Todas las entradas de Jonatan Sola Jorge

36 años, nacido en Burriana (Castellón, España) y residente en Arraial D’Ajuda (Bahia, Brasil) donde desde hace más de 3 años desarrolla una extraordinaria labor “a pie de campo” en pro de la permacultura y el desarrollo sostenible. El Proyecto Casa de Barro trabaja para integrar la permacultura y la cultura local e indígena con el objetivo de crear entornos, estructuras y diseños autosostenibles y eficientes. A parte del trabajo semanal con la comunidad indígena de la “Aldeia Velha” Pataxó asentada en la zona, donde ha impartido el Curso de Diseño de Permacultura (Permaculture Design Course), ha colaborado activamente con diversos proyectos locales sobre bio-construcción y permacultura, como la Comunidad Monte Alegre en la paradisíaca zona de la Chapada Diamantina (Bahia, Brasil). Permacultor y Bio-Constructor experimentado y acreditado (PDC Teacher, Panja Project, Thailandia, 2010) ha colaborado y organizado proyectos sobre bio-construcción, agroecología, permacultura y desarrollo sostenible en España, Holanda, Portugal y Brasil, trabajando codo con codo, aprendiendo y enseñando con alguno de los más importantes maestros de este sector (Hamish Skermer, Ecocentro IPEC, Boom Festival, Jonathan Cory-Wright). Desde el pueblo pesquero de Arraial D’Ajuda, donde ha levantado su propio diseño y su casa de adobe, Jonatan continúa en la lucha por difundir los preceptos de la permacultura desde su Casa de Barro y aporta a Larutanatural sus conocimientos, creatividad y material didáctico para el aprendizaje de nuestros lectores

Mini-Guía de Construcción con Adobe II

Tal y como adelantamos en la primera parte de esta Mini-Guía de Construcción con Adobe, no pretendemos establecer un texto científico que se deba tomar como un manual. Se trata de un texto basado en la experiencia y en el estudio y que define reglas básicas y principios fundamentales a seguir a la hora de enfrentarse a cualquier construcción con este material lleno de propiedades beneficiosas

En esta ocasión nos centramos en el proceso de fabricación de la materia prima con la que luego pasaremos a levantar nuestra casa, muro, barbacoa, cobertizo o lo que sea: los adobes

MINI-GUÍA DE CONSTRUCCIÓN CON ADOBE II

PROCESO DE FABRICACIÓN DE LOS ADOBES

Elección del suelo:

  • Proporción de limos y arcillas 25% al 45%
  • Máximo de arcilla del 15% al 17%
  • No se puede utilizar tierra de cultivo (con materia orgánica)

Tierra con materia orgánica: color negruzco
Tierra salitrosa: color blanquecino y sabor salado

  • La sal se acumula en la superficie y vuelve a cristalizar dañando ostensiblemente el adobe
  • El suelo para hacer adobes se encuentra en casi todas partes y es prácticamente ilimitado, pero unos suelos son mejores que otros aunque la mayoría de ellos se convierten en satisfactorios con una pequeña modificación (normalmente añadir arena)

 Ejercicios para determinar las características del suelo:

Test de la Jarra

Test de la Jarra

Test de la Jarra

  • Indica por sedimentación los diferente componentes, asentándose los más grandes abajo y en los primeros minutos y los más finos arriba, pudiendo necesitar más de 24 horas:
  • Grava, arena, limo y arcilla[2] se asentarán por este orden.
  • Se trata de un test orientativo

Test de la cuerda

  • Se lleva a cabo añadiendo el suficiente agua a un puñado de barro como para hacer una cuerda moldeable de 1’5 cm. de diámetro
  • Mediremos el extremo que se parta: entre 5 y 15 cm. = suelo adecuad0
  • Indica la plasticidad y la cantidad de arcilla

 Test de resistencia 

  • Se modela una pelota de 2-3 cm. de diámetro de la mezcla.
  • Se deja secar 24 horas para posteriormente presionar entre los dedos pulgar e índice
  • Si es óptima para hacer adobes no conseguiremos romperla

 

 Proporciones de la MASA:

  • Variarán ampliamente dependiendo del lugar en el que nos encontremos, pudiendo incluso encontrar suelos naturalmente adecuados para la fabricación de adobes.
  • La mayoría de suelos necesitarán de algún tipo de modificación.
  • Trataremos normalmente con suelos ricos en arcilla, más abundantes que los arenosos.
    • Para modificarlos usaremos arena o arena gruesa.
      • De no ser accesible podemos usar materiales de alta dureza como grava, perlite o piedras.
      • También podemos usar fibra vegetal como paja o animal como excrementos de ganado
    • Para modificar los suelos poco ricos en arcilla simplemente le añadiremos más arcilla
  • Para determinar la cantidad a añadir de arena o arcilla realizaremos adobes de prueba.
    • La cantidad más alta de arcilla aceptable para el adobe viene determinada por:
      • Tamaño apenas disminuye una vez seco
      • Grietas escasas
      • Añadiremos aditivos hasta que las grietas prácticamente desaparezcan y el adobe pase los tests de resistencia.
  • Si la construcción a acometer se encuentra expuesta o descubierta (un muro de separación entre fincas por ejemplo) deberemos llevar a cabo un PROCESO DE ESTABILIZACIÓN DEL ADOBE
    • Limitamos la capacidad de absorción del adobe mezclando la masa con cemento, una emulsión asfáltica o cal
    • Encarece bastante el producto final.
    • Sólo en muros exteriores

 

Moldeado:

  • La superficie donde se colocará la forma debe ser plana, uniforme y estar nivelada.
    • Pequeñas irregularidades pueden ser eliminadas añadiendo arena seca en el fondo del molde.
  • La densidad de la masa (más o menos líquida) vendrá determinada por el número de moldes disponibles y la producción diaria necesaria.
    • Más difícil mezclar una masa seca que húmeda
    • La calidad de los adobes viene determinada por su densidad. → Masa húmeda más recomendable.
    • Si disponemos de pocos moldes, la masa quedará lo suficientemente dura como para que el adobe se mantenga en pie al retirarla
  • La masa debe estar BIEN MEZCLADA Y SER UNIFORME
  • Deberemos tener extremo cuidado con los pedazos de arcilla que al humedecerse se coagulan, formando pegotes o piedras que se adhieren al fondo y dificultan el proceso de mezclado.

La Forma

Formas individuales para adobes; foto cedida por CasadeBarro Arraial D'Ajuda, 2010

Formas individuales para adobes
Foto cedida por CasadeBarro Arraial D’Ajuda, 2010

  • Es importante que la madera utilizada para la construcción de la/s forma/s sea noble y esté impermeabilizada.
  • Cuidado con las termitas y otros insectos. Es conveniente tratarla.
  • Antes de utilizarla por primera vez deberemos sumergirla en agua durante al menos 24 horas para que la madera ensanche y coja su forma definitiva
  • Nunca la dejaremos expuesta al sol durante periodos largos.
  • Dependiendo del nivel de espesor de la masa y de su humedad, lavaremos la forma cada 2 o 3 adobes para evitar que se queden pegotes de barro pegados que luego dificultarán la salida del molde.
  • Colocaremos asas a cada lado fuertemente asidas a los laterales de la forma. Para formas múltiples podemos simplemente utilizar el excedente de las maderas que conforman el largo del rectángul

Tamaño:

  • Lo ideal es que sean el doble de largos que de anchos y que su peso no exceda los 18 kilos.
  • Dependerá también del tipo de producción acometida y de las propiedades que queramos darle a la construcción (por ejemplo antisísmica)
  • En cuanto a la profundidad, algunos comentarios:
    • Un adobe muy profundo será más propenso a sufrir grietas o rajas internas debido a que hay más capacidad que llenar.
    • Cuanta más capacidad, más peso y por consiguiente mayor dificultad a la hora de transportarlo, manejarlo y almacenarlo.
    • Utilizaremos más masa a la hora de unirlos en la pared
    • Por tanto, la altura debería mantenerse siempre por debajo de los 10 cm.

Secado:

protegiendo los adobes de la lluvia y el sol. Foto cedida por CasadeBarro Arraial D'Ajuda

protegiendo los adobes de la lluvia y el sol.
Foto cedida por CasadeBarro Arraial D’Ajuda

  • La velocidad de secado está determinada por: temperatura, humedad, viento y grosor del adobe
    • Cuanto más fino y pequeño el ladrillo, menor será el tiempo de secado
    • En las primeras fases del secado los protegeremos de la exposición directa al sol, al viento extremo y a la lluvia, ya que en esta fase son muy vulnerables.
      • 3-4 días en verano a varias semanas en invierno
      • Los taparemos con un plástico impermeable.
        • Destapándolos si es posible para continuar el CURADO.
      • Cuando estén suficientemente curados los levantaremos colocándolos de lado para acelerar el secado.
  • Deberemos abrir canaletas para facilitar el drenaje y evitar la inundación del lugar de secado
  • Finalmente rasparemos con una paleta la arena de la base y los apilaremos en un lugar seco para que terminen allí el proceso de curado.
  • La congelación (heladas nocturnas en países de clima continental) dañará los adobes imposibilitando la acción de secado.

Almacenamiento:

forma correcta de almacenar los adobes una vez curados

forma correcta de almacenar los adobes una vez curados

  • Cuando el adobe esté suficientemente curado los trasladaremos con cuidado hacia el lugar elegido para el almacenamiento.
    • Deberá estar cubierto y protegida la superficie del agua estancada o las corrientes o regueros
    • Evitaremos colocarlos en horizontal por el exceso de presión
    • Tendremos cuidado de que no se condense mucho agua en el interior por el efecto de “sudado” del plástico protector


Niveles de Producción:

Con la ayuda de una pala, una azada, una carretilla y un molde es suficiente para producir adobes. Un equipo de tres personas puede llegar a producir de 300 a 400 adobes en un día de trabajoCon la ayuda de una hormigonera y más moldes podemos duplicar la producción

La maquinaria pesada nos permite llegar incluso hasta las 20.000 unidades diarias.

 

REFERENCIAS

  • [2] Tamaño de las partículas: grava más de 2.000 mm. ; arena gruesa 2.000-0.425mm. ; arena fina 0,425-0,075 ; limo 0,075-0,005mm ; arcilla menos de 0,005mm
Por Justine.Arena

El Monte Alegre de la Chapada Diamantina

Y el día llegó! Después de dos años trabajando en nuestro propio proyecto en Arraial D’Ajuda, llegó el momento de visitar otros y colaborar con ellos. Y no podría haber tenido más suerte. Poder estrenar nuestras colaboraciones con otros proyectos con Miroca Resende y su extraordinario equipo humano de Monte Alegre en la deslumbrante región de la Chapa Diamantina, entre cascadas y montañas cubiertas de verde, en el interior del estado de Bahia, Brasil. Monte Alegre, un nombre perfecto el que Miroca escogió para su proyecto.

Fue increíble comprobar lo que la comunidad ha llevado a cabo en tan sólo un año: una casa de adobe, dos casas de “pau a pique” o bojareque, tuberías de agua de más de 4 kilómetros, baños secos, una huerta con decenas de productos orgánicos, rehabilitación de 4000 pies de café y su transición hacia la agroecología orgánica, cocina exterior con horno y fogones, gallinero y una casa, que en el momento de escribir estas líneas está siendo terminada (el tejado está siendo colocado y se está haciendo el suelo de barro), de hiperadobe de más de 4 metros de altura y 120 m2 de superficie.

Todo en un año. Y SIN ENERGÍA! Felicidades. Sinceramente el nombre de la comunidad viene que ni pintado, hace falta mucha alegría para llevar a cabo una obra así.

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

Banco del Dragón, escultura en barro. Ibicoara, Chapada Diamantina. Brasil

El equipo de trabajo está francamente comprometido, pero es la energía y la vibración de Miroca lo que hace que todo fluya en armonía. Ya pasé por el estrés que supone construir una casa “fuera del canon” los muchos quebraderos de cabeza que conlleva. No es fácil transmitir esa energía positiva que transporta un mensaje de “que todo va hacia adelante y todos somos partícipes” a todos los miembros del equipo, cada uno con su idiosincrasia. Aprendí mucho de Miroca durante esos días en la Chapada Diamantina.

Mi contribución durante los días que permanecimos juntos en esta primera ocasión fue comenzar la construcción de un suelo de barro, aprovechando la experiencia que ya tenía previamente realizada en mi propia casa con éxito (ver artículo). Aprovechando la circunstancia, impartimos un curso para mostrar al equipo de Monte Alegre cómo se hace un suelo de barro paso a paso, desde la etapa inicial y la selección del barro para la masa hasta los acabados finales.

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Jonatan Sola y miembros del equipo de Monte Alegre haciendo el suelo de barro por J. Sola

Además de todo esto, fue una alegría personal descubrir la cantidad de proyectos relacionados con la permacultura que se están desarrollando en esta parte de la Chapada Diamantina. Nuevos y no tan nuevos sueños y planes que están aconteciendo aquí, entre cascadas de luzz y cristales. Proyectos como el de Ari y Anita, que después de participar en el Curso de Técnicas de Construcción con Barro con nosotros en Arraial D’Ajuda continuaron su camino y la búsqueda de su propio proyecto encontrando una tierra espectacular a pocos kilómetros del lugar donde Monte Alegre desarrolla sus actividades. Café y cachça orgánicos están siendo cultivados por los nativos de Mundo Novo, el villorrio más cercano.

En resumen, vientos frescos de cambio soplan en la Bahia y me siento muy feliz de formar parte de este movimiento. Muchas Gracias Miroca, Monte Alegre, Mundo Novo. Muchas Gracias Chapada.

Agosot 2012

P.D. Jonatan Sola volvió a la Chapada Diamantina para llevar a término nuevas ideas, diseños y construcciones junto con Miroca Resende y la gente de Monte Alegre, incluida la construcción de un “techo verde”. Pero este capítulo lo contaremos en próximos reportajes. Larutanatural no pierde ojo a los movimiento de Joanatan

suelo barro por Jonatan Sola

Cómo Hice…Un suelo de barro!

“Como yo hice…” nace de la experiencia propia. Es una idea original de nuestro socio-hermano Casa de Barro Arraial D’Ajuda u su fundador, el castellonense Jonatan Sola. Como él mismo expresa en su blog, no se trata de una guía técnica, sino de la transcripción de una experiencia, realizada con éxito.

Suelo de barro en Casa de Barro Arraial D'Ajuda, Bahia, Brasil

Suelo de barro en Casa de Barro Arraial D’Ajuda, Bahia, Brasil

El suelo se compone de:

  • 2 capas de barro bien apisonado y compactado de 6 cm cada una
  • 1 capa superficial de 2 cm
  • 3 capas de aceite de linaza
  • Cera de abeja

“En la primera capa el barro debe contener el mínimo de agua posible”

En la primera capa el barro debe contener el mínimo de agua posible, para conseguir este objetivo es aconsejable utilizar una hormigonera para mezclarlo. Después de extender el barro sobre la superficie escogida, dejamos secar unos 4 días (siempre dependerá de las condiciones climatológicas, nivel de humedad, etc. del lugar geográfico donde nos encontremos) y entonces ya podemos comenzar a aplanar y apisonar, ya que si el barro está muy blando no se compactará. En general con apisonar esta capa unas 3 veces será suficiente pero seremos nosotros quienes observaremos si ha quedado bien compactado.

Entre cada capa, una vez seca sobre la que va aplicarse la siguiente, se debe rayar o arañar el suelo y mojarlo ostensiblemente para “activar” las moléculas del barro seco y que las capas se unan, evitando así la posibilidad de que aparezcan grietas.

Y volvemos a repetir el proceso de la primera capa, sin embargo en esta se tiene que comenzar a nivelar el suelo para que la última capa no quede con diferentes espesores ya que esto puede causar problemas: si queda muy grueso secará mucho más despacio, deberemos añadir mucha arena para tamizar en la siguiente capa y exceso de barro utilizado será notable; si queda demasiado fino, se quebrará, dando lugar a las temidas grietas o rajas.

Solamente la última capa llevará la arena perfectamente tamizada, librándonos de todas las impurezas y materia orgánica, dejando un acabado mucho más liso y fino.

Para esta última capa se utilizó un barro de un color más rojizo, por razones estéticas. Se puede utilizar cualquier tipo de barro que no contenga una cantidad de arcilla tal que al secar un pedazo pequeño de prueba sobre una superficie nivelada y con “agarre” no raje ni se parta fácilmente. Es importante que esta última capa no tenga nunca menos de 2 cm de espesor, o correrá el riesgo de partirse, romperse o agrietarse con facilidad. No olvidemos nunca que estamos trabajando con barro.

A la hora de nivelar el suelo, crearemos una ligera inclinación (2 grados serán suficientes), con el objetivo de crear una salida natural al agua a la hora de fregar el suelo.

La finalización o acabado resulta exactamente igual que al trabajar un suelo normal de cemento, con la salvedad de que los tiempos de secado son diferentes y que con el barro, las equivocaciones son fácilmente subsanables. No es el objetivo aquí desarrollar el trabajo que cualquier albañil u oficial de primera puede hacer en sólo unas horas: Se trazan las líneas maestras usando el nivel (de agua o digital), igualando toda la superficie con el listón y la llana y a continuación “quemando” con el dorso de la paleta o paletín y agua.

Cuando esta última capa quede completamente seca y curada, aplicaremos la primera capa de aceite de linaza, que utilizaremos para impermeabilizar el suelo y protegerlo contra la erosión y el aire. esta primera capa debe ser de aceite de linaza puro sin diluir, abundante y extendida por toda la superficie. Para ello podemos utilizar un pedazo de tela o cualquier material que nos permita expandir el aceite.

La segunda capa tendrá lugar cuando el suelo haya absorbido completamente la primera. Esperaremos prudentemente una vez seco a que no haya manchas y que el barro haya “asimilado” toda la primera mano de aceite. Esta capa lleva un 50% de aceite de linaza y un 50% de “thinner” o diluyente.

Una vez seco, aplicaremos la última. Esta vez 25% de aceite y 75% de “thinner” o diluyente.

capa de aceite de linaza por Jonantan Sola

capa de aceite de linaza por Jonantan Sola

Es muy importante que durante la ejecución de las diferentes manos de aceite de linaza nos protejamos correctamente para no respirar los vapores químicos y nocivos de los productos que vamos a manipular, sólo en esta etapa, claro está. De hecho, es conveniente no habitar el lugar donde estamos construyendo nuestro suelo de barro durante la etapa de aplicación de la capa protectora o impermeable.

Una vez seco, toca el turno de la cera de abeja. Una vez encerado y seco, ya podemos disfrutar de nuestro suelo de barro.

Algunos consejos para el cuidado del suelo:

Este tipo de suelo es más frágil que las superficies que normalmente estamos acostumbrados a pisar. Hay que acostumbrarse a hacerlo con cuidado, sin golpearlo con fuerza. Aproveche la suavidad y delicadeza que le proporciona este tipo de suelo, que además regula la temperatura generando calor en las noches frías y frescor en las calurosas tardes de verano. Cubra los pies de sillas, mesas y sofás. Descálcese o utilice calzado sin suela dura….

En definitiva, si se decide a construir un suelo de barro debe ser consciente de que hay que quererlo y respetarlo, y él nos lo agradecerá.

Hugo Cano (larutanatural) Y "Pelé" construyendo en Casa de Barro, Arraial D'Ajuda, 2011

Mini-Guía de Construcción con Adobe I

Desde Larutanatural queremos ayudar en el proceso de formación de todos aquellas personas que quieren iniciarse en el difícil camino de la autogestión, la sostenibilidad, la permacultura y otros ámbitos relacionados con lo que denominamos “Planeta Ecológico”.

Para ello hemos decidido llevar a cabo una serie de “mini-guias” pensadas para servir de punto de iniciación al usuario. Estas guías no son manuales específicos aprobados por una comisión técnica de una Universidad, no llevan datos concretos sobre medidas, cantidades o proporciones (salvo excepciones muy particulares o rangos amplios de actuación básicos). Se trata de documentos orientativos que contienen información real y contrastada y que ponen al usuario sobre la pista de cómo acometer el proyecto.

En esta primera entrega vamos a hablar de la construcción con adobe, en principio enfocada a una casa o vivienda pero que puede aplicarse a cualquier estructura. Esta técnica milenaria, de la que ya hemos hablado en términos históricos, es también una de las más económicas y sencillas. El barro siempre nos da la posibilidad de volver a empezar si nos equivocamos, y eso es una gran ventaja para un principiante.

MINI-GUÍA DE CONSTRUCCIÓN CON ADOBE

 Características:

Ventajas:

  • Insonorización. Baja transmisión de sonidos entre los muros
  • Sensación de robustez, solidez y seguridad.
  • La masa termal de la pared modifica y regula diferencias significativas de temperatura
  • Reduce la humedad relativa del aire en el interior de la casa al 50% si ésta fuera mayor (ideal para climas tropicales)
  • La energía empleada en los materiales básicos (arena y barro) es muy baja
  • Los adobes son resistentes al fuego

Inconvenientes:

  • Ancho de las paredes. Muy grueso. Resta espacio a la casa.
  • Durante la fase de construcción y asentamiento hay que preservarla del contacto con el agua.
  • Para las paredes interiores divisorias es interesante buscar otra opción para ganar espacio

Algunos fundamentos básicos:

  • Los cimientos deben sobresalir al menos 15 cm. del nivel del suelo y los aleros del tejado un mínimo de 60 cm. de las paredes exteriores (“una casa de adobe debe tener unas buenas botas y un buen sombrero”).
  • Para edificaciones de una altura, el ancho recomendado de la pared es de 25cm. Si se quieren edificar más alturas se seguirá una proporción de 9:1 a 10:1
  • Se incluirá siempre un collar o cinturón alrededor de la casa.
  • Cuanto más alta sea la pared, más ancha será la base
  • Las paredes de adobe suelen llevar contrafuertes o soportes laterales
Proceso de secado al sol de los adobes by D. Ferrari, Casa de Barro Arraial D'Ajuda

Proceso de secado al sol de los adobes by D. Ferrari, Casa de Barro Arraial D’Ajuda

CIMIENTOS:
La profundidad de los cimientos vendrá determinada por varios factores:

  • Altura de las paredes
  • Tipo de suelo (sustrato duro o blando; regular o irregular)
  • Clima o Temperatura (tener en cuenta si hubiese heladas o inundaciones frecuentes)

La fundación tradicional suele ser de cemento con hierro, pero en genral podremos utilizar cualquier material que nos de una consistencia suficiente: piedra con cemento, neumáticos rellenos de tierra y latas rellenas también con tierra, restos de ladrillos cocidos y otros desperdicios de obra…

Como el cemento absorbe agua y le cuesta perderla, lo podemos pintar con alquitrán. Donde se encuentre con el barro también podemos poner una capa de piedra intermedia, a modo de capa impermeable. Otra opción hacer o comprar bloques de hormigón o utilizar la técnica de superadobe con cemento incluido en la mezcla

Adobes "a plomo". Puede observarse la línea de hilo que marca la posición del adobe

Adobes “a plomo”. Puede observarse la línea de hilo que marca la posición del adobe

Si existe la opción se puede utilizar la piedra con mortero, mucho mejor que el cemento al no tener sus propiedades de absorción

PAREDES

Aunque debería de ser una norma para cualquier construcción, advertimos que una pared de adobe debe de estar perfectamente “a plomo” y los ladrillos perfectamente trabados dada la ausencia de columnas.

Las paredes no deberán de exceder 3.6 m. en paredes autoportantes y 7,2 en paredes integradas en una estructura, para más longitud sera necesaria la utilización de contrafuertes.

Los ladrillos se deben trabar idealmente un 50% de su largo, se recomienda un mínimo de 10 cm.

El pie del contrafuerte ha de ser como mínimo de la mitad del alto del pared.

Adobes Trabados, Casa de Barro 2011

Adobes Trabados, Casa de Barro 2011

La pared incluirá un collar o cinturón que tiene la función de repartir el peso del tejado y unir las paredes entre ellas evitando que se caigan con el paso del tiempo vencidas por el peso de las vigas del tejado y por la propia gravedad o elemento externos, como el viento. Puede estar hecho de hormigón armado con hierro, o de madera. Se colocará en toda la casa, juntándolo en una sola pieza a la altura del final de puertas y ventanas.

Las puertas y ventanas no deben exceder el 1,20 m. y no podrán situarse a menos de un metro una de otra o de una esquina. A la mayoría de aberturas  es necesario añadirles un dintel que puede construirse de madera, hormigón o hierro. Éste, como mínimo, descansará 20 cm. en la pared para que se reparta el peso mejor. También se podría colocar un arco, pero esto encarecería la construcción y el precio final de la obra.

Para instalar marcos de puertas y ventanas es interesante colocar un ‘bloque de gringo’ que es un ladrillo de madera de las mismas dimensiones que el de barro que se coloca a cada lado de la abertura (abajo, en el centro y arriba) y que utilizaremos como anclaje de los marcos.

Esquema de una ventana construcción de adobe

Esquema de una ventana construcción de adobe

PRECAUCIONES EN LA FASE DE CONSTRUCCIÓN:

  • Cuando estemos construyendo nos cuidaremos mucho de tapar las paredes por encima (el lateral no es necesario, pero cuidado con los regueros formados por el exceso de agua almacenado encima) siempre que exista riesgo de lluvia con una madera mas ancha que la pared o un plástico.
  • Podremos levantar como máximo y dependiendo del tamaño, 7 filas de adobe por día; si añadiésemos más filas en una sola jornada, el peso deformaría las filas inferiores
  • Hasta la colocación definitiva del tejado es aconsejable no rellenar el suelo hasta la altura del comienzo de la pared de adobe (dejaremos unos 5 cm de espacio, de manera que los cimientos queden “a la vista”), para que el agua no forme balsas en el interior de la casa comprometiendo la estructura.
  • La masa termal de las paredes almacena calor (como el directo provocado por la incidencia de los rayos del sol),  desprendiéndolo con posterioridad poco a poco; por eso tendremos que planificar bien nuestra casa para evitar que este hecho se convierta en una desventaja, diseñando de antemano la ubicación de las corrientes de ventilación.

En la segunda parte de esta Mini-Guía, nos centraremos en el proceso de elección del barro y las pruebas que deberemos realizar para estar seguros de que las mezclas son las adecuadas y en la fabricación, secado y almacenaje de los adobes.