingiber officinale también presenta una serie de efectos secundarios y contraindicaciones que han de tenerse en cuenta.

En primer lugar, es importante tomar precauciones cuando se padecen cálculos biliares o renales y se desaconseja   su uso en casos de fiebre elevada porque  puede incrementar ligeramente en unas décimas  la temperatura corporal. El jengibre no posee actividad teratogénica, por lo que podría administrarse en mujeres embarazadas y lactantes,  pero el tratamiento prolongado o continuado durante el embarazo y en altas dosis en las primeras e tapas de la gestación está contraindicado, por lo que se debe consultar al médico de manera previa al consumo.

A continuación indicar que esta planta medicinal puede causar una bajada de tensión arterial aumentando el riesgo de arritmias y latidos irregulares. Además, es necesario vigilar su empleo en pacientes diabéticos (es capaz  inducir la bajada de niveles de glucosa en sangre) y puede incrementar la biodisponibilidad de la sulfoguanidina debido a que aumenta su absorción. Las personas en tratamiento con heparina, anticoagulantes orales o antiagregantes orales deben consultar con su médico antes de proceder a la administración de los preparados que contengan  jengibre ya que interaccionan con éstos y pueden aumentar el riesgo de hemorragias.

Respecto a la posología terapéutica, la dosis recomendada para adultos y niños mayores de 6 años es de 0,5 a 2 gr/día de droga seca en polvo, en una sola toma o repartida en varias (no sobrepasar nunca esta cantidad), y para prevenir la cinetosis se recomienda que la administración se efectúe unos 30 minutos antes de iniciar el viaje.

jengibre en polvo

jengibre en polvo

En cuanto a la vía de administración de esta especie vegetal, se aconseja su uso en forma de tinturas, decocciones, infusiones y preparaciones farmacológicas como polvo, oleorresina, jarabe y cápsulas.

Para preparar la infusión necesitaremos dos o tres rodajas de raíz de jengibre de  unos dos centímetros aproximadamente que colocaremos en nuestra taza. A continuación podemos aplastarlas un poco con un tenedor (no demasiado) y agregar un trozo de limón o una cucharada de miel de abejas para mejorar el sabor. Añadiremos el agua hirviendo dejando  la taza tapada durante unos 10 minutos y ya tendremos listo nuestro té.

infusión

infusión

En la decocción precisaremos unos 15 gramos de rizoma fresco que lavaremos y cortaremos en finas láminas sin pelarlo antes de introducirlo en la cazuela. Posteriormente incorporaremos un litro de agua y herviremos la mezcla durante unos 5-10 minutos. Una vez extraídas todas sus propiedades dejaremos reposar 15  minutos la preparación y endulzaremos con 5 cucharaditas de miel. Se recomienda tomar un vaso al día, repartido en dos tomas (después de desayunar y cenar), descansando quince días y repitiendo el procedimiento un mes más.  No es necesario filtrar y puede conservarse 2-3 días.

 

Respecto a la tintura de Zingiber, en el artículo anterior explicamos como elaborar este preparado por lo que si tenéis alguna duda podéis consultar el artículo y al final encontraréis la manera de llevarlo a cabo en casa.  De manera interna se recomienda tomar unas 10-20 gotas  diluidas en medio vaso de agua unas 3-4 veces al día con el estómago vacío (media hora antes de las comidas)  y por vía externa se aplica como compresas que se mantienen durante 30 minutos en la zona afectada dos veces al día, por la mañana y tarde.

Haciendo mención a la cosecha y secado, los rizomas se recolectan antes de que se formen los nuevos retoños debido a que los rizomas viejos pierden sus propiedades terapéuticas. A continuación, éstos se lavan, se raspan y se ponen a secar al sol para poder ser posteriormente empleadas en la elaboración de compuestos a base de jengibre.

secado del jengibre

secado del jengibre

Por último, vamos a hacer una pequeña alusión sobre cómo cultivar esta planta medicinal de una manera sencilla en nuestro hogar y poder aprovechar las innumerables ventajas que ésta nos ofrece.

La elección de la raíz del jengibre es el primer paso que tenemos que llevar a cabo ya que la multiplicación de esta planta se realiza vegetativamente por rizoma y rara vez produce semillas de buena calidad.  Hoy en día en la mayoría de los supermercados podemos encontrarlo y seleccionaremos aquellos que tengan las yemas más desarrolladas.

La plantación la efectuaremos a principios de la primavera humedeciendo previamente el rizoma durante 12 horas.  Puede ser plantado tanto en el exterior como en el interior, pero al tratarse de una planta tropical se recomienda su disposición en el interior para evitar las exposiciones muy prolongadas al sol y las heladas. No soporta las sequías continuas y le encanta la humedad, sin encharcamiento.

A continuación preparamos la jardinera, rellenando el fondo con piedras para facilitar el drenaje, añadiendo  1/ 3 de arena y 2/3 de sustrato. Procederemos a plantarlo horizontalmente a una profundidad de unos 8-10 cm.

Aproximadamente a los 8-10 meses, en invierno,  la planta ya estará madura. Esta será la época de recolección de la misma, retirando el jengibre que queremos consumir para secarlo y dejando en la tierra un trozo de raíz para la siguiente temporada. Sin embargo, no es necesario esperar todo este tiempo. A partir de los cuatro meses ya podemos coger pequeños trozos en caso de necesidad, pero esto nos mermará la producción y la vigorosidad de la planta.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • * Guinea,María.” Drogas antieméticas”. Ampliación de farmacognosia. Departamento de farmacología. Universidad de Alcalá. Diciembre 2011.
  • * Fonnegra R., Jiménez S. L. “Plantas medicinales aprobadas en Colombia”. 2ª edición.Editorial Universidad de Antioquia.( 2007).p 150-152.
  • * Linda B. White, M.D., Steven Foster. “El recetario herbario. Las mejores alternativas naturales a los medicamentos”. 1ª edición. Editorial Rodale Inc.(2002). p 412.
  • * Rossana Lok. “Introducción a los huertos caseros tradicionales tropicales”. Módulo de Enseñanza Agroforestal nº 3. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza. Editorial  Catie. (1998). p. 134.
  • * Christine Li. “La medicina china. Salud y equilibrio gracias a una práctica milenaria”. Editorial Hispano Europea. p. 90.
El nacimiento de las plantas medicinales

¿Qué son las Plantas Medicinales? Introducción a la Sección

En primer lugar quería daros la bienvenida a todos a esta sección de Plantas Medicinales en la que vamos a intentar difundir información útil, práctica, curiosa e interesante y familiarizarnos con el amplio mundo del reino vegetal y las numerosas propiedades terapéuticas que nos ofrece.

A continuación, y de manera previa al abordaje de nuestra primera planta medicinal (Pilocarpus Jaborandi) sujeta a estudio, procederemos a  tratar algunos conceptos teóricos fundamentales  sobre las especies vegetales que nos ayudarán a comprender más fácilmente cada uno de los posteriores artículos que iremos publicando.

En primer lugar y atendiendo a su definición, se denominan plantas medicinales a aquéllas cuyas partes o extractos se utilizan como drogas en el  tratamiento de una afección o enfermedad que padece un individuo o animal. Raramente la planta entera tiene valor medicinal por lo que,  normalmente,  los compuestos útiles se concentran en alguna de sus partes: hojas, semillas, flores, cortezas y raíces.

Estas drogas mencionadas anteriormente pueden ser suministradas  bajo diferentes formas galénicas en función del tratamiento al que hayan sido sometidas, como  infusiones, ungüentos, cremas, comprimidos, cápsulas u otros formatos.

Las plantas medicinales elaboran en su metabolismo una serie de sustancias (metabolitos).  A partir de los nutrientes que obtienen del medio, conocidas como principios activos. Estos elementos son sustancias químicas puras  responsables de las acciones, efectos farmacológicos y usos terapéuticos de las drogas vegetales. Por tanto, se considera que estos metabolitos van a ser  útiles para la elaboración de una gran variedad de medicamentos.

Los principios activos se clasifican, según su estructura química, en dos grupos: metabolitos primarios o productos resultantes del metabolismo primario (procesos químicos que intervienen de forma  directa en la supervivencia, crecimiento y reproducción), como los glúcidos, lípidos, derivados de aminoácidos; y metabolitos secundarios o productos derivados del metabolismo secundario (no son esenciales para el metabolismo sino que son sintetizadas como defensa o adaptación) como los heterósidos, polifenoles, alcaloides y terpenoides.  Estas últimas sustancias son las más importantes como principios activos y normalmente son los compuestos con mayores aplicaciones y empleos terapéuticos.

En este documento podéis encontrar información en profundidad y técnica sobre el particular:

REMEDIOS TERAPÉUTICOS

Respecto a los  remedios procedentes del mundo  las plantas, éstos se han utilizado desde la prehistoria. Sus usos  para curar males o enfermedades no son para nada una novedad, ya que constituyen hoy en día unas alternativas a la medicina académica moderna, muy difundidas a través del tiempo y muy presentes en la mayoría de las culturas que formaron y que forman parte del mundo.

La legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica

Sin embargo es importante  tener en cuenta que,  aunque su empleo esté muy extendido,  la administración de las plantas medicinales y de los productos derivados de éstas debe estar acompañada siempre de los máximos cuidados y de los consejos ye instrucciones de profesionales expertos en la materia, para poder garantizar  un buen tratamiento y obtener los resultados beneficiosos que esperamos.

A este respecto, debemos indicar que según la legislación europea en vigor desde 2011 y aplicada en nuestro país, no se puede comercializar anunciando propiedades curativas o terapéuticas de la planta si ésta no ha sido registrada antes por una empresa farmacéutica y aprobada por el organismo correspondiente de la OMS. Tampoco se pueden vender ya a granel en los herbolarios o puntos de venta minoristas al consumidor habituales, bajo graves penas punitivas (incluida, en los casos más extremos, la privación de libertad). La fase de adecuación a la nueva normativa de todos los medicamentos o productos fitosanitarios comercializados al amparo de la anterior ley de 1973 finalizaba el 30 de Abril de 2012. Todo, después de que por fin entrara en vigor la normativa europea aprobada al respecto en 2004 la Directiva 2001/83/EC.

Para finalizar esta pequeña introducción, solamente queremos SEÑALAR que hoy en día, la industria farmacéutica moderna, con su fenomenal desarrollo y evolución,  se basa en dichos conocimientos  procedentes del reino vegetal para la elaboración y síntesis de nuevos fármacos, encontrándose cada día  nuevos aportes y soluciones en las plantas para la cura o tratamiento de numerosas  enfermedades (tanto nuevas o preexistentes). Muchas de las cuales no se encuentran al alcance de todas las personas afectadas.

El amplio mundo vegetal nos proporciona un variado e incalculable  abanico de recursos naturales a nuestra disposición,  que lamentablemente a veces desconocemos y que a menudo se encuentra mucho más cerca  de lo que nos podemos imaginar. Por todas las razones que exponemos en este preámbulo os animamos a conocer y profundizar sobre algunas de estas especies para poder aprovechar al máximo todas las propiedades beneficiosas que nos ofrecen.